Buena Nueva: Jesús es exigente

145
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Las enseñanzas de Jesús en el Sermón de la Montaña (Mt. 5) son exigencias no fáciles de seguir.

Por ejemplo, al antiguo precepto de “No matarás”, agregó el insulto, la ira, la agresión, el desprecio, el resentimiento contra alguien.  Si esto es así, debemos preguntarnos cuando vamos a Misa y a comulgar si hemos perdonado realmente a los que nos han hecho daño; si hemos pedido perdón a quien hemos ofendido; si todavía tenemos resentimientos contra los demás.  En el Rito de la Paz ¿nos damos “fraternalmente” la Paz?  Porque ese gesto de la Paz no es un saludo banal, sino algo muy exigente:  significa que no tenemos nada contra nadie, que nuestro corazón está limpio de rencor, de resentimiento y que, por tanto, podemos comunicar la Paz que Cristo nos da.

Isabel Vidal de Tenreiro - Notitarde
Isabel Vidal de Tenreiro, columnista en Notitarde

El perdón es difícil, es cierto.  Es uno de esos preceptos exigentes que Jesucristo nos dejó.  Si nos cuesta, pidamos esa gracia al Espíritu Santo.  Esa gracia del perdón es de las cosas buenas que el Señor desea que le pidamos, para El dárnosla.

Otro perfeccionamiento a la Antigua Ley se refiere a que con el solo deseo, aunque no materialicemos un acto contra la Ley, ya la estamos infringiendo.  O sea que el solo deseo de algo no acorde con el amor a Dios y al prójimo, ya es una falta.  Por eso nos dice que el que habla contra alguien, sobre todo si es una calumnia, ya ha asesinado a ese hermano en su corazón.  Asimismo, el que haya mirado a alguien con deseo, aunque no materialice ese deseo, ya ha cometido adulterio en su corazón.

También el Señor habla en el Sermón de la Montaña contra el divorcio y a favor de la indisolubilidad del Matrimonio Cristiano.  No es lícito divorciarse y volverse a casar.  Y basado en esto la Iglesia no ha permitido, ni permite la recepción de la Comunión a los que se encuentran en esta situación irregular, pero sí los invita a asistir a la Santa Misa, a orar, e inclusive a hacer obras de caridad y a participar en algunas actividades de la Iglesia, invitándolos siempre a pedir la gracia de regularizar su situación.

Para aclarar muchos comentarios sobre cambios de disciplina en la Iglesia para los divorciados re-casados, acaba de hablar el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Gerhard Müller, quien afirmó que “la exhortación apostólica Amoris laetitia no contradice la enseñanza católica sobre el matrimonio ‘como una unión indisoluble entre un hombre y una mujer’, y por ello alentó a leer este documento en su conjunto para evitar confusiones” (Vat 1-2-17)

Juzgados estos exigentes preceptos del Señor con mera sabiduría humana, es imposible comprenderlos y cuesta mucho aceptarlos.  Pero si el cristiano se deja penetrar de la Sabiduría Divina, podrá ser verdaderamente feliz y prepararse para disfrutar lo que Dios nos tiene preparado, algo que no podemos ni imaginar.  Así lo describe San Pablo:  “ni el ojo lo ha visto, ni el oído lo ha escuchado, ni la mente del hombre pudo siquiera haberlo imaginado”. (1 Cor 2, 9)

En vez de pensar que los preceptos del Señor son imposibles de cumplir o demasiado difíciles, es preferible orar con las palabras del Salmo 118:  “Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes y yo lo seguiré con cuidado.  Enséñame, Señor, a cumplir tu Voluntad  y a guardarla de todo corazón” .  Amén.

www.buenanueva.net

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.