Todo lo que necesitas saber sobre el cáncer de ovario

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

EEUU., 26 marzo 2016.- Después de realizarse una doble mastectomía preventiva por el riesgo heredado de contraer cáncer de mama, la actriz Angelina Jolie contó en una carta editorial publicada en el New York Times que concretó lo que había anunciado: extirparse los ovarios. 

La actriz, de 39 años, tomó la decisión de realizarse está operación porque mediante un test comprobó que era portadora de una mutación del gen BRCA1, que elevaba sus posibilidades de contraer cáncer de mama a un 87% y cáncer de ovario a un 50%. Tanto con la mastectomía como con la intervención reciente, redujo el riesgo a un 5%.

Valeria Cáceres, médica del Servicio de Oncología del Instituto Ángel Roffo explica: "Cuando una persona tiene una copia alterada o mutada del gen BRCA1 o BRCA2, aumenta su riesgo de sufrir diversos tipos de cánceres". Pero, dice, para que el cáncer se desarrolle tiene que haber una segunda mutación de estos genes: "El hecho de que una persona que presenta una mutación desarrolle cáncer y en qué lugar del cuerpo los cánceres se desarrollen depende de en qué tipo de célula se produzca la segunda mutación".

"Un 10-15% de pacientes con cáncer de ovario presentan un síndrome hereditario asociado a mutaciones de los genes BRCA1 / BRCA2. Es necesario identificar aquellas mujeres que puedan ser portadoras de esta mutación con el fin de que podamos realizar un adecuado asesoramiento sobre las opciones de prevención, que puede incluir la extirpación de ambos ovarios y trompas con el fin de minimizar el riesgo de desarrollar el cáncer de ovario", agregó el doctor Antonio González Martín, jefe del Servicio de Oncología Clínica del Instituto MD Anderson Cancer Center de Madrid.

El cáncer de ovario es uno de los cánceres femeninos más comunes: si se detecta precozmente, puede removerse quirúrgicamente y el procedimiento ser potencialmente curativo. Sin embargo, dado que los síntomas iniciales no son claramente identificables, en más del 75% de los casos el cáncer se expande a otras partes del cuerpo (metástasis) antes de que la paciente sea diagnosticada. Su detección no es tan sencilla porque no existen métodos de diagnóstico simples y contundentes, como sí sucede con el cáncer de mama (autoexamen mamario, mamografías, ecografías mamarias etc.).

Es importante destacar la necesidad de concientizar a la población sobre la edad para comenzar los controles ginecológicos, y en caso de tener cáncer, informar sobre las opciones de tratamiento. "Hay que incluir ecografía ginecológica TV dentro de los controles anuales, porque no da sintomatología. De esa manera se pueden hacer diagnósticos antes de que llegue a estadios avanzados", dice la doctora Cáceres.

Portación de genes BRCA1/ BRCA2

Tanto el BRCA1 como el BRCA2 son genes supresores tumorales que comúnmente tienen la función de controlar el crecimiento celular y la muerte celular. Ambas copias de los genes supresores tumorales deben estar alteradas o mutadas para que una persona desarrolle cáncer. En realidad, el proceso de desarrollo del tumor requiere mutaciones en múltiples genes de control del crecimiento. La pérdida de ambas copias de los genes BRCA1 o BRCA2 es sólo el primer paso del proceso.

Se desconoce qué es lo que causa la adquisición de estas mutaciones adicionales. Dentro de las posibles causas se incluyen exposiciones ambientales biológicas, físicas o químicas, o posibles errores durante la replicación celular. Algunos individuos que han heredado una mutación germinal BRCA1 o BRCA2 jamás desarrollan cáncer porque nunca se produce la segunda mutación necesaria para destruir la función del gen e iniciar el proceso de formación del tumor. Para las mujeres con mayor riesgo se puede considerar la ooforectomía profiláctica (extirpación de ovarios) después de los 35 años, si se completó su ciclo reproductivo.

Nuevos hallazgos

Un estudio en el que participaron 200 investigadores de todo el mundo permitió identificar seis nuevos genes relacionados con el cáncer ovario. El trabajo, que publicó en enero de 2015 la revista Nature Genetics, evalúa las asociaciones de once millones de variantes genéticas de 15.437 pacientes sin historia familiar, 30.845 casos de personas que no han desarrollado la enfermedad, 15.252 portadoras de la mutación BRCA1 y 8.211 de la BRCA2.s genes relacionados con el cáncer de ovario.

Según informa el Instituto catalán de Oncología (ICO) de Gerona, que participó en el estudio, hasta ahora el número de genes relacionados con el cáncer epitelial se limitaba a doce, y la identificación de los seis nuevos permitirá mejorar la predicción del riesgo de desarrollar esta enfermedad en las pacientes portadoras de las mutaciones genéticas BRCA1 y BRCA2.

Por otro lado, un equipo de investigadores portugueses del Instituto de Medicina Molecular (IMM) de la Universidad de Lisboa descubrió el mecanismo responsable de la propagación de células cancerígenas en los ovarios, la séptima causa de muerte más frecuente entre las mujeres. Esta investigación identifica un eje compuesto por células, interleucina-17 (proteína producida por células T) y pequeños macrófagos peritoneales (células de gran dimensión presentes en el tejido conjuntivo), que contribuye al desarrollo del tumor en los ovarios, según el comunicado difundido por la Universidad.

El responsable del estudio, Bruno Silva-Santos, explica en la misma nota que esa cooperación celular es la que "promueve el crecimiento del cáncer de ovario en la cavidad peritoneal". El descubrimiento de Silva-Santos y de las investigadoras Margarida Rei y Natacha Goncalves-Sousa, permite ahora identificar "nuevos objetivos terapéuticos para una futura intervención". 

 

Sobre el cáncer de ovario

El Instituto Nacional del Cáncer explica en su sitio web más sobre esta enfermedad:

* Qué es. El cáncer de ovario es un tumor maligno que nace en cualquiera de las partes del ovario y es el quinto más común entre las mujeres. La mayoría de los cánceres ováricos se origina después de la menopausia.

* Prevención. El cáncer de ovario es de difícil prevención. En la actualidad no existe evidencia que fundamente la realización de ningún estudio complementario para tamizaje con el fin de detectar la enfermedad en fases tempranas. La esterilidad y los fármacos utilizados en ésta para la estimulación ovárica en tratamientos de más de un año de duración, aumentan la incidencia del cáncer de ovario. Por su parte, la maternidad, el uso de anticonceptivos orales, la ligadura tubaria y la histerectomía reducen la incidencia de padecer esta enfermedad.

* Diagnóstico y tratamiento. Los síntomas de este tipo de cáncer son con frecuencia imprecisos. Algunos de ellos son: el dolor pélvico, la distención, dificultad para comer, indigestión y molestia abdominal. En cuanto al tratamiento, la cirugía se utiliza para tratar todas las fases del cáncer ovárico, mientas que la quimioterapia se utiliza después para tratar cualquier enfermedad remanente.

El diagnóstico temprano en cáncer de ovario es poco frecuente, el 75% de los pacientes son diagnosticados en una etapa avanzada de su enfermedad y más de la mitad de las mujeres no viven más de 5 años luego del primer diagnóstico. Como se explicaba, no existe un método diagnóstico simple, de rutina, para poder detectar con precisión el cáncer de ovario. Por eso la detección fehaciente, sin la necesidad de una biopsia, todavía no es factible.

Las opciones de tratamiento varían dependiendo el tamaño, la localización y el estadío del cáncer así como también de las condiciones físicas del paciente. La cirugía y quimioterapia siguen siendo el tratamiento utilizado en primera línea. Sin embargo, en la mayoría de los casos el tratamiento del cáncer de ovario con cirugía y quimioterapia no detiene el avance de la enfermedad (reincidencias) y la mayoría de las mujeres tendrán una progresión luego de los 15 meses de primer diagnóstico.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir