Venezuela, como la han destruido

El país que queremos.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Viajar por el país es un caos total, conseguir pasaje en colectivo para poder trasladarse a cualquier ciudad, es toda una odisea. Poder viajar requiere dinero pero en efectivo, es lo principal. Podrás tener dinero en tu cuenta bancaria, pero eso no sirve para nada.

La utilidad de una tarjeta de débito, ya no es mayor cosa, lo que soluciona es tener un teléfono inteligente que te permita hacer transferencia o la aplicación del pago rápido. El ejercicio del comercio en las carreteras, autopistas, centros de recreación y playas, la mayoría de las veces es una suerte de confianza para poder vender, ya que si no hay señal móvil en la zona, al vendedor solo le queda mirar al turista a los ojos y hacerse la señal de la cruz, pidiéndole a Dios que no le tire cachua y le transfiera cuando llegue a su casa, apostando que tenga luz.

Una de las últimas modalidades que he podido observar es la reactivación del trueque por alimentos, medicamentos y cosméticos. Hay que viajar con arroz, harina de maíz, pasta, jabón de baño, afeitadora, champú, antipiréticos, analgésicos y antialérgicos. Estos productos se pueden perfectamente cambiar por un desayuno, un almuerzo o una cena, y con la mayor frecuencia con todos aquellos vendedores ambulantes.

Ya es habitual el que se llegue a cualquier ciudad, y se vaya la luz de dos (2) a cuatro (4)  horas todos los días, el racionamiento del agua, agudiza las posadas, los hoteles, o el recibir a los parientes. Esta situación nacional es deplorable y ya ni los afectos al gobierno la pueden resistir, optan por no dar respuesta a cualquier situación que se les plantee. El otro día, llegue a San Juan de Los Cayos para pagar el servicio eléctrico de un bien situado en  Chichiriviche, ya que hace más de un (1) año, la oficina de Corpolec allí fue cerrada. Eran las 9 de la mañana y la oficina estaba cerrada y no se sabía si llegaría abrirla, pero a todo aquel que le preguntaba como hacían para poder pagar la luz, me respondían, “aquí nadie paga luz, desde hace más de cuatro (4) meses no hay sistema, aquí se viene es a cumplir horario”, por lo que de inmediato respondí: “Como funciona un país así”.

Venezuela debe de tener una alternativa, pero en manos de quienes la gobiernan no estará la solución. No habrá medida económica alguna que pueda salir a flote con esta gente, ni que traigan a profesionales con la mayor experiencia en reflotar economías mundiales. Está demostrado que todo lo que tocan lo destruyen.

Venezuela está totalmente resquebrajada, no es solo social, moral y económico, es que estructuralmente ya nada funciona, y lo que es peor, no hay esperanza para su recuperación. Por supuesto, los oligarcas del gobierno, no lo sienten, porque no lo ven. Viven en la burbuja de su seguridad y entorno, con el agravante de que no recorren al país y hacen turismo en el exterior con los dólares que se han robado

El corralito bancario continúa.

Como arriba señale el problema del dinero en efectivo sigue igual como antes de la reconversión, la diferencia es que cargas menos billetes y el monto de lo que te dan, al menos sirve para algo, aunque no es mayor cosa.

Las mafias siguen controlando el efectivo, este solo corre en los aquellos centros de consumo donde este es la razón del comercio, me dicen que pagan cuatro a cinco veces su valor y por ello se le hace tan difícil conseguir un punto de venta a todo aquel que busca instalar un negocio formal,

Aunado a esta crisis de efectivo, el gobierno limita a los bancos las transferencias en monto y cantidad diaria, comprar ya se hace una dificultad, por lo que algunos negocios optan por habilitar una computadora, para que el cliente pueda hacer una transferencia. Al común se le oye comentar: “es mi dinero y no me dejan hacer uso de él”.

Ver todo esto, solo te hace decir: “Mi Venezuela, como te han destruido”

@miguelparrag

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.