Al malandro viejo de Valencia la cárcel le sienta bien

El típico ex delincuente sobrevive gracias a su anecdotario.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Malandro viejo notitarde
Los cuida carros imponen sus propias tarifas en los espacios públicos. Foto: Notitarde/Archivo

Notitarde.- Por alguna inexplicable razón el malandro viejo de Valencia es un huésped habitual de los calabozos policiales, pues la cárcel le sienta bien.

La delincuencia juvenil no ha podido relegar a los delincuentes canosos. Tal vez su experiencia les permite sobrevivir dentro de la vorágine criminal carabobeña. Cada día se reinventa para subsistir.

En las calles del centro de la ciudad el malandro viejo suelen ser denunciado por conductores de automóviles. Convertidos en parqueros o cuida carros se apropian de los espacios públicos para transformarlos en instrumentos de un ilícito negocio.

Funcionarios de la policía municipal acostumbran detenerlos al vincularlos con hurtos de vehículos. A los pocos días son liberados y regresan rejuvenecidos. Con destreza abren los autos y se apoderan de los bienes que encuentran.

Los cuida carros, aumentan sus tarifas en consonancia con la de los estacionamientos privados. Además exigen pago por adelantado. Algunos atrevidos admiten que no cobran por cuidar, sino para no robar.

Malandro viejo charlero

Malandro viejo notitarde
Los espacios públicos los dominan los llamados cuida carros. Foto: Notitarde/Archivo

La otra del típico malandro viejo que se niega a desaparecer la constituyen el llamado charlero. En realidad se trata de antisociales entrados en edad que mediante chantaje exigen dinero a los pasajeros.

Lucen sus cicatrices como viejas heridas de batalla. Además utilizan una jerga delictiva para amedrentar a los incautos viajeros. Repiten que no desean regresar a la cárcel.

En los operativos policiales los bajan de las unidades. Su centro de operaciones preferido es el terminal de pasajeros Big Low Center. Según las autoridades el malandro viejo valenciano se caracteriza por cometer delitos denominados de astucia. Sus acciones van prevalidas del engaño, el disfraz y el fraude. En escasas oportunidades lo atrapan con un arma de fuego en sus manos.

Apuesta más a la inteligencia, al ardid que a la fuerza bruta. Su destreza física le abandonó hace algún tiempo. Imposibilitados de vivir de un plan de un digno retiro, algunos optan por asesorar a bandas delictivas.

Son los cerebros en la planificación de robos, por lo que cobran una comisión del botín obtenido. «Cara e vieja» es uno de ellos, el clásico delincuente matusalén que alardea de las guerras en las que participó, vive de su pasado.

También te puede interesar: Prosti venezolana se fue de lengua en Colombia (Video)

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
FuenteGustavo Rodríguez
Compartir