Parlamento Europeo reclama elecciones “libres y creíbles” en Venezuela

Con 487 votos a favor, 119 en contra y 79 abstenciones

El Parlamento Europeo pide a Caracas que evite el empeoramiento de la crisis. Foto: Referencial.

Europa.- Parlamento Europeo reclama elecciones “libres y creíbles” en Venezuela. Los eurodiputados reiteraron su apoyo a Juan Guaidó.

En ese sentido, inciden en que el respeto de las instituciones y de los principios democráticos y la defensa del Estado de Derecho son esenciales para encontrar una solución a la crisis en Venezuela para beneficio de la población.

Por ello, reclaman «elecciones presidenciales y legislativas libres, transparentes y creíbles como la única manera de salir de la crisis».

Dejan sin efecto expulsión de la embajadora de la Unión Europea

Tanto Borrell como Arreaza acordaron promover contactos diplomáticos con el fin de mantener una cooperación sincera

En una resolución aprobada con 487 votos a favor, 119 en contra y 79 abstenciones, la Cámara insta a las autoridades a reconocer la emergencia humanitaria y evitar que se agrave tomando medidas políticas y económicas para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Parlamento Europeo

“La ya terrible crisis humanitaria, política, económica, institucional y social ha empeorado significativamente durante la pandemia”, afirma el comunicado.

Además detalla el texto, que la situación apunta a la escasez de medicamentos y alimentos; las violaciones masivas de los derechos humanos, la hiperinflación, la opresión política, la corrupción y la violencia.

“Todo ello está provocando el mayor desplazamiento de población conocido en la región, con alrededor de cinco millones de venezolanos fuera del país, una cifra que este año puede alcanzar los 6,5 millones”, agrega.

Sanciones

Los eurodiputados lamentaron las amenazas del presidente Nicolás Maduro de expulsar a la embajadora de la UE de Caracas, en respuesta a las sanciones impuestas a once altos cargos venezolanos.

En relación a eso, pidieron a todos los Estados miembros cumplir las sanciones de la UE sobre los funcionarios, entre las que destaca “impedir la entrada a sus territorios o el tránsito por ellos”.

De igual forma, plantean que la Unión y los Estados miembros recurran a la reciprocidad si vuelve a suceder.