Teresa de la Parra, excepcional novelista venezolana

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Valencia, 23 abril 2016.- “Acomodar las palabras a la vida, renunciando a sí mismo, sin moda, sin pretensiones de éxito personales, es lo único que me atrae por el momento”, escribía Teresa de la Parra, en 1930, al historiador venezolano Vicente Lecuna, en medio de su agonía, mientras se refugiaba en distintos sanatorios españoles, con la esperanza de ganarle la batalla a la devastadora enfermedad, que acabó por derrotarla en 1936.

Hoy, se cumplen 80 años del fallecimiento de Ana Teresa Parra Sanojo –su nombre de pila-. El desenlace de su vida le llegó pronto, a los 46 años de edad. Estaba residenciada en Madrid (España). Y, aunque gran parte de su vida transcurrió en el extranjero, el desarraigo no hizo mella en su expresión literaria, al contrario, su obra está impregnada del ambiente familiar en Venezuela. 

La tuberculosis que padecía no le permitió culminar la “biografía íntima” del Libertador Simón Bolívar, idea que -según algunos escritores-, imitaría Álvaro Mutis en su cuento “El Último Rostro”, y Gabriel García Márquez en “El general en su laberinto”. 

Una perfecta combinación de sutileza, determinación e ironía en sus obras, la convirtieron rápidamente en la escritora más importante de la primera mitad del siglo XX. A ese mundo, el de las letras, llegó de la mano del periodismo. Dos novelas la inmortalizaron en América: “Ifigenia” (1924) y “Memorias de Mamá Blanca” (1929).

Sus destreza y trabajo literario fue comparada con la novelista inglesa Jane Austen por sus críticas a la sociedad élite, y la colocaron al lado de una de las escritoras latinoamericanas más destacadas, Gabriela Mistral, con la que mantuvo una estrecha amistad.

La exitosa carrera de la primera novelista venezolana Teresa de la Parra supone el alzamiento de la voz femenina que abriría paso a futuras generaciones de escritoras, en una sociedad todavía machista, sus obras ceden protagonismo a la mujer.

Línea de vida de la primera novelista

1889. La tercera hija: Rafael Parra Hernaiz e Isabel Sanojo Ezpelosim de Parra, tenían dos hijos Luis Felipe y Miguel. El 5 de octubre de 1889, nació Ana Teresa en París (Francia). Antes de que la pequeña cumpliera los tres años de edad, la familia regresó a Venezuela, tierra natal de los esposos Parra – Sanojo. A ella, le siguieron tres dos hermanas menores, Isabelita, Elia, y María del Pilar.

Teresa de la Parra

1891. Regreso a Europa: Su familia formaba parte de la aristocracia venezolana. Su infancia transcurrió en la hacienda de caña "El Tazón", cercana a Caracas, pasa su infancia. Apenas murió su padre, Rafael Parra Hernaiz, la familia regresa a Europa. Ana Teresa tenía 11 años.

1910. Retorno a Caracas: Los Parra Sanojo retornan a Caracas y se instalan en una casa de estilo colonial, situada entre las esquinas de Torre y Veroes. Durante las tertulias que ahí se organizaban, Ana Teresa empieza a tomar notas sobre los modismos del español caraqueño, de sus maneras, de sus variantes.

1915. Los primeros cuentos: Bajo el seudónimo de Fru-Fru, publica dos cuentos "Un evangelio indio: Buda y la leprosa" y "Flor de loto: una leyenda japonesa" en el periódico El Universal.

Teresa de la Parra

1922. “Mama X”: Sus inicios en la literatura, corresponden a cuentos de tema fantasiosos, como el diario "De una caraqueña por el Lejano Oriente", publicado en la revista Actualidades, que dirigía el ilustre Rómulo Gallegos. Ese año, su relato “Mamá X”,  ganó el Premio Literario, otorgado por un diario de Ciudad Bolívar.

Teresa de la Parra

1923. Frutos en Paris: Las dos novelas más importantes de su carrera, íconos de la literatura venezolana, surgirían formalmente durante su estancia en la capital francesa. “Ifigenia” (1924), que narra la historia de una muchacha de 18 años que al volver a su hogar descubre que se ha quedado sin herencia y decide residenciarse junto a su abuela y buscar buen marido

Teresa de la Parra

1927. Fuerza escondida. La novelista venezolana presenta en Cuba una conferencia sobre "La influencia oculta de las mujeres en la independencia y en la vida de Bolívar".

1929. Clásico hispanoamericano. “Las Memorias de Mamá Blanca”, escrita durante una autoreclusión en Vevey (Suiza), que Teresa de la Parra se impuso para terminar la obra, se convirtió en una novela que refleja las costumbres e identidad del venezolano. La memoria, la familia y su niñez, son otros temas abordados.

Teresa de la Parra

1931. Surgimiento femenino. Teresa se traslada hasta Colombia para dictar en Bogotá y Barranquilla, la conferencia titulada "La importancia de la mujer americana durante la Colonia, la conquista y la independencia", que desató entre los críticos venezolanos más conservadores.

1936. Irremediable derrota. Teresa viaja a España para hacer frente a la enfermedad que la asecha y muere en el sanatorio de Fuenfría, en la sierra de Guadarrama, tres meses antes de estallar la guerra civil española.

1982. Cuentos inéditos. Se publican dos cuentos inéditos que de La Para escribió al inicio de su carrera "El ermitaño del reloj", "El genio del pesacartas" y "La historia de la señorita grano de polvo, bailarina del sol".

 Teresa de la Parra

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir