Un fin de semana de novela

La columnista Laura Antillano resalta que la "Feria del libro leído” en el MUVA, en Valencia, mantuvo a los visitantes alertas, entre viernes y sábado, y disfrutando de actividades diferentes.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En medio de la amenaza de quedarnos sin gasolina y los habituales cortes de luz (a los cuales ya les estamos “tomando el pulso”), este fin de semana con “Feria del Libro Leído”, Concierto de Música Barroca , Velorio de Cruz de Mayo y Día de la Madre, no puede decirse que la rutina se haya hecho tediosa, o pudiera olvidarse como por debajo de la mesa.

Está visto que nos queda  inventar a la manera de aquel gran maestro de Bolívar (entre otras muchas cosas), ese Simón Rodriguez inolvidable en los anales de la historia de estos territorios. Puesto que se trata de “Inventar o errar”.

Así la “Feria del libro leído” en el MUVA (Avenida Bolívar, cruce con calle Salom) viernes y sábado, tuvo varios motivos para mantener a los visitantes alertas y disfrutando de actividades diferentes. Por un lado porque hubo un evento de grupos de danza muy variado, y era curioso ver  agitadas y movidas a las bailarinas o danzarines, para estar en el auditorio María Luisa Escobar en su momento, para mostrar su arte. Por otro lado, en las mesas de exposición de oferta librera había una cierta variedad, y además de libros había quien vendía libretas y otros implementos de uso, bien diseñados, artesanales, muy atractivos y a buenos precios.

La colección de excelentes poetas venezolanos editados para los niños, en formato cuadrado con bellas ilustraciones, tenían un precio que “mejor imposible”, para darles un ejemplo.

Jesús Mercado, hombre de teatro, representó su monólogo dedicado al pintor Armando Reveron, que es un verdadero espectáculo suscrito a un texto sobre los padecimientos del artista (cualquier artista) ante los padecimientos que la economía genera, llevando a la hambruna a quien no se doblega frente a las injusticias sociales.

Un público de liceístas con sus profesoras estuvo presente y nos pareció que hubiese sido interesante el que se abriera un diálogo con ellos para revisar su percepción de los contenidos de esta puesta en escena.

Vimos también una fabulosa parranda que, esa mañana de sábado,  representó y explicó las festividades de la Cruz de Mayo, con una especificación de detalles y una gracia en el verso y su canto e interpretación pocas veces visto. La agrupación es de Naguanagua, Tarapio, y el conjunto humano está integrado como familia con gente de muy diversas edades, excelentes voces, y un gran sentido de la creación ajustado a los parámetros de las pautas de esa  digna representación.

En la tarde disfrutamos de una picaresca representación de teatro de títeres, por el Portoteatro, en manos de su brillante ejecutor: José David Monsalve, en el C.C. La Granja. Niños de muy diversas edades se reían e intervenían desde el público, conmovido por la Gallinita madre que perdió su pollito, y se mantuvieron hipnotizados y dando muestras de entusiasmo ante la resolución de la historia, contada por los muñecos y su manipulador, el diestro titiritero.

El domingo 12, Día de las Madres, tuvimos el placer de asistir a un hermoso concierto, cuya atracción principal era la juventud de los intérpretes de música barroca  italiana del siglo XVII, el Solsticio Ensamble, en la Sala María Luisa Escobar y conste que decimos jóvenes, pero se trataba de músicos de formación académica respetable, comenzando por el violinista y conductor: Pablo Agudo López. Un grupo excepcional, un concierto maravilloso, una mañana que valió la pena experimentar.

No nos quejamos, ha sido un fin de semana digno de recordar y repetir en la misma dimensión de su interés y disfrute.

Laura Antillano

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.