¿Tu ropa le hace daño a tu cuerpo?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los tacones 

Los tacones muy altos ubican el pie en una posición antinatural, en la que el peso del cuerpo no se distribuye de manera uniforme, sino que se concentra en la parte anterior.

“Además de activar los dedos en martillo y los juanetes, los tacos altos pueden hacer que los músculos de la pantorrilla se acorten, lo que puede llevar a problemas de circulación, daños en las rodillas y dolor de espalda”, explicó Tim Hutchful, miembro de la Asociación Británica de Quiroprácticos y agregó que se pueden minimizar los efectos usando tacos altos por cortos períodos de tiempo y ojalá preferir los más bajos.

Faldas lápiz

Según el experto, el gran problema de esta prenda es que hacen que las rodillas se junten, dificultando el equilibrio y haciendo que movimientos tan simples como agacharse se transformen en algo complicado. “La mejor manera de agacharse es doblar las rodillas, pero en una falda tubo los movimientos están limitados”, explicó y advirtió que aquellas mujeres que las visten en forma regular, pueden presentar problemas musculares e incluso en los discos de la columna.

Collares pesados

Si el collar es muy pesado los músculos, tendones y articulaciones del cuello sufrirán las consecuencias. “Cualquier cosa que tire al cuello hacia adelante o hacia atrás, hace que la cabeza se aleje de su punto de equilibrio. Esto puede provocar tensión en el cuello, dolor y daño, y a largo plazo podría incidir en una mala postura con secuelas perjudiciales para la espalda”, advirtió el quiropráctico.

Prendas amarradas al cuello

Algo similar a lo anterior ocurre con bikinis o sostenes que sólo se afirman en el cuello, en especial si sirven de soporte para un busto demasiado pesado. “La tensión en el cuello puede llevar a adoptar una postura muy dañina, en la que el cuello se ubica por delante del resto del cuerpo, y los hombros están curvos y caídos”, dijo Hutchful.

Fajas

Aquellas demasiado apretadas pueden llegar a ser perjudiciales, no sólo porque dificultan la respiración, sino que también restringen los movimientos del torso y recargan anormalmente ciertas partes de la columna. “Esto puede provocar dolor y en última instancia dañar la zona superior o inferior de la espalda”, señaló el quiropráctico.

Pantalones ajustados

Según el quiropráctico, las prendas muy apretadas en la cintura, las caderas, los muslos y las pantorrillas dificultan el caminar natural, ya que impiden que el cuerpo se balancee y absorba el impacto de cada paso. En consecuencia, las articulaciones quedan sometidas a una presión excesiva, lo que luego se traduce en dolor.

Carteras gigantescas

Es tanto lo que metemos en ellas que su peso puede alcanzar 5 kilos o más, lo que afecta directamente al cuello, los hombros y la espalda alta. Así, el experto recomienda no atiborrarlas de cosas, sujetarlas de preferencia por el mango o llevarlas sobre el hombro, pero cambiando continuamente de lado.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir