Tinta con significado: la historia ancestral de los tatuajes

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 23 septiembre 2014.- Hace ocho mil años, un delgado bigote fue tatuado en el labio superior de un joven peruano. Desde entonces, su cuerpo momificado se ha convertido en el ejemplo del arte del tatuaje más antiguo sobre el planeta.

Por comparación, es evidente que el mundo de hoy es casi irreconocible. Pero según el profesor Nicholas Thomas, director del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Cambridge, autor de un nuevo libro acerca del arte del cuerpo, el tatuaje ha tenido un regreso impactante.

"Ha habido un extraordinario cambio de época en los últimos 25 años", explica. "Cuando era un niño en la década de los años sesenta, no veíamos tatuajes en todas partes. Pero ha habido una explosión de popularidad, lo que nos dice mucho acerca de quiénes somos, a nivel cultural y como individuos".

De hecho, según algunos estudios, hasta un 38 por ciento de los adultos estadounidenses y una quinta parte de los británicos tienen algún tipo de arte corporal a largo plazo.

Muchos factores vinculantes tienen influencia en la popularidad de los tatuajes. La más importante entre ellos es un cambio en la concepción popular del cuerpo.

"Debido al avance de la tecnología y la ciencia médica, las personas ya no ven al cuerpo como algo natural con lo que naces y tienes que vivir. En lugar de ello, lo percibimos mucho más como algo que es cambiante y mutable", dice el profesor Thomas.

"La gente se somete a todo tipo de intervenciones quirúrgicas, médicas y cosméticas. Incluso es posible cambiar tu género. Esto significa que ahora vemos nuestro cuerpo como algo que tenemos la responsabilidad de diseñar y hacer. Incluso algo tan simple como una rutina de ejercicios o un bronceado indica esta actitud".

Un sello permanente de la identidad  

Además, como la movilidad global conlleva a la creciente pluralización de la sociedad, la identidad también está siendo vista como algo que debe ser diseñado y no heredado.

"La gente ya no es simplemente británica o australiana o californiana", dice. "Nuestras identidades son mucho más particulares, vinculadas a nuestros intereses, afines a las tradiciones culturales o espirituales, los gustos en la música y las lealtades subculturales. El tatuaje se ha convertido en un vehículo para ese tipo de identificación particular".

El auge reciente del tatuaje en cuanto a su popularidad comenzó en el ámbito contra-cultural de California de los años sesenta y setenta. Durante el siglo XX, los tatuajes se habían asociado con los delincuentes, los marineros y miembros de las fuerzas armadas, quienes se habían convertido en desplazados de la sociedad en general y querían estampar un motivo de conmemoración de sus experiencias en sus cuerpos.

Los californianos tomaron esa tendencia y la socavaron, inventando sus propios diseños y consideraron la tinta sobre el cuerpo como una forma de arte, en lugar de un tipo de marca social.

Más recientemente, ha habido un regreso a las formas tradicionales de tatuajes tribales. Los diseños celtas antiguos, o los originarios de las Islas del Pacífico, ofrecen inspiración para un gran número de entusiastas que se tatúan el cuerpo (aunque sigue siendo raro ver a un hombre joven con un tatuaje de un bigote delgado).

Sin embargo, en el pasado los tatuajes no se utilizaban para formar identidades individuales. En su lugar, tendían a ser un proyecto cultural colectivo, que constituían marcadores sociales particulares. A veces, creaban una apariencia espectacular cuando en una tribu todos compartían el mismo diseño; en otros casos, fueron utilizados como ritos de iniciación o que marcaban el hecho de haber llegado a la mayoría de edad.

"En Samoa, los hombres tienen tatuajes elaborados con tinta en los muslos, las nalgas y la parte inferior del pecho", dice el profesor Thomas. "Es una intervención dolorosa que requiere que un hombre se sujete a la autoridad de sus mayores. Cuando emerge, se le celebra como a un héroe".

Tatuajes e individualismo  

Los samoanos y muchas otras comunidades tradicionales, vieron el tener tatuajes como un proceso importante en lugar de una propiedad. El cuerpo entero era tatuado a la vez, y rara vez se complementaba. Por el contrario, los entusiastas de los tatuajes modernos tienden a verlos como una colección que crece y crea marcadores permanentes de momentos importantes en la vida de un individuo.

"La globalización nos expone a una amplia gama de tradiciones de muchos lugares", dice el Profesor Thomas. "El arte corporal se está volviendo lo opuesto al conformismo, un tipo de insignia de viaje, de internacionalismo. Las personas visitan los lugares y los hacen parte de ellos mismos, así que ellos por siempre llevarán esas marcas de su visita única".

Tal como Jonny Depp dijera en alguna oportunidad, "Mi cuerpo es mi diario y mis tatuajes son mi historia". Pero, ¿indica esto una ansiedad cultural subyacente?   ¿Literalmente nos estamos sintiendo menos cómodos con nuestra propia piel?

"En parte es eso", dice el profesor Thomas. "Conforme el mundo se abre cultural y económicamente, hay menos certezas de las que en algún momento hubieron antes y mucha más multiplicidad. Así que las personas están intentando inventarse a sí mismos, y hacerlo de manera permanente".

Con frecuencia, continúa, las personas que sienten que les falta una dimensión espiritual en la vida occidental contemporánea pueden sentirse atraídas por los símbolos espirituales de culturas tradicionales de todo el mundo, los que con frecuencia son "entendidos ingenuamente en términos de espiritualidad".

El enfoque cristiano hacia los tatuajes  

El declive del cristianismo en Occidente también ha tenido un grado de influencia en el surgimiento del tatuaje. Algunas corrientes del cristianismo han condenado el arte corporal debido a la percepción sobre la santidad del cuerpo. Pero esto está lejos de ser universal.

Durante el Renacimiento, por ejemplo, los devotos europeos que hacían peregrinajes a Tierra Santa a menudo se hacían tatuajes de símbolos o escenas cristianas para conmemorar la experiencia. La familia Razzouk hizo la mayoría de estos tatuajes en la antigua ciudad de Jerusalén (actualmente, los miembros de esa familia aún siguen prestando el servicio).

Pero sea cual sea tu tipo de tatuaje, las investigaciones han demostrado que alteran profundamente la forma en que te percibirán. Se ha demostrado que los adultos con tatuajes son más activos sexualmente, se involucran en comportamientos más riesgosos, tienen una mayor autoestima y se sienten cómodos con sus cuerpos; aunque esto se redujo drásticamente en las mujeres tres semanas después del tatuaje.

Por otra parte, los estudios académicos sobre la primera impresión que dan las personas con tatuajes han revelado que se espera que hayan tenido más compañeros sexuales, que sean menos inhibidos, y que probablemente sean amantes de las emociones fuertes.

Si los tatuajes son la causa o el efecto de tales tipos de personalidad es un punto discutible. Pero una cosa es cierta: dado que la fragmentación y diversificación de la vida moderna no muestra señales de disminuirlos, el arte corporal estará aquí para quedarse.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir