Enfermera crea la manita para dar consuelo a pacientes con Covid

Está idea surgió por Lidiane Melo , de 36 años. Quien pasaba momentos de desesperación en el hospital

Genera consuelo psicológico y ayuda a calmar a los pacientes. Foto: Agencia

Salud.- Enfermera crea la manita para dar consuelo a pacientes con Covid. Está idea surgió en un momento de desesperación por Lidiane Melo , de 36 años.

Acnur exige garantizar acceso a vacunas contra el Covid-19 para refugiados

El 85 % de los refugiados en el mundo viven en países en vías de desarrollo, lo que dificulta su inmunización

 

En un turno tenso el año pasados, lleno de pacientes que ingresaron a la sala de emergencias de un hospital en Ilha do Governador, en la Zona Norte de Río.

 “Su mano estaba muy fría. Lo envolví en algodón ortopédico y venda, que es una práctica prevista en enfermería, pero no funcionó. La circulación no mejoró. Pensé en mojarle la mano con agua tibia, pero debido al riesgo de contaminación, la idea no fue buena. Pensé un poco más y metí el agua tibia dentro de los guantes quirúrgicos y se lo envolví en la mano”, recuerda Melo.

Asimismo, funcionó y, en tres minutos, mejoró la llamada perfusión del paciente, que es el suministro de sangre a los tejidos del cuerpo. Midió la saturación de oxígeno y remitió el tratamiento.

Exactamente, la historia tiene un año, sin embargo el 14 de este mes que, en su casa, encontró la foto perdida en su celular y decidió publicarla y se hizo viral en las plataformas digitales.

Enfermera crea la «manita»

Enfermara - Notitarde
Genera consuelo psicológico y ayuda a calmar a los pacientes. Foto: Agencia

«Hice este guante con agua caliente para mejorar la perfusión de mi paciente y ver mejor la saturación, y espero que sienta que alguien la está sosteniendo de la mano», contó en el pie de foto de la imagen que rápidamente se volvió viral.

Entre los elogios y agradecimientos por su dedicación, Lidiane vio la imagen de su gesto terminar en otros países y fue comentada por celebridades y personalidades.

Además, no solo la mejora de la circulación sanguínea en las extremidades del cuerpo. Genera consuelo psicológico y ayuda a calmar a los pacientes.

“Me apasiona mucho lo que hago. Es agotador, a veces desesperado perder 20 pacientes en un turno de 12 horas, pero no sé cómo hacer nada más. El día que no hay que sensibilizarme ni llorar con el dolor del otro, dejo de trabajar en el acto ”, expresó la enfermera.