Trabajadores de Venezolana de Cementos: "Quieren que firmemos la renuncia"

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Puerto Cabello, agosto 8- Trabajadores de la empresa estatal Venezolana de Cementos, en la Planta Cambur, de Puerto Cabello, denunciaron que desde el 30 de mayo las actividades en esta central están detenidas por la supuesta venta del terreno donde esta compañía operaba. Desde esa fecha, los trabajadores están siendo obligados a firmar la renuncia, la cual no aceptarán porque alegan que los despiden e injustamente les ofrecen una liquidación que no es acorde a lo merecido.

“Ellos quieren que nosotros firmemos la renuncia, y no vamos a firmar porque ellos son los que nos están botando. Ni siquiera esta empresa quebró. Tenía una producción de 300 metros cúbicos diarios, cuando entramos aquí nos hicieron firmar un documento que decía que podíamos trabajar a nivel nacional. El deber de ellos es trasladarnos a otras zonas”, argumentó Carlos Muñoz, secretario de actas del Sindicato de Trabajadores de la empresa Cemex Venezuela en el estado Carabobo (Sintracevensa),

Muñoz, agrega que la semana pasada habían acordado reunirse con las personas de Recursos Humanos de la empresa. Este ocho de agosto harían los nuevos cálculos, pero incumplieron. Además ya es la cuarta oportunidad, según sus declaraciones, que se equivocan en los cálculos.

“Para nosotros lo justo es lo que dice la Ley Orgánica del Trabajo, de acuerdo al artículo 142. Deben pagarnos en base al promedio de los últimos seis meses de trabajo, es decir, desde diciembre a mayo. Nos han traído liquidaciones en base al salario básico, que no corresponde. La constancia de trabajo que nos dieron el 30 de mayo dice que devengamos un salario de 10 mil quinientos bolívares mensuales y ellos nos pretenden arreglar en base a cuatro mil bolívares, o sea el mínimo.

Muñoz, como representante de los trabajadores de Venezolana de Cementos, afirma que ellos reciben desde el 30 de mayo sus pagos semanales, que asisten a las instalaciones de la compañía, con el fin de cumplir con su horario; sin embargo, ya iniciaron el desmantelamiento de la maquinaria y les cortaron los servicios básicos, como el agua, los baños y el transporte. Les han advertido que deben desalojar porque el terreno tiene nuevo dueño.

“Sí nos han pagado las semanas, hasta hoy que vino un señor de Recursos Humanos y nos trajo un documento que dice que no debemos volver a la planta, que nos seguirán pagando el sueldo pero que no volvamos”, destacó Muñoz.

Indicó que este hecho es una manera de debilitar a los trabajadores, que desde hace tres meses han intentado luchar por lo justo, pero desde sus casas no podrán ejercer presión para obtenerlo.

Muñoz pide a los trabajadores para que desobedezcan esta orden y permanezcan en el lugar porque irse significaría bajar la cabeza y aceptar lo que ellos ofrecen que no es equitativo.

Asimismo, Muñoz hace un llamado al señor Basilio Labrador, presidente de Venezolana de Cementos, para que le de una cita al sindicato de trabajadores y así poder llegar a un acuerdo mediante el diálogo respecto a la situación. En las ocasiones que han tenido acercamientos, ha sido para imponer lo que consideran les corresponde, subrayó.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir