Notitarde – Sucesos de hoy – Noticias – Venezuela – Valencia – Bejuma – San Diego – Guacara – Los Guayos – Naguanagua

“Los valores y la fe cristiana serán vitales para reconstruir Venezuela”

El pastor miembro del Ministerio Maranatha, y director de la organización El Evangelio Cambia, Javier Bertucci, en el Desayuno en la Redacción. Foto: Jnny Sánchez

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
El pastor miembro del Ministerio Maranatha, y director de la organización El Evangelio Cambia, Javier Bertucci, en el Desayuno en la Redacción. Foto: Junny Sánchez

Notitarde (Daniel Jiménez).- La esperanza, la reconciliación, el amor, el reconocimiento y la fe son valores ineludibles para meditar en la víspera del Año Nuevo, a propósito de contrarrestar la descomposición social, egoísmos, orgullos, divisiones y otros antivalores que azotan a la población venezolana en medio de un país en conflicto.

Más allá de buscar responsables de la realidad que afrontamos actualmente, necesario es reflexionar sobre el aporte que cada venezolano procura desde su interior para ver materializado en un futuro no muy lejano el país que sueña.

Sobre este punto fue oportuno considerar la labor que desde hace aproximadamente 10 años viene realizando en Venezuela El Evangelio Cambia (EEC), organización reconocida en el país por su labor social y espiritual en sectores de mayor vulnerabilidad a los riesgos para la convivencia y estabilidad emocional de la sociedad.

Para conocer sobre la influencia de esta organización en la nación estuvo como invitado al Desayuno en la Redacción su fundador, el pastor Javier Bertucci, quien durante el foro además planteó los retos y compromisos que, a su criterio, deberían asumir los habitantes del país para afrontar 2018.

Al inicio, indicó que dicha estructura cuenta con más de 100 mil personas desplegadas en toda la nación, quienes hasta la fecha asisten a los habitantes de las comunidades más desposeídas de manera voluntaria, con jornadas integrales de alimentación, recreación, medicina, odontología y ayuda, incluido el mensaje de esperanza fundamentado en el cristianismo.

Bertucci, quien también es pastor de la Iglesia Cristiana Maranatha, denomina como voluntarios a quienes forman parte de la organización por la tarea que realizan sin recibir ingresos salariales.

“Digo la palabra voluntarios porque nadie cobra un bolívar en medio de esta situación difícil que afrontamos en el país; los mueven el compromiso, la pasión y la carga por amor a un país y a sus habitantes”, dijo.

Informó que el EEC es una organización independiente de carácter social que por su labor en el país y en otras 26 naciones fue avalada y próximamente certificada por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El fruto de este trabajo ha concedido a EEC estar a la altura de organizaciones como la Unicef (United Nations International Children’s Emergency Fund) en el área de servicio a los habitantes de una nación.

“Esta organización ha crecido y se ha profesionalizado tanto que ha llegado a estándares tan altos como la Unicef, no dicho por mí, sino por otras organizaciones porque ahora estamos en 26 naciones que ofrecen ayuda a Venezuela por medio de nosotros”, añadió.

Proyectos para 2018

Como retos para 2018, el pastor informó que el voluntariado de EEC estará en las calles para alimentar diariamente a un total de 500 mil venezolanos con sopas en el primer trimestre del próximo año; entre abril y junio proyectó aumentar el programa de alimentación a un millón de sopas cada día en todo el territorio nacional.
Para alcanzar el objetivo, explicó que a través de la organización en otros países se está logrando un apoyo significativo para Venezuela, lo cual permitiría la labor alimentaria por parte de los 100 mil voluntarios de lunes a viernes y no solo en días específicos como se desarrolló durante 2017.

“Las actividades serán diarias en lugares acordes con la higiene, contaremos también con el apoyo de las comunidades y consejos comunales. Después de que los niños coman recibirán durante 45 minutos enseñanzas de valores fundamentales para el buen desarrollo de un individuo a través de programas didácticos y recreativos que está desarrollando un equipo especialista en la materia”, especificó.

Por otra parte, anunció que durante junio, lapso que denominó el mes del niño, se hará entrega de 2 millones de juguetes en todas las regiones del país que no se pudieron obsequiar en diciembre de 2017 por diversas razones. “Los niños juegan todo el año y vamos a darles esa alegría bajo el eslogan ‘Para que los niños sigan siendo niños’ ”, destacó.

De acuerdo con su exposición, la iniciativa de Bertucci sobre los infantes surgió para evitar que los pequeños tuvieran algún tipo de preocupación por las carencias en el país. “Un niño no puede estar preocupado por saber si va a comer o no una noche, por no tener zapatos para ir al colegio o por si sus padres consiguen trabajo o no. Para que los niños sigan siendo niños hay que tener una estructura y atenderlo como país”, apuntó.

El pastor aclaró que este tipo de ayuda no debía verse como humanitaria, sino cristiana, fundamentada en el amor al prójimo. “Esto se trata de ayudar al que lo necesita y se lo tengo que decir así a todo el que me pregunta y a todas las líneas gubernamentales, esto es apoyo y solidaridad cristiana y no una ayuda humanitaria”, subrayó.

Fe cristiana como aporte al país

Durante la reunión en la mesa redonda, el pastor resaltó la importancia de promover la fe cristiana desde las instituciones gubernamentales como aporte fundamental para los cambios que requiere la sociedad venezolana.

“El cristiano tiene una gran devoción a Dios y por ende siente un compromiso de servicio al prójimo; en cualquier caso creo que apostar a la Iglesia Cristiana Evangélica en una situación como la que tenemos en el país es algo inteligente, porque el creyente dará todo solo por el bien de su prójimo y no por retribución monetaria. La fe devocional provoca esa clase de comportamiento humano”, explicó.

A propósito de lograr el desarrollo integral de una sociedad en la cual prevalezcan el respeto, la paz, ecuanimidad, balance emocional, tolerancia, tranquilidad mental y templanza, entre otros valores, Javier Bertucci ratificó la necesidad de que se impulse desde diversos espacios la fe cristiana como aporte elemental en la reconstrucción del país.

“Creo que lo hemos demostrado en la gente que nos asiste, que nos oye; nuestro programa El Evangelio Cambia tiene más de 9 millones de televidentes, sobre todo niños. La gente prefiere escuchar un programa de valores de una iglesia que cualquier otra cosa en la mañana; eso es bueno, tienes una población que está abierta a la fe cristiana.

Entonces, ¿por qué no aprovechar esto?”, se preguntó.

Agregó que Venezuela, en comparación con Europa, está en una situación de desarrollo que puede ser corregida en muchos aspectos, sobre todo el de reformar la conducta de sus habitantes con mucha inteligencia. “Estamos en ese tiempo bonito de reeducarla, Dios nos está dando esa oportunidad”, exclamó el entrevistado mientras tomaba como ejemplo la crianza de un buen padre hacia la hija durante la etapa de adolescencia.

Recomposición de la sociedad

Sobre la situación actual de Venezuela razonó que el peor error en medio del conflicto es señalar, buscar culpables o peor aun, que se antepongan ansias de venganza contra quienes se consideren responsables del entorno que viven actualmente los venezolanos.

Estas variables, según el pastor, no cooperan con una salida al problema.

“Esto no ayuda a una solución y mucho menos nos va a llevar a un puerto seguro; yo creo que el momento es apremiante y exige que cada venezolano desde su posición profesional en cualquier línea, bien sea social, política, religiosa, debe cooperar con el desarrollo, la estabilidad y el empuje de un país”, expresó.

En esta dirección, de acuerdo con Bertucci, El Evangelio Cambia se mantiene. Por conservarse bajo esta orientación, asegura el pastor, la organización sin fines de lucro ha sido fuertemente criticada por no parcializarse con ningún grupo o sectores políticos.

“Esto nos ha costado ataques de bandos que interpretan que por no parcializarte con ellos entonces estás con otros, o viceversa. Para unos soy un opositor, para otros soy un pro gobierno, pero la gente es libre de tener su opinión”, expuso.

Aclaró que su enfoque, en primer lugar, es el evangelismo, por creer firmemente que los valores de Jesucristo permiten cambios en el ser humano que los asuma, para la transformación positiva de la familia y la estabilidad de la nación.

“Si tú cambias un poquito, el país cambia mucho. Ésta es una de las soluciones que puedo aportar de manera inmediata porque lo he visto materializado en la gente que ha sido tocada con el mensaje que llevamos a toda Venezuela”, manifestó.

Sin entrar en líneas religiosas y políticas, precisó el fundador de El Evangelio Cambia, el mensaje cristiano práctico de servicio, amor y respeto de Jesucristo aporta soluciones a una sociedad que se descompone rápidamente y que, de acuerdo con él, necesita ser recompuesta a la misma velocidad.

“No podemos perder tiempo, hay que recomponer la sociedad y por lo menos detener la descomposición ahora. Esto no es fácil, estamos hablando de un país que tiene años en una descomposición galopante porque los valores se han perdido”, aseveró.

Al respecto argumentó que los índices de inseguridad en el país no responden a la falta de planes de seguridad del Estado ni a la ausencia de policías en la calle, sino a la descomposición social que, según el pastor, no solo puede afrontarse con medidas emergentes gubernamentales para tratar de erradicar este problema.

Por tal razón, dijo el mensajero de la Iglesia Cristiana Maranatha, se implementan diversos planes de atención en los sectores más vulnerables del país, a través de El Evangelio Cambia; entre ellos, el de reinsertar en la sociedad a jóvenes con problemas de conducta y vicios que requieren un mayor trato.

Ante un planteamiento hecho para contrarrestar vicios y antivalores en la administración pública del país, Bertucci recordó que en varias oportunidades presentó a altos funcionarios del Estado, alcaldes y gobernadores, un plan de formación para hacerle frente al problema; sin embargo, su propuesta hasta la fecha no ha sido considerada.

La idea, según su relato, radica en programas de capacitación por parte de un personal profesional en distintas áreas, dirigidas fundamentalmente a la orientación de valores y principios que garanticen a la administración pública una gestión íntegra en el manejo de recursos.

Lamentablemente, expresó el pastor, este proyecto no ha tenido un respaldo a ese nivel. Según su apreciación, la única forma de que eso pueda ocurrir y que tenga algún asidero es que un gobernador o alcalde, por ejemplo, sea una persona con profundos valores cristianos para que pueda rodearse de un personal ejemplar.

Además de los valores, Bertucci agregó que también es ineludible sincerar la economía a estándares internacionales y homologar salarios a la administración pública para evitar que funcionarios se sientan de alguna manera atraídos a cometer actos de corrupción.

Acuerdos por el bien de la nación

Acerca del conflicto económico, social y político que se vive en Venezuela, Javier Bertucci consideró necesario que las autoridades y líderes políticos del país busquen puntos de encuentro y asuman compromisos patrióticos, en el que solo se tengan como premisa la nación y el beneficio de sus habitantes.

Para él, es absurdo y egoísta sentarse a una mesa de diálogo en la que solo se interpongan orgullos y nadie quiera dar su brazo a torcer; mientras esto sucede, dijo el pastor, la realidad es que hay niños en situación de malnutrición, una descomposición social acelerada, altos índices delictivos y miles de profesionales emigrando del país en busca de un mejor futuro.

“Tenemos una inflación que debemos asumirla y reconocerla; unos la llaman guerra económica y otros mal manejo de la economía; lo cierto es que tenemos que detener esto, los líderes tienen que ponerse de acuerdo y parar esto de alguna manera. No es posible que una cosa tenga un precio hoy y mañana te cueste el doble; claro, eso también tiene un picante de especulación y todo se resume en la falta de valores”, reiteró.

En consecuencia, indicó que lo antes expuesto se resume en la falta de valores en lo político; “por eso tenemos tantos casos de corrupción”, en lo comercial, “por eso vemos tanta especulación”; y en la familia, “por eso observamos altos índices delictivos”.

Por tales razones Bertucci insistió en la falta de valores como uno de los principales problemas que azotan el país. En esta línea, duda que el actual Gobierno o un eventual régimen de oposición puedan hacer mayor cosa.

“Un Gobierno puede emplear políticas para atender necesidades materiales a una población, pero si el corazón de cada venezolano sigue siendo viejo, no vamos a tener el país que queremos. Tenemos que trabajar en la transformación del individuo, esto debe convertirse en una línea gubernamental, en una emergencia nacional”, reflexionó.

“El país necesita un liderazgo”

Ante la posibilidad de presentarse en 2018 como una opción a la Presidencia de la República, Javier Bertucci aseguró que hasta la fecha no ha tomado una decisión al respecto; sin embargo, manifiesta que se encuentra en una etapa de evaluación sobre el posible reto, debido a la situación que afronta el país.

“Las veces que camino durante las jornadas en cada rincón del país no te puedo negar que la gente me lo ha pedido; antes lo oía con mucho escepticismo, después hasta con gracia, pero en vista de la circunstancia nacional ya lo estoy oyendo como con dolor, porque es la gente la que sufre, y entonces es cuando tú llegas a evaluar esa posibilidad”, dijo.

El pastor sostuvo que su inquietud no respondía a la aspiración de un cargo, sino a su devoción de servicio por los más necesitados. “Tengo más de 8 años con una labor de servicio a cambio de ver gente feliz y en paz, quien diga que lo que hago es por estar en campaña está equivocado, es algo ilógico por donde lo veas; quien lo hace es porque quiere perjudicarme”, subrayó.

Indicó que el país, ahora más que nunca, necesita un liderazgo que pueda sumar voluntades y que tenga los valores necesarios para generar un cambio de influencia.
“Queramos o no, debemos asumir que el expresidente Hugo Chávez cambió la cultura en esta línea; la gente no apostó por partidos cuando él fue electo, sino por un liderazgo, y acostumbró a un pueblo a no querer nada más que a un líder. No quieren otra cosa, sobre todo en los estratos sociales D y F”, manifestó.

La mayoría de los venezolanos, según Bertucci, tampoco esperan por un candidato que más allá de hacer cumplir la justicia, pretenda aplicar venganza. “Eso traería más odio y nos metería en un espiral de descomposición más acelerado. Ésa no es la vía y yo lo veo lamentablemente en un eventual gobierno de oposición”, consideró.

En medio de un conflicto entre sectores políticos opuestos que hasta ahora no han podido encontrarse por el bienestar de un país, sostuvo el pastor, debe emerger un liderazgo que logre reconciliar la nación apartando el discurso partidista, de odio y sectarismo.

“Si eso ocurre, el país se une porque ya hay otra influencia. Sencillo, no tienes que hacer un plan de reconciliación, solo sácale al país el ardor político de todo el año; cuando los venezolanos vean a un líder que gobierna para todos, con un discurso reconciliador, de amor, paz, esperanza, reconocimiento y trabajo, sin ideologías, la gente se une a trabajar por un solo objetivo”, acotó.

Por tales razones, manifestó el pastor, si el país requiere el liderazgo que, a su juicio, Dios le ha dado y el trabajo que durante años ha desarrollado en Venezuela, estaría dispuesto a asumir el reto, “como herramienta de servicio”, para presentarse como opción en los comicios de 2018. “Pero que estén claros todos, que un pastor no es alguien que toma o deja el oficio, sino que siempre, en cualquier escenario, será un pastor”, concluyó.

 

Ventana

Un amante del país

Su pasión, amor, misión y patriotismo por Venezuela han impulsado durante años al pastor Javier Bertucci a realizar diversas obras en cada rincón del país, en especial en momentos de dificultad. Para poder lograr un mayor alcance a las personas de la nación, decidió fundar la asociación civil El Evangelio Cambia con el objetivo de atender a los sectores de mayor vulnerabilidad.

A pesar de recibir “ofertas” para residir junto a su familia en países adonde se ha extendido su organización, la “terquedad” que lo caracteriza, sobre todo por ver el país que sueña, impide que desista de sus planes y proyectos, además de la esperanza por lograr sus objetivos.

“Irme a otro país no cambiaría para nada mi estatus, pero no me sentiría bien; se trata de que este país esté bien, no hay manera de que me saquen de aquí. Mi amor, mi trabajo, mi visión y futuro están en Venezuela; por eso hago y seguiré haciendo lo que esté en mis manos por esta nación, trabajo para acomodarla, estoy acomodando mi casa. Soy un loco perdido amante de Venezuela”, expresó.

Para Bertucci, la visión que debería tener cada venezolano es la de quedarse en su hogar cuando el refugio más lo necesita; considera que es injusto abandonar la casa y dejarla en manos de otros para que se encarguen de ella en momentos de dificultad.

El pastor lamenta el hecho de que muchos jóvenes hayan optado por viajar a otros países en busca de un mejor futuro; considera que en la capacidad, inteligencia y esfuerzo de cada ser humano se forja el camino para alcanzar metas.

“Los que nos quedamos tenemos que arreglar la casa, cooperar con ordenarla para recibir a más de un millón 800 mil jóvenes que se han ido. Eso me llena a mí de satisfacción porque es algo que te da un sentimiento agradable, porque este país tiene grandeza; no piensen que todo lo que tenemos bajo el subsuelo es casualidad, no puede ser que un país así no tenga un llamado a la grandeza”, dijo.

Entre las cosas que se han perdido en Venezuela, Bertucci mencionó “el tiempo” que, de acuerdo con él, se ha desgastado en divisiones, orgullos, señalamientos, ataques y conflictos que pudo haberse invertido en reconstrucción de Venezuela.

“Tenemos que prepararnos para tiempos mejores. Lo único bueno de los momentos difíciles que hemos atravesado es el aprendizaje de cómo debemos actuar para no tener que volver a atravesar situaciones como éstas”, puntualizó.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.