¿Transición o parlamentarias?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Esa propuesta -que en nuestra apreciación ha copado el escenario político nacional sembrando preocupación en unos y esperanzas en otros- nos deja cierta confusión, porque en labios de sus voceros  se plantea como la salida a la crisis económica, política y social que atraviesa el país,  y en lo que corresponde al gobierno pareciera ser el camino más expedito y de mayor fuerza para la mordaza en la construcción del socialismo; es decir, no es nada diferente a lo que ha sido el chavismo: represión y dominio de los poderes constituidos. Desde nuestra óptica vemos la transición como un acuerdo entre  partes antagónicas; pero si admitimos que la política no cierra puertas, sí diferencia entre políticos decentes y políticos bandidos.     

Cuando a inicios del ejercicio de Maduro se planteó el diálogo gobierno-oposición, lo veíamos como una contradicción al discurso que teníamos en la calle. Se hablaba del desconocimiento a un presidente que proclamaron sin haber ganado y el liderazgo nacional -representado en los principales partidos del país- legalizó esa presidencia con su presencia en Miraflores. Maduro perdió el debate de manera humillante, pero se regocijó sentando a sus adversarios frente a sí.       

Por supuesto que en la transición va implícita la renuncia de Maduro, no solo por lo incapaz y el veneno que transmite en su verbo violento sino por ser el primer responsable de la grave crisis que sufre el país. Preguntamos: ¿hay un hueso sano en el gobierno de Nicolás?   Aquí nos confundimos. No hay duda de que hoy los rivales internos de Maduro levantarían las dos manos para dejarlo afuera, condicionado a una selección entre ellos;  pero si esto es transición, mejor es calificarlo de perdón en masa para todos los pecadores.    

Solo volteemos la página hacia ese espectador,  con sus lágrimas siempre frescas  ante el recuerdo del familiar asesinado en las calles, y a todo aquel  que lleva el peso de la política hambreadora de este gobierno. En nuestro concepto, transición significa una realidad mejor. ¿Por qué desviar el discurso? Estamos montados en las elecciones parlamentarias y por primera vez los indicativos arrojan una derrota aplastante para el régimen, el cual, viéndolas perdidas hará lo imposible  para evitarlas. Desviarnos de ese camino o de lo que queda de confianza en los venezolanos pudiera ser la contribución para que esta dictadura se afiance por muchos años más.  

[email protected]                                 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir