En qué consiste el proyecto de ley que atenta contra derechos indígenas en Brasil

Uno de los puntos más controvertidos es el que establece que las tierras indígenas son aquellas ocupadas por los pueblos tradicionales el 5 de octubre de 1988

En qué consiste el proyecto de ley- Notitarde
La Policía reprimió la semana pasada con gas lacrimógeno y pelotas de goma una de las manifestaciones frente al Congreso Nacional. Foto: Agencia.

Internacional.-Un polémico proyecto de ley que altera las reglas para demarcar las tierras de los pueblos indígenas; y amenaza a los grupos aislados ha movilizado hasta Brasilia a casi 900 nativos de diferentes lugares del país que protestan por conservar sus derechos.

Indígenas protestan en Brasilia contra la ley de tierras

Manifestantes indígenas se colocaron el miércoles alrededor de un altavoz gigante para escuchar los procedimientos de la comisión legislativa

La Policía reprimió la semana pasada con gas lacrimógeno y pelotas de goma una de las manifestaciones frente al Congreso Nacional; con un saldo de varios heridos, entre ellos, un policía alcanzado por una flecha.

Ese día la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) de la Cámara de los Diputados votaba el proyecto de ley 490 de 2007 –conocido como PL490–; pero la sesión fue cancelada tras lo ocurrido.

Al día siguiente la audiencia se retomó. Los indígenas, que llevan días acampados en la capital, se mantuvieron cerca de radios; televisiones e internet atentos a lo que ocurría en el CCJ.

Denuncian que no han sido consultados y que se está aprovechando el contexto de pandemia para sacar adelante la propuesta.

En un intenso debate, la diputada Joana Wapichana, primera diputada indígena en Brasil, y sus compañeros de oposición intentaron frenar el texto.

Coincidiendo con la dimisión del ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, la votación finalizó con 40 votos a favor y 21 en contra del PL490.

«Ha quedado evidenciada la necesidad de representación indígena en el Congreso, porque no tienen muchos aliados», explica a RT Ana Lúcia Pontes, coordinadora de la Asociación Brasileña de Salud Colectiva (Abrasco).

Impulsado por el agronegocio

El PL490 llevaba años estancada en la Cámara de Diputados, pero fue nuevamente impulsada por la «bancada ruralista»; como se conoce a los parlamentarios representantes de los grandes terratenientes y del agronegocio, y por el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

El ultraderechista considera «abusivo» que los indígenas –unos 900.000 en todo el país– posean el 14 % del territorio nacional; la gran parte en la Amazonía. «No se puede seguir así. En un 61 % de su territorio, Brasil no puede hacer nada», ha reiterado.

Entre 2019 y 2020, los dos primeros años del mandato de Bolsonaro, la deforestación aumentó un 48,3 % en áreas protegidas de la floresta amazónica.

Aunque al texto le queda todavía un largo recorrido, en el que deberá pasar por el plenario de la Cámara de Diputados y el Senado, son muchas las voces de alarma ante su posible aprobación.

Uno de los puntos más controvertidos es el que establece que las tierras indígenas son aquellas ocupadas por los pueblos tradicionales el 5 de octubre de 1988 –fecha de la promulgación de la Constitución; por lo tanto, se les exige una prueba de propiedad, que no se pide en la actualidad.

Ahora, la demarcación de los territorios la hace la Fundación Nacional del Indio (Funai), un órgano del Gobierno dedicado a la protección de estas comunidades; tras la apertura de un proceso administrativo y la creación de un grupo especializado.