El coléra es una pandemia que sigue matando a más de 20.000 personas

A principios del 2011 se notificaron casi trescientos casos en Venezuela.

Coléra-Notitarde
Durante el siglo XIX se produjeron 6 grandes pandemias de cólera en el mundo. Foto: Agencia

Curiosidades.- El coléra es una pandemia que sigue matando a más de 20.000 personas. Según la Organización Mundial de la Salud. 

Se conoce, que a lo largo de la historia cada época ha tenido su pandemia. Exactamente desde la Antigüedad y hasta el siglo XVII, la enfermedad más mortífera era la peste negra.

Durante el siglo XVIII lo fue la viruela, el siglo XX vivió la gripe, el SIDA y el Ébola y durante el siglo actual parece que la Covid-19 será nuestra gran pandemia, aunque todavía queda mucho tiempo.

En el siglo XIX existió una enfermedad que mató a 10 millones de personas en todo el mundo y que sigue matando a 20.000 personas al año: El Cólera.

Esta es la historia de una pandemia que casi mató a la mitad de la población de la ciudad de La Coruña y a más de 200.000 personas en toda España.

El coléra

Hombres con tapabocas en la Caruña para evitar el contagio de la epidemia. Foto: Agencia

Es una enfermedad intestinal aguda provocada por una bacteria, que produce una gran diarrea que lleva rápidamente a la muerte debido a la deshidratación del organismo.

La primera referencia documentada en la historia occidental de la existencia de cólera se puede encontrar poco después de la llegada, en el año 1498 de Vasco de Gama a Calicut, ciudad del Sur de la India, más conocida como la “Ciudad de las Especias”.

«fase de emergencia total» ante el Cólera en Yemen. Foto: Agencia

Durante el siglo XIX se produjeron 6 grandes pandemias de cólera en el mundo.

Asimismo, la segunda de ellas se origina en China en 1826, atraviesa Rusia, alcanza Europa y cruza el Atlántico llegando a América por primera vez.

A España llegaría en 1833 a través del Puerto de Vigo, lo que originó la creación del lazareto marítimo de San Simón, en 1842; para poder realizar la cuarentena a los buques a su llegada a puerto; así como el cuidado de los enfermos desahuciados.

La tercera pandemia tuvo su origen en la India en 1852, llegando a afectar a China, Japón y en Europa tan solo a España.

A través del Océano Pacífico llegó a América y de ahí a Europa. En 1853 el Puerto de Vigo volvía a ser la puerta de entrada de la enfermedad.

El 19 de noviembre, el navío de guerra Isabel La Católica fondeaba en la Ría de Vigo y su tripulación pasaba la cuarentena en el lazareto de San Simón. De poco valió la medida. En poco tiempo, el cólera se propagó con rapidez por toda España.

Tumbas para los fallecidos del Cólera. Foto: Agencia

Pero la ciudad más afectada del país (tras Badajoz) fue La Coruña. El 6 de mayo de 1854, la fragata Abella estaba fondeada en el puerto herculino.

Su destino era La Habana, a donde conduciría a más de un centenar de colonos procedentes de toda Galicia. Ese día, uno de los colonos enfermaba a bordo y fallecía.

Poco después morían en el barco cuatro colonos más, por lo que se decidió enviar el buque al lazareto de San Simón, para que pasara allí la cuarentena. Llegaba a Vigo el 9 de mayo de 1854 y parecía que la enfermedad estaba controlada en la ciudad.

La enfermedad llegó a provocar 300 muertos diarios en la ciudad. Hay discrepancia con las cifras totales pero algunas fuentes afirman que, a consecuencia de la pandemia, fallecieron 6.000 personas, casi la mitad de la población de La Coruña en aquella época.

Peste negra, la pandemia más devastadora en la historia

Peste negra, la pandemia más devastadora en la historia. Este brote representa hasta la actualidad

Los datos oficiales en España hablan de 829.189 contagiados y de 236.744 muertos, lo que supone una mortalidad de casi el 30% de los infectados y el fallecimiento de un 1,5% de toda la población española. Además, la tasa de mortalidad media de la época se elevó un 50% durante la pandemia.

Es por ello, que se considera que el cólera es un indicador del grado de desarrollo social de un país, al estar directamente relacionado con el agua potable y los saneamientos al alcance la población.

Inició del Cólera en Venezuela

Cabe destacar, que La Gaceta de Barquisimeto, publicó en 1849, un trabajo con el nombre de Instrucción Popular, que había circulado en 1832; indicando medidas preventivas de higiene pública y otras recomendaciones para el caso de que la enfermedad llegara a Venezuela.

El folleto había sido preparado por el Dr. José María Vargas con informaciones suministradas por el cónsul inglés Ker Porter.

Por tal motivo, la tercera pandemia del cólera llegó por primera vez a Venezuela el 19 de Septiembre de 1854 (al respecto; constituye referencia obligada del milagro de la Divina Pastora, en Barquisimeto)

6 desapareciendo en 1857, después de haber causado gran mortalidad debido a las precarias condiciones socio-sanitarias del país.

A finales del siglo XX la enfermedad reapareció en Perú, se expandió a casi todo el continente americano y se considera que forma parte de la séptima pandemia.

En el año 2010 se identificó en la República de Haití  y a principios del 2011 se notificaron casi trescientos casos en Venezuela.

Brote, contagiando en Haití. Foto: Agencia

Los casos venezolanos constituyeron un brote epidémico de diarrea del viajero adquirida en República Dominicana y fue controlado por las autoridades sanitarias venezolanas.

Actualmente, Médicos venezolanos alertan sobre la contaminación del agua en Venezuela y la posibilidad de enfermedades infecciosas como el cólera, que en un país con hospitales sin este vital liquído; sin insumos y equipos médicos agravaría la ya precaria salud de muchos de sus habitantes.

“El gran alerta que tenemos y es grave, que no suena mucho, es la contaminación del agua a nivel nacional y lo que pudiera venir: hasta la posibilidad de que aparezcan brotes de cólera” expresó el vicepresidente de la Asociación Médica Venezolano-Americana (VAMA), Rafael Gottenger

Posible tratamiento

El tratamiento del cólera no es complicado; los líquidos y electrolitos perdidos en las heces y en los vómitos deben ser reemplazados mediante la rehidratación, que debe ser oral o parenteral.

Los pacientes deshidratados que pueden sentarse y beber, deben recibir soluciones de sales de rehidratación oral (SRO) de inmediato; evaluando los líquidos perdidos y la cantidad a administrarse.

Por otra parte, a los que vomitan deben suministrárseles sorbos de líquido, pequeños y frecuentes de SRO o a través de una sonda nasogástrica. La SRO será preparada con agua segura (agua hervida o tratada con cloro).