"Yo soy la puerta de las ovejas" (Jn.10,1-10

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El cuarto domingo de Pascua es conocido comúnmente como el "Domingo del Buen Pastor", porque en este día se lee la parábola del Buen Pastor que se encuentra en el capítulo diez del evangelio de San Juan. En esta parábola, frente a las acusaciones y asechanzas de sus adversarios, Cristo se define como la única puerta por donde entran las ovejas y como el Buen Pastor. Recordemos que en tiempos de Jesús el pastoreo y los rebaños de ovejas eran comunes y, por tanto, la imagen que utiliza Jesús para responder a los fariseos es perfectamente comprensible, ejemplarizante y al mismo tiempo profunda; porque Cristo se autodefine como la única vía de Salvación y como el único Buen Pastor que conoce a sus ovejas, que las llama por su nombre, que escuchan su voz, lo siguen y Él será capaz de entregar su vida por ellas. Cristo denunciaba así a los falsos pastores y la religión de apariencias e hipocresía, que se vivía en su tiempo.

Si apelamos a la iconografía cristiana, la primera imagen que se comienza a difundir en el mundo cristiano y que es más antigua que la cruz o crucifijo cristiano es la imagen del Buen Pastor; de hecho, en las catacumbas de san Calixto en Roma se conserva la imagen de un joven pastor que lleva al cuello una oveja y simbolizaba para los cristianos de los primeros siglos a Cristo, Buen Pastor, que lleva sobre sus hombros a la oveja perdida y la conduce a la salvación, a buen pasto. Todavía hoy, la imagen de Cristo Buen Pastor es muy difundida en pinturas y estampas y es capaz de ser comprendida fácilmente por el pueblo fiel.

Para entender mejor la imagen que hace Jesús de sí mismo como "puerta de las ovejas", debemos recordar que en tiempo de Jesús existían muchos apriscos, donde los pastores dejaban sus ovejas y había un encargado que cuidaba ese aprisco, cuando al amanecer se acercaba el pastor de uno de los rebaños, lo reconocía el guardián y le abría la puerta; quien quería robar no venía de día y no entraba por la puerta, saltaba la cerca y robaba las ovejas, las esquilaba o las mataba para llevárselas y las ovejas no lo reconocían; en cambio el pastor entra por la puerta, llama a cada una de sus ovejas y estas conocen la voz de su pastor, salen del aprisco por la puerta y siguen a su pastor que las conduce a buen pasto. Cristo no sólo se llama El Buen Pastor, sino que llama a sus discípulos de ayer y de hoy sus  ovejas y se compara con la puerta del aprisco que da paso, salida, que conduce. 

La crítica de Jesús es dura contra los falsos pastores, con aquellos que se aprovechan de las ovejas, que se convierten en ladrones y salteadores; en ese momento se refería a los jefes religiosos del pueblo que no comprendían que esa parábola era por su actitud falsa, por su ser piedra de tranca y perdición para el rebaño de Dios. Hoy, tiene el mismo valor para nosotros: Cristo es el Buen Pastor, que cuestiona en primer lugar el pastoreo de los obispos, de los sacerdotes, de los dirigentes legítimos del Pueblo de Dios, pero también cuestiona el "pastoreo" de aquellos que dentro de la Iglesia ocupan un puesto de dirigentes, ya sea como catequistas, ministros extraordinarios de la Eucaristía, coordinadores de un grupo o movimiento de apostolado, como religiosas, consagrados o consagradas, en fin; lo primero es reconocer que mi único Dios y Salvador es Cristo, "el Camino, la Verdad y la Vida", pero al mismo tiempo es confrontar mi vida cristiana a ejemplo del Buen Pastor. Si no aprendo a ser como Cristo Buen Pastor, sencillamente me convierto en ladrón y esquilador de las ovejas, como los fariseos del tiempo de Jesús.
Cristo en la cruz dio la vida por el rebaño y con su Resurrección nos conduce al Reino de Dios Padre. El venció la muerte en la cruz y nos otorga vida en abundancia. La Pascua lleva consigo esta buena noticia: "El Señor es mi Pastor, nada me falta".

IDA Y RETORNO: En el domingo del Buen Pastor se celebra la Jornada Mundial de oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas. Oremos para que Dios Padre nos regale muchos sacerdotes, religiosas y laicos con corazón de Buen Pastor; que otorgue la perseverancia a los seminaristas y a las jóvenes que se preparan en las casas religiosas. Hoy en Catedral, nuestro Arzobispo dará la Admisión a las Sagradas Órdenes a siete seminaristas de nuestro Seminario de Valencia; es decir, públicamente estos jóvenes se comprometen, con la guía de la Iglesia, a formarse lo mejor posible para el bien del Pueblo de Dios, para llegar a ser buenos y santos sacerdotes. Ellos son: Luís Rodríguez, Néstor López, Jesús Isern, Juan Díaz, Robert Medina, Hedson Brizuela y Alexander Bencomo. Felicitaciones a estos jóvenes y que Dios les ayude a llegar a ser santos sacerdotes. Que Dios bendiga sus familias que los acompañan y apoyan en su vocación sacerdotal.

Felicidades a todas las madres, empezando por la mía, que hoy las recordamos de manera especial. Que Dios bendiga sus afanes,  su amor y entrega. Que pasen un hermoso día. Gracias a todas las madres que Dios ha puesto en mi camino sacerdotal.

[email protected] 
@padrejoel95

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir