Espacio Publicitario

Columnistas del día

viernes, 29 de septiembre de 2017

Reflector

¿Vale la pena Votar el 15-O?

(/)

¿Vale la pena Votar el 15-O?

Santiago Rodríguez

"El precio de desentenderse de la política, es ser gobernado por los peores".

Platón.

Ni el opresor actual de Venezuela es el primer opresor de nuestra historia, ni Venezuela es el primer país gobernado por un opresor. Toda la experiencia anterior demuestra que los movimientos democráticos han triunfado sobre los regímenes autocráticos presionando, promoviendo y participando en procesos electorales.

Lo primero que hace un movimiento democrático es levantar las banderas de elecciones libres, universales, secretas y transparentes, para que la voluntad popular pueda ser ejercida. Mientras que, lo primero que hace toda autocracia es proscribir todo tipo de elección, porque los autócratas odian y desprecian las elecciones, ya que ellas expresan la opinión del pueblo, y ningún autócrata quiere escuchar la opinión del pueblo al que sojuzgan.

En el caso de Venezuela, "pareciera" que el régimen autocrático se sale del marco clásico y ha convocado a unas elecciones regionales. Pero no es así; las convocó después de cuatro meses intensos de poderosas manifestaciones masivas y de uso de todos los escenarios por parte del pueblo democrático. Y ya que las convocó obligada por la presión popular interna y la presión internacional, ahora tratará de sabotear el proceso para ver si las puede ganar, triunfo que le lavaría la cara ante opinión pública internacional.

La posibilidad de un triunfo electoral del madurismo es prácticamente imposible, pues para ganar unas elecciones es necesario que fuese mayoría. Pero hace rato que el presidente maduro perdió la mayoría. Es un gobierno impopular y debilitado que se sostiene sólo por la decisión de las fuerzas armadas de sostenerlo en el poder por la imposición de las armas.

Hay, entonces, una sola manera de que el gobierno del presidente Maduro gane estas elecciones e imponga a sus candidatos a gobernadores: que la nueva mayoría decida dejar de ser mayoría y se abstenga de votar. Esa sería la única tabla de salvación que pudiera salvar al régimen militar de continuar su caída libre hacia la transición democrática.

Pero ese escenario de abstención también le está negado al régimen. Lento, pero sostenido, todo el proceso indica que la intención del gobierno de desacreditar las elecciones ha sido descubierta por parte del pueblo democrático. Todas las encuestas ya han sobrepasado la cifra histórica del 65% de intención firme por participar. De allí que el próximo domingo 15 de octubre será un nuevo día inédito en la historia de Venezuela, cuando los venezolanos escojan las opciones democráticas que encarnan los candidatos de cada estado, y derroten, con el arma poderosa de su voto, las oscuras y torpes opciones que les ofrece el presidente Maduro.

Las opciones son claras. Los candidatos de la escasez, de la inflación, la ineficiencia, la falta de medicamentos; los candidatos de la destrucción de Venezuela con sus brazos levantados por el presidente Maduro. O los candidatos de la esperanza, de la reconstrucción de las zonas industriales, de la recuperación de los empleos, del combate a la inflación; los candidatos de un Programa Mínimo Común para el relanzamiento de una Venezuela de Progreso, con sus brazos levantados por el valiente pueblo democrático que ha enfrentado al régimen con el corazón y el alma.

No habrá fraude que pueda con esta lucha popular y democrática; todo el ventajismo del CNE, al que ya hemos derrotado en otras oportunidades, se estrellará contra esta voluntad popular aferrada a la constitución de 1999 y a su vocación pacífica.

El 15 de octubre, bien vale la pena una nueva victoria popular sobre la opresión!!!

Nuestros Productos

  • Edición Metropolitana
  • Edición La Costa
  • Deportivo
  • Economia
  • Viernes
  • Aniversario
  • lectura Tangente
  • Letra Inversa
  • Revista del Domingo