La cruz derroto al vampiro

No soy un amplio conocedor de la simbología vampírica y tampoco soy un vocero calificado para hablar en nombre de las imágenes identitarias de la fe cristiana, pese a ello, el reciente estupor ciudadano en Valencia con la instalación de la “dracuseñal”.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Revisando algunos libros de historia, no logré encontrar ninguna referencia de Drácula con Valencia, pero si encontré mucho material sobre el vampirismo. Drácula, que en rumano significa “demonio”, es un personaje de terror nacido de la mente de Bram Stoker, escritor irlandés en 1897. Es un vampiro chupasangre, un símbolo de lo no muerto. El personaje está inspirado en un no menos terrorífico “Vlad el empalador”, un sádico príncipe de Valaquia al sur de Rumania del siglo XV, famoso por su crueldad y sed de sangre, empalaba a sus victimas atravesándolos con una estaca. Las características de Drácula son muy llamativas: su imagen no se refleja en los espejos dado que no tiene alma, huye del agua bendita, de la santa cruz, del ajo y las hostias.

Otro aspecto interesante de esta anticristiana historia, es que Vlad el empalador era un resentido del Imperio Otomano, ya que muy pequeño fue secuestrado por los turcos y, luego a su regreso a Rumania encontró que tanto su padre como su hermano habían sido asesinados, por lo cual tomo venganza convirtiéndose en un príncipe sanguinario empalador de sus víctimas.

No soy un amplio conocedor de la simbología vampírica y tampoco soy un vocero calificado para hablar en nombre de las imágenes identitarias de la fe cristiana, pese a ello, el reciente estupor ciudadano en Valencia con la instalación de la “dracuseñal”  me hace remitirme a lo más obvio: ¿Esa “obra” tiene un costo? ¿Ese dinero no podía usarse preferencialmente en el asfaltado de calles, en la dotación de los ambulatorios urbanos y rurales, o en el mantenimiento de las escuelas dependientes de la secretaría de educación? ¿Era tan importante colocar en ese lugar, al lado de la cruz, al símbolo de Drácula? ¿Acaso forma parte ese símbolo de la identidad de los valencianos?

De hecho, hoy el rechazo unánime a la estrafalaria “señal” es tan notorio que solo puedo pensar ¡que la cruz derrotó al vampiro!. Se esperaban aplausos, pero se produjo rechazo. Se encontró que siempre el bien derrota al mal, la luz siempre le pone fin a la oscuridad y en cada rincón de Carabobo la decencia ciudadana se impone contra el funcionario público, que prefiere gastar dinero en un “vampiro iluminado” en lugar de comprar una ambulancia para un centro de salud. La voz del pueblo se transforma con este episodio en una gran estaca al corazón del ego descontrolado de Drácula.

Ojala estos funcionarios públicos aprovechen la próxima procesión de la Virgen del Socorro, para pedirle perdón al pueblo carabobeño por el abandono de los servicios públicos, la destrucción institucional y su respaldo a la usurpación del poder en Venezuela. Además retiren esa “pavosa” imagen endemoniada, que significa el anti valor de la sangre derramada, del odio, el resentimiento y la anti cristiandad.  ¡Porque vaya usted a ver, imagen tan pavosa recorre la ciudad!

Queremos un Carabobo de principios, de valores, de prosperidad, desarrollo, de amor, tolerancia, en el cual lo más importante sea el ciudadano y sus problemas y, no el ego desmedido de quienes no ven el dolor de nuestra gente en las calles o en nuestros centros de salud del estado.

Rubén Limas

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.