¡Alarmante! Ataúd en la calle por saturación de cementerios en Bolivia

En puerta del Cementerio General cochabambino, familias esperaban con sus ataúdes para ser atendidas

Ataúd en la calle-Notitarde
Grupos familiares no quieren regresar a casa con el ataúd, porque los vecinos los amenazan con apedrearlos si no lo entierran. Foto: Agencia.

Bolivia.- ¡Alarmante! Ataúd en la calle por saturación de cementerios en Bolivia. El hecho se registró este sábado en la ciudad de Cochabamba del país suramericano.

Residentes de la localidad, colocaron en medio de una calle una carretilla con un ataúd encima envuelto en bolsas; esto con la finalidad de  llamar la atención de las autoridades.

Encuentran muerto a Fabián Gutiérrez, exsecretario de Cristina Kirchner

Jóvenes entre 19 y 23 años estarían involucrados en el hecho

Esto debido a que las familias deben esperar desde siete días con un fallecido por COVID-19, para poder enterrarlo o cremarlo.

Sobre el féretro se colocaron flores y un cartel blanco que dice «Que En Paz Descanse (Q.E.P.D.) siete días, muerto por COVID-19».

Ataúd en la calle

Asimismo, la carretilla está delimitada con una cinta roja, para evitar que las personas se acerquen.

Trascendió que la familia del fallecido, ya no puede tener el ataúd en su casa por miedo a contraer la enfermedad.

Estos al no encontrar un espacio para su entierro o cremación, debido al colapso del cementerio y crematorio de la ciudad; optaron por  sacar el féretro a la calle en señal de protesta y para que se les otorgue una solución.

Por su parte, una de las residentes de la zona, según reportes de Efe, comentó que en la localidad, hay cinco fallecidos en la misma situación.

Expresó que los familiares de las víctimas del covid-19 en la zona, se encuentran desesperadas.

Según reportes de Efe, situaciones como esta se repiten desde hace días en la ciudad, donde en puerta del Cementerio General cochabambino, familias esperaban con sus ataúdes para ser atendidas.

Se conoció que algunos grupos familiares no quieren regresar a casa con el ataúd, debido a que los vecinos los amenazan con apedrearlos si no lo entierran, por temor a ser contagiados.