Vargas Llosa: "El terrorismo es la peste del siglo XXI"

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Madrid, 22 enero 2015.- Confiesa que siente pánico, pero le puede más la atracción del riesgo, la excitación de esta "experiencia rejuvenecedora" que asume como reto. Y es que el peruano Mario Vargas Llosa estaba hoy tan nervioso como feliz durante la presentación en Madrid de "Los cuentos de la peste", una versión libre del "Decamerón" de Boccaccio que firma y protagoniza. 

Cuenta el Nobel que el punto de partida de este clásico de la literatura italiana llevaba rondando en su cabeza desde la primera vez que lo leyó: la terrible peste bubónica que devastó Florencia en 1348 sirve a Boccaccio como excusa para sumergir a sus personajes en un mundo de fantasía en el que el goce, la lujuria y el hedonismo se imponen ante la amenaza de la muerte. Y para Vargas Llosa, esa es la metáfora misma del porqué de la ficción. 

"La cultura en general, y la literatura en particular, es un arma extraordinaria para defendernos de la adversidad", sostiene el autor de "La ciudad y los perros". "Cada vez que leemos, vemos una obra de teatro o una película, ese mundo de ficción enriquece el nuestro (…) No seríamos tan críticos si no conociéramos esos mundos a través de las ficciones, por eso todas las dictaduras han tratado de controlarlas. Un pueblo impregnado de ficción es un pueblo muy díscolo". 

Volviendo a "Los cuentos de la peste", que el 28 se estrenará mundialmente en el Teatro Real de Madrid y hoy llega a las librerías (Alfaguara), Vargas Llosa explica que no pretendió escribir una adaptación del "Decamerón". "íSería interminable!". Por eso, optó por adaptar "muy libremente" ocho de sus 100 cuentos, inspirándose en ellos sin preocuparse de ser fiel al original. Eso sí, aunque su versión se mantenga en el siglo XIV, la metáfora de la peste bien podría actualizarse a nuestros días. 

"Hemos progresado extraordinariamente, afirma, pero "no nos hemos librado de las pestes. El terrorismo es la peste del siglo XXI, el gran protagonista". Con todo, señala, él nunca ha escrito una novela o una pieza teatral con la intención de enviar un mensaje determinado. "No es la función de la ficción servir de instrumento para difundir ideologías o propuestas políticas", sostiene. Su intención no es aportar ningún tipo de interpretación a las historias. 

Historias que, por primera vez, el vivirá en carne propia sobre las tablas. Y es que tras dar sus primeros pasos con "La verdad de las mentiras", "Odiseo y Penélope" y "Las mil noches y una noche", ahora salta de esas lecturas dramatizadas a meterse en la piel del duque Ugolino, que mantiene una relación ficticia y sadomasoquista con la marquesa de la Santa Croce. Y esta no es otra que su musa teatral, la actriz Aitana Sánchez-Gijón. 

Cómo se fue acercando a la interpretación es un proceso del que no ha sido "totalmente consciente". Pero "para un escritor que se pasa media vida soñando ficciones, convertirse en un personaje de una historia es una experiencia extraordinaria". No es el primer Nobel que asume ese riesgo, dice recordando a Dario Fo o Harold Pinter. Y de momento, no piensa en las críticas, aunque las espera "con curiosidad". "Ahora estoy concentrado en este trabajo, en el que olvidar una palabra puede ser catastrófico", añade. 

Para el director de la obra, el catalán Joan Ollé, Vargas Llosa "tiene más posibilidades de ganar un segundo Nobel que de llevarse un Max o un Goya", los principales premios de teatro y cine en España. No obstante -y bromas aparte-, posee una virtud especial: cualquier actor tendría un cuidado obsesivo en no cambiar una sola palabra a un Premio Nobel, explica. "Pero Mario se subvierte a sí mismo. Es un ejercicio inédito ver cómo el autor redacta en directo". 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir