Conoce la historia de Carlos Kaiser, el mejor jugador no jugador

El brasileño es considerado el máximo estafador de la historia del fútbol.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Notitarde.- Carlos Kaiser, el mejor jugador no jugador. ¿Cómo es posible esto? Quédate leyendo y conoce la historia del máximo estafador del mundo.

Carlos Henrique Raposo, apodado “Kaiser” debido a su similitud con Beckenbauer nació con un don y no precisamente con el balón.

Sabía llevarse bien con quien tenía que llevarse bien.

De discotecas a estadios

“Kaiser” se juntaba con futbolistas en los clubes y les convencía de que debían incluirlo en sus próximos fichajes.

Entre ellos resaltaban Bebeto, Ricardo Rocha, Romario, entre otros. Así comenzó su engaño.

 

 

Primer contrato

Su primer contrato profesional fue en 1986, con Botafogo. Todo, gracias a Mauricio, futbolista amigo de su infancia.

El registro total de Raposo fue de ¡Cero partidos! Según él mismo: “Hacía algún movimiento raro en el entrenamiento, me tocaba el muslo, y me quedaba 20 días en el departamento médico”.

Como en ese tiempo no existía la resonancia magnética, era fácil hacer estos engaños.

Artista del engaño

Además, afirman en el Flamengo que llegaba a algunos entrenamientos con un enorme teléfono móvil –que entonces significaba gran status social-.

De esta forma hacía como que hablaba en inglés, afirmando que eran clubes europeos interesados en su fichaje.

Posteriormente, se descubrió que el teléfono era un juguete.

Aliado de la prensa

En aquel entonces no había redes sociales y la información no era tan accesible, por eso la prensa manejaba todo lo que se sabía.

Carlos Kaiser, el mejor jugador no jugador se hizo amigo de la prensa… les regalaba camisetas y entradas, además de alguna que otra información interna.

De esa forma se los ganó, y estos le beneficiaban a cambio.

Se internacionalizó

Al año siguiente, no contento con engañar en Brasil, se marchó Al Puebla de México. Unos meses, cero minutos, y rumbo a Estados Unidos.

Káiser explica que «firmaba el contrato de riesgo, el más corto, normalmente de unos meses. Recibía las primas del contrato, y me quedaba allí durante ese periodo«.

En 1989 regresa a Brasil. Al Bangú. Y ahí vivirá una de las anécdotas que mejor le definen:

Desbordado por la situación, su entrenador decidió convocarlo. En la segunda mitad le manda hacer ejercicios de calentamiento, y Henrique, ante la posibilidad de saltar al terreno de juego, se las ingenia: se pelea con un aficionado del equipo rival en la banda, y es expulsado.

Cuando todos llegan al vestuario, antes de que su entrenador, enfurecido, pudiera abroncarle, se dirige a él y le cuenta:

«Dios me dio un padre y después me lo quitó. Ahora que Dios me ha dado un segundo padre –refiriéndose al técnico- no dejaré que ningún hincha le insulte«. El entrenador le dio un beso en la frente, y le renovó por seis meses más.

 

carlos kaiser, el mejor jugador no jugador
Carlos Kaiser, el mejor jugador no jugador./ Foto: CNN.

 

También en Europa

Tras otro fugaz paso por Palmeiras y Guaraní, Henrique, mediante otro amigo, recala en el Ajaccio francés como una estrella.

Sin embargo, la presentación que le había preparado el club sorprendió al futbolista.

Raposo se encontró con un estadio lleno de hinchas que esperaban verlo dominar el balón.

A la postre, se las ingenió y empezó a lanzar los balones para regalarlos al público.

«Salté al campo, y comencé a coger todos esos balones y patearlos hacia los aficionados. Al mismo tiempo saludaba y me besaba el escudo. Los aficionados enloquecieron. Y en el césped ya no quedaba ni un balón«, contó.

Aunque asegura Henrique que fue ahí, en el Ajaccio, donde sí jugó de verdad.

Nunca más de 20 minutos por partido, pocas veces en cada temporada en la que estuvo en el campeonato francés. Y de ahí, con 39 años, colgó las botas.

Y de esa forma, se convirtió en Carlos Kaiser, el mejor jugador no jugador. Aunque “máximo estafador le queda mejor”.

Tuvo una carrera de más de 20 años sin saber siquiera saber pasar un balón. El brasileño, tras su retiro confesó que solo fue un estafador.

Actualmente se encuentra laborando como entrenador personal.

Lee también:¡Mira quienes son! De recogepelotas a futbolistas profesionales

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.