Cuerpo de joven venezolana es arrojado a una alcantarilla en Bogotá

Rubén Darío Guzmán, confesó que le disparó a Lizbeth Araque Maldonado con un arma de fuego tras enterarse de que estaba casada

Cuerpo-Notitarde
Luego de matarla, el hombre llevó su cuerpo al barrio Garcés Navas; media hora a pie de su vivienda. Foto: Agencia

Internacional.- Cuerpo de joven venezolana es arrojado a una alcantarilla en Bogotá. Lizbeth Araque Maldonado, tenía 21 años de edad.

Buscan a una niña desaparecida en basurero donde trabajaba

Los socorristas continuaban buscando a una niña de 12 años enterrada desde hace casi dos días bajo la basura tras un derrumbe en un enorme vertedero en el oeste de la India

Informan los medios colombianos, que vivía en Bogotá, Colombia, y fue asesinada y arrojada a una alcantarilla, presuntamente por celos.

Hace aproximadamente un año, Rubén Darío Guzmán, un reciclador de Engativá, conoció a la víctima del suceso que vendía café en barrios de esa localidad y tenía una hija de 1 año que siempre la acompañaba, reseña el diario colombiano El Tiempo

Indican, que el hombre coincidió con ella un varias de veces en sus recorridos por las calles de esta zona y entablaron una amistad.

Según los relatos, contados por Guzmán a las autoridades, comenzaron una relación sentimental.

Cuerpo de joven venezolana

Se conoce, que el hombre contrató a la victima, los lunes, martes y jueves para que lo ayudara a clasificar el material de reciclaje y le pagaba entre 30.000 y 40.000 pesos

También, en ocasiones, le permitía que se llevara algunas cosas que podría usar en su casa. No obstante, todo esto cambió el 18 de agosto.

Días antes, Darío Guzmán había ido por primera vez a la casa de la criolla, ubicada en Suba La Toscana, a llevarle un comedor que le iba a regalar.

Allí se dio cuenta de que ella estaba soltera, que tenía un matrimonio. El martes 18 de agosto, la mujer y su hija volvieron a donde Rubén.

Por tal motivo, él le reclamó por qué no le había dicho nada de su esposo, y ella le respondió que si no le parecía; con gusto se iba.

Así lo reveló el propio homicida, quien, en audiencia ante un juez de control de garantías, reconoció que tras la respuesta de la mujer su reacción fue dispararle con un arma de fuego. Y luego desapareció el cuerpo.

Luego de matarla, el hombre llevó su cuerpo al barrio Garcés Navas; media hora a pie de su vivienda.

En ese punto decidió arrojar el cadáver en una alcantarilla ubicada en la carrera 104 con calle 65C. Según la información del portal El Tiempo Colombia.