Muertes sin paz: El carnicero loco de Kingsbury Run que decapitó y mutiló a 12 personas

Nada se conoce de su verdadera identidad, pero lo cierto, es que dejo una estela de sangre en su paso por los crímenes más sonados de todo Estados Unidos

15
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Muertes sin paz - Notitarde
Todo un movimiento militar se creo para descubrir al responsable de las muertes pero jamás se encontró una pista / Cortesía: TumbaAbierta

Notitarde.- Los años treinta del pasado siglo fueron muy duros para la ciudad de Cleveland, en Estados Unidos, para ese entonces el crimen reinaba en la zona dejando paso a personajes realmente sangrientos bases de miles de muertes sin paz.

La vida transcurría entre la corrupción, mafias reconocidas como la de Al Capone y el personaje del que hablaremos hoy, el asesino serial mejor conocido como “El carnicero loco de Kingsbury Run”.

El también denominado asesino de los torsos de Cleveland, fue un ser malvado que mató y desmembró al menos a doce víctimas en los años 1930.

Nada se conoce de su verdadera identidad, pero lo cierto, es que dejó una estela de sangre en su paso por los crímenes más sonados de todo Estados Unidos.

Muertes sin paz

Los asesinatos oficiales fueron doce cometidos entre 1935 y 1938, pero algunos investigadores creen que pudieran ser más de cuarenta víctimas.

Entre los que destacan la “señora del lago”, encontrada el 5 de septiembre de 1934, y Robert Robertson, descubierto el 22 de julio de 1950.

Todas las víctimas, hombres y mujeres, parecían pertenecer a clases sociales bajas y eran, por esto, presas fáciles en el tiempo de la Gran Depresión.

Modus operandi

El asesino de los torsos decapitó siempre a sus victimas y frecuentemente las desmembraba, a veces cortando también el torso por la mitad.

Muertes sin paz- Notitarde
Máscaras mortuorias de las víctimas del «asesino de los torsos», expuestas en el museo de la policía de Cleveland / Cortesía: Wikipedia

Asimismo, en muchos casos la causa de muerte había sido la decapitación, destacando que los hombres asesinados habían sido emasculados, y los cuerpos de algunas víctimas mostraban signos de tratamiento químico.

Investigación sin frutos

Durante el tiempo de los homicidios, Eliot Ness, tenía el cargo de director de la seguridad pública de Cleveland, una posición con autoridad sobre el departamento de la policía y los servicios secundarios, incluso el departamento de bomberos.

Aunque Ness tenía poco que ver con la investigación, su nombre está fuertemente asociado con el caso.

Resultado de imagen para El carnicero loco de Kingsbury Run

En vista del alza y descontrolado hallazgo de cuerpos desmembrados no hubo más remedio que nombrar un grupo especial que estudiara los terribles acontecimientos y sobretodo los solucionara.

Dos meses después se designó a Eliot Ness, en el puesto de Investigador Principal de la Oficina de Seguridad Pública de Cleveland. En aquel cargo emprendió una decidida campaña para limpiar las calles del crimen y aclarar los hechos de sangre.

La infructuosa búsqueda duró diez años y se especuló que el asesino era un médico o disponía de conocimientos clínicos sobre disección, y que drogaba a sus presas antes de ultimarlas.

Finalmente, aunque hubo muchos detenidos y presuntos culpables, en total sesenta personas, nunca se dio con el paradero de autor de tal masacre, dejando un vacío enorme en la efectividad de los cuerpos policiales de la época.

No dejes de leer: Asesina macabra: Kathleen Folbigg la mujer que mató a sus cuatro hijos

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.