11 de septiembre de 2001: Día en que el mundo cambió para siempre

El mundo perdió la tranquilidad tras los hechos ocurridos aquel 11 de septiembre

11 de septiembre de 2001- Notitarde
El corazón de Nueva York había sido herido con un certero ataque. Foto: Agencia.

Internacional.- La mañana del 11 de septiembre de 2001 marcó un hito en historia contemporánea de la humanidad. Se venía a pique uno de los íconos de la cultura estadounidense.

(Lea también: Acnur y OIM apoyan plan de Ecuador para integrar a venezolanos)

El corazón de Nueva York había sido herido con un certero ataque y, mientras el mundo veía en vivo la caída de las Torres Gemelas, Estados Unidos decidía el inicio de una guerra que construiría un nuevo orden internacional.

Esa misma noche, el presidente George W. Bush prometió castigar a los culpables y de inmediato lanzó una cruzada contra lo que el denominó el terrorismo internacional.

Hubo actos de guerra, nuestro país debe estar unido para tener una mayor determinación para solucionarlos. La libertad y la democracia están siendo atacadas. George W. Bush

Un nuevo discurso con una impronta muy clara: la lucha contra el terrorismo. Desde ese momento, el mundo no volvió a ser el mismo, cuenta Arlene Tickner, internacionalista de la Universidad del Rosario.

11 de septiembre de 2001

“Creo que cambió de muchas maneras, pero el sentido más obvio fue el fenómeno del terrorismo, sobre todo el islámico. Adquirió una prevalencia en la agenda internacional que no había tenido anteriormente y esa prevalencia también dio lugar a nuevos intentos de intervención y otros aliados”, dice Tickner.

Sin titubear, las grandes potencias de occidente se sumaron a la cruzada. Pese al duro golpe, Estados Unidos quiso enviar un mensaje de liderazgo mundial, señala Florent Frasson, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana.

“Estados Unidos estaba en un momento de introspección de saber si quería o no seguir promoviendo el orden liberal que había promovido con mucha ansia en los años 90, y algunos de los halcones seguramente habían visto en los atentados del 11S una oportunidad para demostrarle al mundo que seguían siendo los líderes, los policías del mundo”, dice Frasson.

Esa necesidad de no perder el liderazgo mundial fue la semilla de años de guerra en el Oriente Medio, que generaría un desgaste en las tropas estadounidenses. La poderosa nación del norte abrió dos frentes de guerra en este tiempo, Afganistán e Irak, y se propuso reestructurar el orden internacional a partir de su enorme poder bélico, pero a la larga el daño estaba hecho.

“Los comentarios que hizo Osama bin Laden después de los atentados no dejaban duda, el objetivo de estos actos terroristas era efectivamente polarizar a la sociedad estadounidense y, por extensión, la sociedad occidental y europea. Más allá de dar cuerpo y vida a este enfrentamiento de civilizaciones, 20 años después podemos ver que en los países europeos, en la mayoría de los aliados americanos, la polarización política es la que domina”, asegura el analista.

Pero no solo los efectos políticos fueron visibles, la cotidianidad también se transformó bajo el concepto de seguridad.

NC: ¿Definitivamente, el mundo cambio después de estos atentados?

“Sí, el mundo cambió y la vida de las personas también cambió. La cantidad de medidas que tenemos a partir del 11 de septiembre no las teníamos y no es un asunto de seguridad, sino es un asunto de vida cotidiana. Por ejemplo, un aeropuerto no es igual antes del 11S, todas esas medidas de seguridad en las terminales de transportes en muchos países se deben a eso, pero también la supervigilancia que vivimos ahora, la cantidad de cámaras de seguridad que vemos en una ciudad”, explica el profesor de Ciencias Políticas.

El mundo perdió la tranquilidad porque detrás del 11S vinieron nuevos ataques y un enfrentamiento entre el radicalismo islámico y occidente que aún no se resuelve.

 

Sigue la información minuto a minuto en nuestro TelegramInstagramFacebook Twitter ¡La noticia en tus manos!