El príncipe Felipe visitó Venezuela en 1962 piloteando su avión

Al día siguiente de su visita rindió un homenaje con ofrenda floral en el Campo de la Batalla de Carabobo

Príncipe Felipe visitó Venezuela – Notitarde
Foto: El Estímulo

Internacional.-  Tras iniciar una extensa gira por varios países suramericanos, el príncipe Felipe visitó Venezuela en el año de 1962, para ese entonces Rómulo Betancourt era el presidente de la República.

Familia Real despide al duque de Edimburgo (Imágenes)

Estuvo presenta la reina Isabel II, acompañada de los miembros más cercanos de la familia real británica

El esposo de la reina Isabel II arribó a nuestro país el 9 de febrero de 1962, en aquella ocasión aprovechó el viaje para el mismo pilotear el avión The Dark Herald.

A su llegada a la ciudad de Caracas, el príncipe es recibido en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía por el ministro de Relaciones Exteriores de la época, Marcos Falcón Briceño; el ministro de la Defensa, Antonio Briceño Linares y el Alto Mando Militar.

En el Palacio de Miraflores lo recibió el presidente Rómulo Betancourt, con quien se reunió en el Salón Sol del Perú. Posteriormente visitó la Casa Natal del Libertador y la sede del Instituto Británico.

A las 7:30 de la noche del viernes 9 de febrero, con rigurosidad inglesa, el príncipe llegó a la Plaza Bolívar. Como amante de la naturaleza, se interesó por los árboles que la circundan antes de entrar a la Casa Amarilla, sede de la Cancillería venezolana donde lo agasajaron con un banquete en su honor por el presidente Rómulo Betancourt y la Primera Dama, Carmen Valverde de Betancourt quienes lo recibieron en el hall de entrada.

Príncipe Felipe visitó Venezuela

Príncipe Felipe visitó Venezuela – Notitarde

Todo el gabinete ministerial, representantes del Poder Legislativo y Judicial, así como personalidades del mundo empresarial y de la sociedad se dieron cita en el patio central de la Cancillería para saludar y observar de cerca de un miembro, de hecho y derecho, de la realeza británica, ocasión poco frecuente en el mundo social caraqueño.

A la salida de la Casa Amarilla, los árboles centenarios de la Plaza Bolívar volvieron a ser motivo de interés del príncipe. Si el encuentro hubiese sido de día, también le hubiera llamado la atención la colonia de ardillas y perezas; dueñas y señoras de los árboles, y que hoy parece que no queda ni una.

Al día siguiente de su visita, rindió un homenaje con ofrenda floral en el Campo de la Batalla de Carabobo.