"?Todos estamos sufriendo lo mismo!" (2128236)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Sí, es el morenito polémico que salió en el debate de CNN y moderó Patricia Janiot desde Venezuela, en el que jóvenes afectos al gobierno y opositores, discutieron, gritaron, rieron y trataron de exponer lo que sea que les lleva a defender su posición política. En su perfil de Twitter se describe, ante sus más de doscientos mil seguidores, como activista de izquierda, disidente del régimen de Nicolás Maduro, caraquista, rockero y padre de dos hijos.

“Nací en Caracas, tengo 36 años. Pero me crié en el Tigre, estado Anzoátegui”, arranca Julio, quien piensa, habla y gesticula rápido, muy rápido. Y no vacila en establecer el rechazo contundente que tuvo hacia Hugo Chávez. “Yo tenía como 13, 14 años para el momento del golpe de 1992. Cuando vi que los demás comandantes habían cumplido sus objetivos y éste no, supe que era un fracasado. Él pudo asumir lo que sea pero el problema es que fracasó. Lo conocí personalmente en el año 96, 97, en una reunión de la Liga Socialista. Cuando yo escuché hablar a ese señor, inmediatamente me convencí de que era lo peor que le había pasado a este país. Yo terminé votando por Irene, porque no iba a votar por otro Boves. Nunca compartí absolutamente nada con Chávez: primero, porque es un militar, segundo porque siempre fue un fracasado y tercero por ser un mentiroso. Recuerdo yo que en esa época… mayo, junio, julio, agoto, del 99, aquí el 80% de la gente era chavista y me corrían de las casas porque yo decía que eso estaba mal. Hoy me ven con malos ojos porque les recuerdo que en aquel momento ‘se los dije’; les advertí que ese señor era algo nefasto para Venezuela”.

-Es que algo, político o no, que tenga el poder de dividir familias, no puede ser bueno para ningún país…

“Claro, algo que se sustenta bajo la mentira y la justificación, tampoco. Los cambios de los países no se dan en base a justificaciones; se dan en base a las propuestas. La propuesta inicial de Chávez era un llamado a la abstención y a una Asamblea Constituyente. Luego crea el MVR, que jamás terminó siendo un partido político porque al final laza el Psuv. Y ves que empieza a hablar de la Tercera Vía, de Tony Blair, de Clinton… todo eso lo seguí con detenimiento.

-Para lanzar con bombos y platillos algo llamado Socialismo del Siglo XXI… algo tan grande que si le preguntas a algún chavista, ni uno solo tiene la menor idea de lo que significa.

“Y de paso es una tesis Checoslovaca del año 91 que, por cierto, fue la respuesta a la propuesta de globalización de George Bush padre.

-Y quisieron tropicalizarla…

“Lo que ocurre ahora es la consecuencia de una irresponsabilidad histórica de esta sociedad en los últimos 15 años del milenio pasado. Esto tenía que pasar y debe ponerse peor porque es necesario que se pague por lo que se hizo, lo cual también presenta una excelente oportunidad para un cambio…”

-Pero Chávez llega porque aquí no hay educación. Aquí el pueblo cree en palabras bonitas; si alguien le dice lo que se quiere escuchar, entonces lo acepta…

“No, esto no tuvo que ver con nada académico ni de conocimiento. Es un asunto cultural. Fíjate las condiciones en que Chávez llega al poder: una crisis financiera, la caída del petróleo, la corrida bancaria, la famosa inflación del 103% ; fueron hechos que marcaron los 90. Pero también tienes algo: el proceso que se inició con el ‘viernes negro’ de 1983 crea un fenómeno, aunado a la inseguridad, que es el padres ausentes en el núcleo familiar. La mayoría de nosotros fuimos criados por nuestras madres o nuestras abuelas. Somos huérfanos de padres, no los conocimos… o nos abandonaron. En una sociedad de padres ausentes, sociológicamente entiendo que los liderazgos son siempre sociales: aquí se estaba buscando un papá. Fíjate que en los años 90 lo que escuchabas era: en Venezuela hace falta una dictadura. Bueno, aquí la estamos comenzando a ver y, más que ignorancia, es un asunto de psicología de masas de asuntos no resueltos.

-Pero si la otra generación venía con una carga sociológica que termina con el hecho de tener a Chávez en el poder, ahora tenemos una generación que solo conoce un sistema político y que tal vez ni sabe que hay otras formas no solo de gobernar sino de vivir…

“La diferencia es que esta generación es producto directo de la globalización, de la Internet y de la televisión por suscripción. Y si ves a dos chamos de 15 años, uno que tenga teléfono inteligente y tv por suscripción y el otro no, notarás que son muy diferentes, hasta en el lenguaje.

-¿Y eso es bueno?

“Eso también traerá un punto de conflicto que tendrá su manifestación en la política. Aunque esas manifestaciones hoy quedan en un segundo plano, en cuanto a meta mensaje, porque lo cierto es que lo político es un punto de hecho que se hizo colectivo y que no depende de la mass media… y ese hecho es la escasez…”

-Es la realidad, sin discursos… es cuando toca confrontar la pura verdad del día a día…

“Exacto, es cuando no la ves por Instagram ni se edulcora en Venezolana de Televisión. Sencillamente es: no tienes harina pan, no hay café; no hay glucofage, se te sube el azúcar. Por primera vez al venezolano le toca confrontar una serie de realidades adversas que no distinguen posición ni clase social”.

-Es que se está haciendo realidad lo tener una “igualdad”; los mismos dramas y dificultades ahora afectan a todos…

“¡Todos estamos sufriendo lo mismo!, eso de la igualdad de problemas debería ser igualdad de desarrollo. Y este proceso está generando un nuevo mundo de vínculos sociales en el medio de la base popular, que está permitiendo todas las protestas que vemos hoy en día: desde la guarimba hasta los que andan cantando canciones de protesta dentro del metro. Una cosa inédita, en el metro los chamos cantan canciones de Alí Primera, en contra de Nicolás Maduro. Entonces cuando observas este fenómeno te das cuenta que estamos en un período de cambio”.

-Y nuevamente hay un movimiento estudiantil, como en todos los momentos en los que la historia política de las naciones tiene un punto de inflexión, donde se quiebra y se abren nuevas puertas…

“Pero hay un salto cuántico del movimiento estudiantil actual con respecto al del año 1997, que peleó por Radio Caracas y contra la Reforma Constitucional. Es algo abismal. Aquí, hoy día, hay profundidad de discurso, no hay necesidad de protagonismo ni de aparecer en los medios. No hay miedo”.

-No hay una pugna por el liderazgo. Esto va más allá de eso.

“No hay peleas por liderazgo porque el que está encapuchado no quiere que le vean la cara. Aquellos se peleaban por salir en Globovision, en Buenas Noches… todo eso por ser ‘dirigentes’ forma parte de un asunto que no se aplica hoy

Pateando calle

Julio “Coco” se ha dedicado a realizar asambleas populares en Caracas y, en esta oportunidad, se llegó a Carabobo para montar las primeras en el interior de la república: en la Isabelica y El Trigal; son encuentros con vecinos en los que les habla claro. Sin sutilezas. Quizá se siente como un reloj despertador cuya insoportable alarma suena sin parar: el durmiente sabe que debe reaccionar pero casi siempre prefiere estirar su sueño tanto como pueda. Él como activista político, quiere que ese durmiente, el pueblo, no solo despierte del letargo sino que desea verlo caminar y correr… ¿en qué dirección? De frente al futuro.

-¿Por qué estas asambleas? ¿De qué sirven?

“Porque yo creo que la política debe ser de carne y hueso. La gente necesita respuestas y debe comprender que estamos en un momento histórico, donde lo necesario es organizarse. Estamos posicionando una serie de consignas; a la gente se le coloca las herramientas necesarias en sus manos…”

-Pero no le estás cayendo a promesas a la gente, ¿cierto?

“No, porque esto no es una campaña electoral. Ni soy candidato a nada, ni aspiro a nada. Y esa es la diferencia de cuando la política se ejecuta desde las bases. Necesitamos un cambio orgánico que no solo supone el desplazamiento de un gobierno sino de una serie de estructuras, de ideas y algunos parámetros culturales para que Venezuela pueda vivir un proceso de ruptura social positiva, que permita el avance y el desarrollo. La gente, repito, quiere respuestas y esto no se hace por televisión o prensa o Twitter. Eso se hace cara a cara, de frente”.

-¿Como le hablas al chavista de culto, al que le prende velas a su imagen y hasta le reza?

“Con la verdad. Si edulcorar, sin mentiras blancas. A la gente se le dice las verdades tal cual como son y las responsabilidades que cada quien tiene. Hay que ver el proceso de desgajamiento del régimen. No los vas a convencer a todos. Hoy todavía hay adecos y en el futuro habrá chavistas. Pero la pelea es contra el gobierno de Nicolás Maduro, no con los que siguen el legado de un muerto. Hay que rechazar lo malo de donde venga y apoyar lo bueno de donde venga.

-Digamos que finaliza este momento y la transición ocurre… píntame la Venezuela donde quieres que crezcan tus chamos…

“La Venezuela donde quiero que crezcan mis dos chamos, es aquella donde los ciudadanos puedan ser gente sin temor; que no vivamos enclaustrados en nuestros hogares; somos un país con excelente vegetación, fauna, con paisajes y un clima maravilloso… y, en vez de recorrerlos, nos encerramos en centros comerciales. En este país cada persona debería desarrollar su objetivo de vida. Venezuela tiene una enfermedad política y social grave… y el remedio es grave”.

-Soy Nicolás Maduro, ¿qué me dirías?

“¡Eres un títere, lárgate!”
 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir