Superliga Europea: Crónica de una muerte anunciada

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, indicó que desaprueba la creación de la Superliga porque significaría "una ruptura con las ligas, las federaciones, la UEFA y la FIFA"

Crónica de una muerte anunciada- Notitarde
La competición que parecía disputarse más pronto que tarde se desplomó en unas horas de su anuncio. Foto: Agencia.

Deportes.- Tras el anuncio de la Superliga Europea, la estabilidad del balompié del viejo continente comenzó a tambalear notablemente.

Equipos italianos también tiran la toalla en la Superliga

Los tres clubes italianos se mantienen firmes en su opinión de que el fútbol necesita ser remodelado para adecuarlo a las necesidades de la nueva época

La Superliga propone una competición de clubes europeos, independiente de las ligas nacionales o las competiciones europeas impulsadas por la UEFA.

Aunque la idea en un principio se percibía como innovadora, al conocerse más detalles de su modalidad de competencias; tanto los fanáticos como personalidades ligadas al futbol europeo expresaron su desacuerdo.

Por lo que, la competición que parecía disputarse más pronto que tarde se desplomó en unas horas de su anuncio.

Crónica de una muerte anunciada

Después de la salida de los seis equipos ingleses que habrían sido los fundadores de la competición; seguida de las decisiones de no participar de los equipos de Milán y el Atlético de Madrid; Florentino Pérez (primer presidente) y Andrea Agnelli (segundo presidente) se quedan solos con una iniciativa que pretendía ser una revolución para el deporte.

Pero, ¿de dónde surgió la idea? la Superliga Europea, la situación pandemia y las pérdidas económicas fueron los factores principales para impulsar el proyecto de una competición de fútbol cerrada.

Aunque, el también presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, expresó su preocupación el día lunes en el programa “El Chiringuito de Jugones”; sobre cómo se maneja el dinero en la asociación principal del fútbol europeo, la UEFA.

“Yo sé lo que gana LeBron James y no sé lo que gana el presidente de la UEFA por poner un ejemplo» destacó.

«Yo creo en la transparencia, nosotros nos hemos rebajado el sueldo en el Real Madrid y en mi empresa porque ha habido una pandemia. Yo no creo que se los hayan bajado en la liga (española) o en la UEFA” agregó.

El formato

En un principio, los equipos participantes de la Superliga eran los fundadores: Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Juventus, Inter de Milán; AC Milán, Manchester United, Manchester City, Liverpool; Chelsea, Arsenal y Tottenham.

Según informaciones, se esperaba que tres equipos más confirmaran su ingreso como fundadores para llegar a 15 clubes.

La competencia iba a invitar anualmente a cinco equipos más para contar con 20 conjuntos y cada uno recibiría cerca de 400 millones de euros solo por participar.

La inyección económica sería, en principio, para los equipos afectados por la pandemia de la Covid-19.

Cabe destacar que, el Bayern Múnich obtuvo 115 millones de euros por ganar la edición 2019-2020 de la UEFA Champions League.

Amenazas organizacionales

Ante la posible pérdida económica de la UEFA y de la FIFA frente a un campeonato cerrado como la Superliga al estilo de la NBA o de la NFL; los presidentes de ambas federaciones expresaron su descontento.

«Todos estamos en contra de este movimiento. Todos aquellos futbolistas que jueguen en esa competición, no lo podrán hacer con su selección. Todas las confederaciones están de acuerdo con eso», dijo Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA.

Por su parte, Gianni Infantino, presidente de la FIFA, indicó que desaprueba la creación de la Superliga porque significaría «una ruptura con las ligas, las federaciones, la UEFA y la FIFA».

«Si algunos eligen seguir su propio camino, entonces deben vivir con las consecuencias de su decisión. Ellos son responsables de su elección. Esto significa que o estás dentro o estás fuera. No puedes estar a medias o a la mitad», aseveró.

Reforma

El comunicado de la Superliga Europea indica que siguen convencidos de que se debe “terminar con el status quo” y que el fútbol europeo debe cambiar.

«A pesar de la anunciada salida de los clubes ingleses, obligados a tomar tales decisiones debido a la presión ejercida sobre ellos; estamos convencidos de que nuestra propuesta está totalmente alineada con la legislación y normativa europea (…) Dadas las circunstancias actuales; reconsideraremos los pasos más adecuados para reformar el proyecto”, señala el comunicado de una Superliga que tendrá que esperar un tiempo más en caso de realizarse.