¡Inigualable! prepara un esponjoso cheesecake Japonés

Mientras cortas cada bocado, podrás escuchar lo jugoso y esponjoso de este increíble postre

cheesecake Japonés-Notitarde
La textura de este postre, es espectacular. Foto: Agencia.

Bon Appétit.- ¡Inigualable! prepara un esponjoso cheesecake Japonés. Este tipo de torta, cautivará tu paladar.

¿Quieres merendar? Prepara unos deliciosos suspiros

Su textura, sabor y simplicidad en general, lo hacen la receta favorita de muchos

Aunque este tipo de postre, parece demasiado sencillo a simple vista, impresiona con su textura y sabor característico.

Mientras cortas cada bocado, podrás escuchar lo jugoso y esponjoso de este increíble postre.

cheesecake Japonés

Ingredientes

  • 250 gramos de queso crema
  • ½ taza de leche entera de vaca
  • 50 gramos de mantequilla
  • 6 huevos
  • 60 gramos de harina de trigo
  • 20 gramos de Maizena
  • ¾ de taza de azúcar
  • ½ limón
  • Una cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 1 pizca de sal

Preparación

  1. Enharina y engrasa un molde redondo para hornear el cheesecake; luego, precalienta el horno a 170°C.
  2. Seguidamente, debes tamizar  la harina y la fécula de maíz.
  3. Separa las yemas de las claras de todos los huevos, reserva.
  4. Después de esto calienta a baño María el queso, la leche y la mantequilla. Deja enfriar la mezcla.
  5. Bate aparte las yemas de los huevos con el jugo de limón, la ralladura y la vainilla.
  6. Agrega la harina y la fécula de maíz a la mezcla de queso; añade las yemas a la mezcla completamente fría.
  7. Mezcla muy bien y si es necesario utiliza un colador para eliminar los grumos.
  8. Al mismo tiempo, prepara aparte las claras de huevo a punto de nieve.
  9. Mezcla e integra la pizca de sal y el azúcar poco a poco, en forma de lluvia. Continúa batiendo hasta que se formen picos.
  10. Integra con calma y  movimientos envolventes el merengue con las yemas de huevo.
  11. Hornea la mezcla a baño María por una hora; y luego de ese tiempo, deja enfriar la torta dentro del horno; este paso es importante para que no pierda su esponjosidad.