El voto, un comodín

EL PAIS QUE QUEREMOS

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.


Esta semana llego a la conclusión de que factores radicales de la oposición hoy en día están perdiendo sus cabales, muchos con su fanatismo anti-voto, asumen postura que en el futuro pudieran ser irreconciliables no solo en lo personal sino en lo político, pareciera que todo se fuera acabar el 20 de este mes.

Es verdad que el 20 de mayo Venezuela se juega su presente y futuro, la abstención o la derrota del Presidente Maduro fijaran el rumbo de lo que podrá ser nuestro país en los próximos años, pero también es cierto que lo que vaya a suceder requerirá mas que nunca de quienes tienen cultura democrática, ya que es importante entender que la unidad nacional debe de lograrse para poder salir adelante, por ello creo que hay que cuidar las posiciones y el respeto frente a la disidencia.

Es importante pasearnos frente a la realidad que se nos presenta post-elecciones, en el caso de que el pueblo de Venezuela decida abstenerse o votar. Ha llegado la hora de que cada uno asuma en serio la decisión que ha de tomar, porque de una mayoría va a depender su futuro.

El escenario de la abstención nos lleva mas que nada a la conformación de una fuerza que logre movilizar la masa en contraposición a las fuerzas del gobierno, ello sin duda traerá nuevamente enfrentamientos y de nuevo, sangre, sudor y lágrimas. Se debe observar que para la conformación de dicha fuerza política habrá que dejar pasar un tiempo, ya que en las primeras de cambio al observarse que no aparecerán las fuerzas de intervención extranjera o un golpe militar, la diáspora aumentara mes a mes, y aquellos que levantaron las banderas de la abstención, tendrán la presión familiar de abandonar del país. Es a partir de aquí que podrán construirse las fuerzas opositoras o de los partillanos.

Si algo ha de estar claro es que quienes argumentan que para votar hay que cambiar las condiciones que ha establecido el régimen, parten de un desconocimiento de la realidad a la cual se enfrentan. Este régimen no da cacao, porque además la oposición ha sido muy torpe y siempre da la papaya, por lo que mantenerse en el poder les es muy fácil mientras quienes se abrogan el liderazgo del país este dividido. La calificación que se tiene de la conducta de quienes gobiernan a cualquiera que tenga dos dedos de frente le dice que de ellos no se puede esperar nada y menos condiciones que les lleven a su derrota. Aquí mientras este régimen gobierne no habrá mejores condiciones que las que se lograron pactar en República Dominicana y que luego pateara Borges.

El escenario del voto. Ante esta opción, solo vale construir una mayoría, no hay duda. Nunca en Venezuela ningún régimen, ni ningún gobierno han tenido tanta impopularidad como el de Nicolás Maduro. Las encuestas registran un malestar que, de traducirse en voto, daría la paliza del siglo en materia electoral. Podría decir incluso que el gobierno tiene menos del 20% solido, con el cual se ha mantenido por mucho tiempo. Es la oportunidad de oro diría en mas incipiente espectador político, solo con poner el oído a tierra se siente la vibra que tiene el pueblo de sacarlo. Recientemente en una cola oí este comentario: “Es que si no quiere irse lo sacamos a juro”, a lo que alguien respondió “claro que sí, si votamos, a juro sale Maduro”. Mas claro no canta un gallo, el voto popular tiene el arma correcta para sin una bala, sin una gota de sangre y sin una lagrima, sacar a Maduro.

Es escenario del voto pone en manos del pueblo el comodín que hará realidad la salida, lo pondrá contra la pared, si el régimen desconoce la elección, se convierte en una dictadura oficial y el pueblo se le tirara a la calle. El triunfo electoral será el comienzo de un nuevo tiempo.

@miguelparrag

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.