Venezolanos se preguntan cuánto tiempo durará el Simadi

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Valencia, 22 febrero 2015.- Desde el pasado jueves el Gobierno puso en marcha un sistema que permite comprar y vender dólares en casas de cambio y bancos por primera vez en muchos años.

El nuevo Sistema Marginal de Divisas (Simadi) vendió dólares a 171,35 bolívares el jueves.

Algunos venezolanos de a pie hicieron cola ese día en casas de cambio para comprar dólares, una forma de seguro en una economía donde la inflación alcanza el 68%.

Sofía Valero, una secretaria de 39 años, dijo que estaba encantada con el nuevo mercado. “Pero al mismo tiempo me pregunto por cuánto tiempo durará este mercado”, dijo.

El nuevo mercado mantiene el complejo sistema del país de tres diferentes tasas de cambio. Aunque las dos tasas más fuertes, 6,3 y 12, se mantienen intactas, el nuevo mercado sustituye otro sistema llamado Sicad II que estaba estrechamente controlado por el gobierno y que vendía dólares a alrededor de 50 bolívares.

Aunque el mercado es promocionado por el gobierno como “libre”, tiene límites sobre lo que la gente puede comprar o vender: US$300 al día, US$2.000 al mes y US$10.000 al año.

El nuevo mercado representa una devaluación del bolívar de alrededor de 69% versus la tasa Sicad II, y se acerca mucho más a la tasa del boyante mercado paralelo del país.

El gobierno de Venezuela espera que el nuevo mercado le reste vida al mercado negro y alivie el creciente déficit presupuestal que los economistas estiman en entre 17% y 20% de la producción económica anual. La brecha se ha expandido porque el gobierno vende la mayoría de los dólares que percibe a través de exportaciones de crudo a las tasas de 6,3 y 12 como una manera de subsidiar las importaciones de productos clave como la leche y la carne.

“Venezuela tiene un déficit presupuestario muy grande porque subsidia importaciones a través de dólares baratos”, dijo Francisco Rodríguez, analística sénior para la región andina de Bank of America Merrill Lynch. “Venezuela necesita dejar de regalar dólares baratos y la forma de hacerlo es venderlos a un precio más alto”.

La mayoría de los expertos dudan de que el nuevo sistema ofrezca suficiente efectivo para reducir significativamente la brecha presupuestaria o para darle nuevos aires a una economía moribunda, que se contrajo 2,8% el año pasado y que podría contraerse hasta 7% este año, según el Fondo Monetario Internacional.

El presidente Nicolás Maduro ha señalado que el nuevo mercado solo suplirá entre 5% y 7% de las necesidades de divisas mientras la tasa dominante de 6,3bolívares por dólar de Venezuela se mantendrá por 70% de los pedidos de dólares. La tasa de 12 bolívares por dólar seguirá absorbiendo gran parte del resto de las transacciones.

“Aún es prematuro saber si esto ayudará a la economía”, señaló Tamara Herrera, economista sénior de la firma de investigación con sede en Caracas Síntesis Financiera. Ella estima que el mercado solo gestionará entre US$5.000 millones y US$7.000 millones este año.

La economista agregó que no cree que el nuevo mercado contribuya a la falta de dólares en la economía, porque Venezuela solo está recaudando la mitad de los ingresos por petróleo que obtuvo el año pasado. Ese es un déficit de alrededor de US$30.000 millones, según sus cálculos.

Los bancos están limitados a vender divisas a sus propios clientes, y no pueden realizar transacciones interbancarias ni comprar efectivo para sus propias cuentas, factores que usualmente utilizados para moldear las tasas de cambio, según Russ Dallen, socio de Capital Markets, una firma corredora en Caracas. Cualquier exceso de dólares al final termina en el banco central.

El gobierno tampoco ha publicado las cantidades transadas, lo que aumenta las dudas de la efectividad del nuevo mercado.

“Aunque la apertura de un nuevo mercado de divisas podría darle al sistema más flexibilidad, la proporción inicial del suministro de divisas que el gobierno parece dispuesto a transferir a este mercado nos parece demasiado pequeña para tener un efecto significativo”, dijo Alejandro Arreaza, un analista de Barclays.

El gobierno está en una situación difícil. Si mucho dinero se mueve a través de las nuevas tasas, eso podría hacer que el precio de las importaciones se dispare, lo que pondría más presión sobre la inflación que en 68% ya es la más alta del mundo.

Los controles de precios y una moneda local robustecida han provocado una escasez de dólares e importaciones, causando una constante escasez de productos básicos. Maduro, cuya tasa de aprobación ha descendido al umbral del 20%, culpa de la escasez a élites económicas que quieren socavar su gobierno al rehusarse a colocar productos en los supermercados en un complot para crear tensiones políticas.

Los controles de divisas se han convertido en un dolor de cabeza cada vez mayor para las empresas extranjeras que operan en Venezuela. Los expertos estiman que el gobierno debe a firmas extranjeras alrededor de US$23.000 millones en cuentas no pagadas y ganancias retenidas.

Muchas firmas deben periódicamente hacer rebajas contables sobre el valor de sus activos basados en la tasa Sicad II de 50 bolívares por dólar, aun cuando la tasa ahora ha cesado oficialmente.

A principios de esta semana, el gigante español de las telecomunicaciones Telefónica SA hizo una rebaja contable de US$3.200 millones sobre sus activos e ingresos venezolanos, luego de decidir cambiarse a la tasa de 50 bolívares por dólar, frente a la tasa de 12.

La semana pasada, Coca-Cola Co. dijo que había incurrido en cargos netos de US$393 millones en el cuarto trimestre y US$661 millones en 2014 por sus operaciones en Venezuela, tras adoptar la tasa de cambio de 50 bolívares por dólar.

El año pasado, Kimberly-Clark asumió un cargo contable de US$462 millones en el cuarto trimestre tras cambiarse de la tasa de 12 bolívares a la de 50. El cambio provocará una caída en sus ventas totales de 3% este año y de 4% en su ganancia operativa.

La mayoría de las empresas dijeron que era muy temprano para estimar el efecto del nuevo mercado de divisas.

Si se liberan suficientes dólares al nuevo mercado, estos podrían darles a las compañías una manera de retirar parte de su dinero de Venezuela, aunque a una pérdida significativa.

Ricardo Montilla, presidente de la Asociación Nacional de Operadores de Valores de Venezuela, dijo que el nuevo mercado había empezado lento, pero que cobrará fuerza a medida que la gente gane confianza.

Algunos operadores del mercado paralelo dijeron que el impacto de la nueva tasa había sido significativo. Uno señaló que había sentido una caída de 80% en la demanda de dólares.

Muchos analistas sienten que a la larga, el gobierno intentará controlar el mercado.

“En el fondo, creo que el gobierno necesita desesperadamente los bolívares para cubrir el déficit y luego comenzará a controlar este mercado como lo hace con todo lo demás”, dijo Robert Bottome, director de la consultora local VenEconomía.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir