Asesino serial: Una bañera con ácido utilizaba John Haigh para disolver a sus víctimas

Durante la primera mitad del siglo XX existió un personaje que se ganó el apodo de “El Asesino del Baño de Ácido”, por sus crueles crímenes que marcaron la historia.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Asesino serial - Notitarde
En su haber John Haigh mató a seis personas / Cortesía: BuzzFeed

Notitarde.- La mente humana es una fuente creativa capaz de hacer lo mejor por el mundo los actos más bajaos y brutales, en Inglaterra conocieron esto de cerca con la aparición del asesino serial que usaba el ácido como su gran cómplice para la maldad.

Asesino Serial
John George Haigh,

Durante la primera mitad del siglo XX existió un personaje que se ganó el apodo de “El Asesino del Baño de Ácido”, por sus crueles crímenes que marcaron la historia.

John George Haigh, el artífice de los delitos fue acusado de matar a seis personas preparándoles un baño que literalmente arrancaba su piel.

Asesino serial con máxima locura

El apodo de Haigh describe perfectamente el modus operandi que usaba para eliminar a los desafortunados entre 1944 y 1949.

La gran confesión la lanzó al mundo cuando fue detenido como sospechoso de la desaparición de Olivia Durand-Deacon, una acaudalada mujer que residía en el mismo hotel que él.

Asesino serial
El momento en que la policía lo traslada la juicio / Cortesía: YouTube

El hombre tuvo una infancia complicada y fue un estafador durante toda su vida, lo que le llevó a prisión en varias ocasiones.

Ataques premeditados

Su manera de actuar habitual era premeditada, con artimañas conseguía llevar a sus posibles víctimas a algún almacén o trastienda que tenía alquilados para allí dispararles por sorpresa.

Luego de matarlos se quedaba con su documentación y sus pertenencias para venderlas posteriormente.

Asesino serial - Notitarde
Delantal para protegerse del ácido con el que mataba a sus víctimas / Cortesía: Grotesque and Arabesque

Asimismo, explicó con lujos de detalles como realizaba su ritual de muerte, primero hacía un corte en el cuello de las víctimas y “bebía un vaso de sangre”.

Posteriormente, para deshacerse de los cuerpos, los disolvía en ácido sulfúrico concentrado y tiraba los restos en los desagües.

Juzgado con audiencia

El juicio se hizo mediático gracias a los periódicos, entre los que destacó el Daily Mirror, al cual criticaron por mencionar a Haigh como un asesino cuando todavía no se había producido el fallo del tribunal.

Tras los intentos de la defensa y del propio Haigh por argumentar su locura, el jurado le encontró culpable de seis de los nueve asesinatos que había confesado en sus declaraciones ante la policía.

Finalmente, encontró su final cuando lo condenaron a morir en la horca, el 10 de agosto de 1949, poco más de cinco meses después de su último asesinato.

No dejes de leer: Asesinos seriales: El vampiro argentino que mató a 15 mujeres para succionar su sangre

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.