Grupos paramilitares retienen a ciudadanos en Norte de Santander

Sujetos armados, reconocidos mantienen secuestrados a voceros del Comité de Unidad del Catatumbo

Grupos -notitarde
Colombia Informa señaló que esta situación se suma al reciente hecho de violencia contra campesinos movilizados. Foto: Agencia

Internacional.- Grupos paramilitares retienen contra su voluntad a voceros campesinos, defensores de derechos humanos y al gobernador del departamento de Norte de Santander, en el nororiente de Colombia; denunció la noche del lunes un organismo humanitario.

India confirma primera muerte por reacción a dosis de AstraZeneca

La India confirmó este martes la primera muerte a causa de una reacción adversa a la vacuna contra la covid-19; la única confirmada hasta ahora por las autoridades indias tras más de 250 millones de dosis administradas en casi cinco meses

El medio independiente Colombia Informa indicó en su cuenta de Twitter alrededor de la medianoche del lunes que la retención se prolongaba ya por más de 13 horas y que a los privados de la libertad no se les había permitido comer alimentos ni tomar agua.

De acuerdo con la denuncia hecha por el Comité de Integración Social del Catatumbo; sujetos armados, reconocidos por la comunidad como paramilitares de Sardinata, mantienen secuestrados a voceros del Comité de Unidad del Catatumbo; a integrantes de la organización Equipo Jurídico Pueblos y al gobernador Silvano Serrano.

Grupos paramilitares

«No se les ha permitido el ingreso de alimentos y agua, lo que se convierte en un trato cruel, inhumano y degradante proscrito por la normativa nacional e internacional”, denunció el Equipo Jurídico Pueblos.

Indicó que, mientras esto ocurre, agentes de la Policía Nacional que han permanecido dentro de la Escuela Las Mercedes 2 (lugar donde los han tenido encerrados) han podido ingresar y salir sin ningún tipo de restricción.

Colombia Informa señaló que esta situación se suma al reciente hecho de violencia contra campesinos movilizados; cuando seis sujetos armados los golpearon, robaron y dispararon al menos 150 veces, el sábado pasado.