VENEZUELA UNIDA NO SE RINDE

Valencia en letras

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Gladys Valentiner
Gladys Valentiner

Queremos elegir, por ello, todas las fuerzas políticas y sociales se han alineado detrás de la lucha por elecciones libres, lo que explica por qué ha quedado en el más completo aislamiento el fraude electoral que la dictadura pretende realizar. Esta unidad de acción refleja el grado de madurez de la sociedad venezolana. El gran acto de la sociedad civil celebrado en el Aula Magna de la UCV, que seguro replicaremos en todos los estados de nuestro país, que concluyó con la proclama VENEZUELA UNIDA NO SE RINDE, presagia un éxito rotundo en el camino de la recuperación de la democracia y de sus instituciones.

Es necesario que reflexionemos sobre las razones que nos permiten afirmar, que la abstención del año 2005 fue un error y que negarse a votar en el 2018 es un acierto. En el 2005, teníamos fresco aquellos tristes sucesos de abril de 2002, sucesos cargados de errores, que ayudaron a que la comunidad internacional no viera con claridad la farsa que se escondía detrás del socialismo del siglo XXI. Como todavía no era una dictadura declarada, propios y extraños veían las violaciones a la Ley Electoral sólo como la pretensión de controlar las instituciones. Sumado a esto, y con el barril de petróleo por encima de los 100 dólares, la autocracia chavista de entonces, tenía dinero suficiente para financiar las ilusiones que su incontenible verborrea sembraba en la esperanza de un pueblo que había soñado con un cambio. No existían los “bonos”, pero mientras las torpezas de los revolucionarios, desmantelaban el aparato productivo, una red de misiones ya empezaba a hacerle creer a muchos inocentes que podrían vivir mejor sin producir, sin trabajar, sólo con mantenerle el apoyo al comandante, aunque apenas les alcanzara para comer mejor, y no para otra una cosa, como garantizarle una buena educación a los hijos.

Una de las tareas obligantes consistía en desenmascarar la verdadera naturaleza antidemocrática de la camarilla; tarea más sencilla de realizar si permanecíamos dentro del parlamento. Pero entonces nuestro error abstencionista del 2005 les regaló toda esa tribuna.

En el transcurso de una década fue desmantelado el aparato productivo; arruinada la industria petrolera, por lo que la base social con la que contaban, se redujo y comenzó a migrar fuera del alcance de la nomenclatura chavista. A medida que esta migración se acentuaba se hacía cada vez más evidente que la vía electoral pondría fuera del control del estado a la banda heredera; prueba de ello el avasallante triunfo electoral de los factores democráticos en las parlamentarias de 2015.

A partir de este evento, lo que antes era una banda sociópata apoderada del control del estado, se convirtió en una camarilla que dio, no una, sino varias vueltas a la rueda de trampas y fraudes electorales; le cerró todas las puertas a los referendos que la sociedad pidió, enfrentó a sangre y fuego todas las movilizaciones democráticas; redujo a prisión a todos los líderes que le estorbaban; puso todas las trabas posibles a los partidos democráticos y, de corolario, se inventó una constituyente fraudulenta y a su medida para declarar nula toda iniciativa que intentara desalojarla del poder. La diferencia con 2005 es, que el rostro detrás de la máscara dejó de ser un secreto: esto es una dictadura que no quiere la alternabilidad sino perpetuarse en el poder por vía de farsas electorales ajustadas a su medida. Negarse a votar hoy es lo correcto; pedir elegir es la única opción electoral. Unidos y comprometidos, porque VENEZUELA unida no se rinde.

@gvalentiner

[email protected]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.