Termómetro Económico

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Termómetro Económico - Notitarde

Plomazo parabólico, excusas y ciencia ficción

Una excusa es un alegato, que sirve para justificar el incumplimiento de algún compromiso contraído. Es imposible no excusarse. Siempre tenemos una excusa para no asumir nuestra responsabilidad, o suavizar el justo reclamo de los afectados por nuestra falla. El extremo ridículo de este comportamiento, lo conforma el discurso íntegro de la “A” a la “Z”, del presi del Psuv. “Es culpa del imperio”, “fueron los gringos”, de “los colombianos”, de “Santander que traicionó a Bolívar”,  “la oligarquía”, “un pajarito me dijo al oído”, “la guerra económica”, y con carita de llorón y de yo no fui, apela sin ningún pudor al expediente de la lástima, y cuando no obtiene los resultados, toma alguna medida agresiva, pero él nunca, nunca fue. El colmo, lo configura el ataque electromagnético o algo así (yo realmente no entendí nadita), propio de la más fantasiosa película de ciencia ficción. Y el plomazo  que desde otras latitudes, al mejor estilo de Angelina Jolie y Morgan Freeman, en la película de los asesinos de “La hermandad” de tejedores, con una bala en movimiento parabólico, desafiando a Newton y a aquella otra que matara a JFK, que dice el presi,  le asestaron al botón rojo de autodestrucción (por desidia y corrupción)  del sistema eléctrico nacional. Al menos, no está comiendo cuentos de los generales esdrújulos,  guerreros de guerras económicas, y se trajo a unos oficiales rusos por si a las moscas (emoticón de risa).

¿Y cómo te gustaría que fuera?

En todo caso, a muchos nos gustaría ver al presi del Psuv, en cadena nacional, dopado con sobre dosis del suero de la verdad y como 15 polígrafos, decir algo así como: venezolanos y venezolanas todo lo que les hemos dicho siempre y cada vez son mentiras de las más deleznables, cuyo único objetivo era el de manipularlos, porque los creemos estúpidos. La  verdad, es que hemos estado viviendo de lo mejor a costilla de ustedes y sus rodillas (ambas) en tierra. Nos cogimos todos los reales, todos, toditos. Nuestros niveles grotescos de corrupción, son tan agresivos y destructivos, que no hay ideología, ni modelo económico, ni sociedad que pueda con tanto, y adicionalmente,  lo poco que se ha querido hacer bien, realmente no sabemos cómo hacerlo. Les pedimos perdón a todos. Buenas noches. Y entonces, sale el caballo blanco corriendo a la izquierda, la bandera, el himno nacional. Esto ha sido una transmisión … y finalmente “paaatria, paaatria, patria queriiiiida… Fin de la cadena.

¿Y en los trabajos la gente se excusa?

Un grupo de asesores en una oportunidad, decidimos recoger a través de un instrumento diseñado para tal fin, las excusas más comunes de una organización. La muestra fue representativa de cada uno de sus niveles. Las principales fueron: 1- El responsable de ejecutar la tarea no está. 2- Eso no me corresponde a mí. 3- Ya te la envío, es que el sistema está muy malo. 4- Tengo demasiado trabajo. 5- A mí no me solicitaron eso. 6- No tengo suficiente personal en la gerencia. 7- No he recibido las instrucciones. 8- Eso ya casi está listo. 9- Estoy “full”, ya te llamo. 10- No me enviaron la información para proceder. 11- Estoy “montado” en “eso”. 12. Falta compromiso de la gente. 13- No se programan talleres.

¿Y cómo superarlo?

En algún momento, escribí un artículo titulado “El temido efecto Zizou”, y estoy seguro que es Zinedine Zidane, un buen ejemplo de responsabilidad. Tanto así, que la vida lo volvió a sentar en la dirección técnica de los merengues, y con mucho más dinerito en el bolsillo. Sin embargo, te propongo querido lector que veas la película de “mentiroso, mentiroso” protagonizada por  Jim Carrie, en la cual un abogado no puede mentir por un día, a causa del deseo de su hijo. Y como toda su vida estaba organizada en base de la gran cantidad de mentiras de todos los colores, que decía, la cotidianidad se estremeció con la fuerza que cobra la verdad cuando sale, aunque sea extemporánea. No estoy diciendo que siempre la verdad es buena, dicha en cualquier momento, y a cualquiera de cualquier manera. Hay que ser asertivos y pertinentes, y saber comunicar lo que necesitamos comunicar.  Sin embargo, si tienes dudas de lo que las mentiras le causan a las personas, mira a alguno de los personajes que te describí, y dime si quieres producir ese sentimiento que ellos te producen a ti (por ejemplo el presi del Psuv) en los demás. Y cuánto tiempo crees que le va a tomar a tu cuerpo reaccionar ante el estrés producido por las mentiras que dices.

¿Qué me recomiendas?

En primer lugar, evitar las situaciones que te pongan en una posición en la cual tengas que sentirte incómodo diciendo lo que piensas. En segundo lugar, entender que todo se puede decir, siempre que se sepa decir. Piensa en lo que el receptor de tu mensaje puede sentir con lo que le dices, utiliza la empatía, inclina un poco el mensaje a la fibra emocional. Plantea tu idea incorporando al otro. Pídele colaboración con tu idea, o con tu situación. Evita excusarte o mentir por periodos determinados de tiempo. Y finalmente, cuando tengas que hacerlo, revisa cuál fue la causa que te llevó a esa posición y resuélvela de raíz.

Ahora querido lector, me despido, porque tengo mucho trabajo, ya casi envío la información, aún cuando el que tenía que hacerla se fue a trabajar con el gobierno, y no me mandaron los insumos, y el sistema está malo, y me habló un pajarito, y los gringos y los colombianos. ¡A hacer ejercicio y a mantener el buen ánimo!

PD. Cuando todos fallamos y nos excusamos constantemente, sin importarnos las consecuencias, se destruye la sociedad. Una de las peores infecciones sociales, es la mentira. Le sirve de cubierta a la corrupción, la enmascara, la aguanta.

Correo electrónico: termometroeconomico500@gmail.com, twiter: @termoeconomico

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.