Laura Antillano: Pandemia

679
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

 

 

Laura Antillano - Notitarde

Estos días nos  representan una situación única en su género, por inesperada y desconcertante. Reconocer  la gravedad del asunto no nos proporciona las pautas necesarias para  que la conducta a la cual estamos sujetos sea fácil de ser llevada a cabo, sencillamente aceptamos que es necesaria en función de la salud de todos, y eso debería ser suficiente para adaptarnos.

La gama de edades de los pobladores del mundo, que en este presente debemos  mantener la calma, es muy variada y con frecuencia sabemos, no es un problema generacional sino de muchos factores en  juego, que señalan diferencias habituales de conducta, y las circunstancias obligan a: aceptar la “encerrona” como medida sana  y sensata , sin titubeos….

Contamos, sin embargo, con los medios, las redes, que nos señalan que este “paisaje” no es exclusivo de nuestro entorno inmediato sino de miles de kilómetros a la redonda.

La sensación es muy extraña, y continuamente tenemos que recordarnos que no es una película de ciencia- ficción, sino la vida real en nuestro aquí y ahora.

A los más adultos debe tocarnos  aludir a la sensatez  y colaborar con los más jóvenes  en la aceptación de la circunstancia, utilizando, quizás, desde la lógica hasta el sentido del humor. El hecho es que se trata de una verdadera difícil novedad, aun cuando la historia nos señale que este tipo de pandemia, tiene antecedentes  en la historia del mundo, establecidas en el orden de lo inolvidable.

El tifus, la gripe española, la viruela, y hasta el VIH,( entre otras), todas con muy distintas características entre sí, han presentado cuadros de esta “ película” , que señala la enfermedad como  elemento devastador , en batalla campal con las respuestas que la investigación científica, y la  organización de la sociedad, puedan generar.

El día a día de este suspenso ya iniciado, nos resulta una experiencia nueva para varias generaciones, a las que nos ha tocado ahora enfrentar lo que padres, abuelos, y  bisabuelos  han confrontado en otras épocas,  de distinta forma.

Analizando las conductas posibles, el hecho nos lleva a reflexiones en buena medida  desconcertados, al  pensar que  los caminos de la ciencia médica  tienen  mucho territorio por recorrer aún, mientras aparezcan nuevos males  con características inesperadas, y, por otra parte, que son muchas las vías que  diseñan y propone la enfermedad  como instrumento de intercambio bélico, para recordarnos,  la fragilidad de la historia  de la vida humana, cuya  especie, se cae y se levanta, en un camino de luchas insondables.

La paciencia, el equilibrio, la disciplina metódica, son las herramientas que más necesitamos todos en estos tiempos. Y la noción asombrosa de que  una circunstancia de posible gravedad inestimable, nos hermane a todos sin distingo  de ningún tipo.

Acerca de lo cual vale la pena reflexionar.

Laura Antillano

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.