Ciudadano Gobernador

"Nos acercamos al riesgo cierto de una explosión social de impredecibles consecuencias. La población no aguanta más esta situación, que no tiene precedentes en la historia republicana..."

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Estimado Sr. Gobernador de Carabobo, le escribo esta carta pública movido por la preocupación y los peligrosos indicios que me hacen pensar que nos acercamos al riesgo cierto de una explosión social de impredecibles consecuencias. La población no aguanta más esta situación, que no tiene precedentes en la historia republicana.

Ruben Limas - notitarde
Rubén Limas Telles

Las ideas políticas que defiendo no tienen como requisito la desaparición física de quienes no las comparten, no soy extremista. Creo que es la tolerancia la madre de las virtudes cívicas y la guía más adecuada para ejercer la vida pública. Hoy, los carabobeños enfrentan el hambre, el altísimo costo de la vida, la represión y la violencia; el remedio contra esos males no es, ni será, el que nos matemos. La solución es apelar a la negociación transparente y pública, en el marco de la constitución y profundamente conectada con los anhelos de la ciudadanía.

¡No pague los platos rotos de este régimen en franca decadencia!  Le voy a hacer un planteamiento que, de concretarse, nos pondría en sintonía con las grandes mayorías y a la vez nos convertirían en seres despreciables para los radicales de ambos bandos. Primero,  Celebremos una reunión pública, frente a los medios de comunicación, en la cual pueda explicarle los aspectos esenciales del Estatuto de la Transición y la Ley de Amnistía elaborada por la Asamblea Nacional. Segundo,  colaboremos decididamente en la restitución de la vigencia de la constitución de 1999. Llamemos al Cese de la Usurpación, la conformación de un gobierno nacional de transición y la celebración de elecciones libres para tener un nuevo presidente legítimo. Tercero, aprovechemos toda la infraestructura pública hospitalaria dependiente de la gobernación para colaborar con la Cruz Roja Internacional y la Iglesia Católica para que los carabobeños tengan acceso a la imprescindible ayuda humanitaria.

La inacción puede ser peligrosa. No actuar frente tantas necesidades, frente a tanto sufrimiento popular puede conducirnos a escenarios de violencia incontenibles que amenazarían la vida, la propiedad y la integridad de todos los ciudadanos. El hambre y la desesperación son explosivos muy potentes, cualquier chispa puede desencadenar una reacción más que obvia.

Sé que mi propuesta no es sencilla de asumir, pero ¿Cuál es la alternativa? ¿Insistir tercamente en culpar de los apagones al imperialismo?, ¿Negar la crisis?, ¿Decir que no existe la hiperinflación?, ¿Desconocer la innegable realidad de una hacienda pública regional y municipal en Carabobo agotada? Ya  ni siquiera puede pagar sueldos y salarios decentes al personal dependiente. El camino que le propongo no está exento de riesgos, de conflictos, de escenarios difíciles, pero es en estos momentos en que los verdaderos estadistas demuestran la madera de la que están hechos. Es momento de dejar atrás nuestras diferencias y asumir que el actual estatus quo es insostenible en el tiempo, que el cambio político es una necesidad, que gobernar implica un acto de responsabilidad frente al pueblo.

No me queda más que recordarle un pensamiento de Nelson Mandela, «El escenario de lucha lo elige el opresor, no el oprimido». Le pido, en nombre de todos los hombres, mujeres y niños carabobeños, que pueda elegir bien entre la salida pacífica y la violencia.

@rubenlimas

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.