Mujeres al poder

El pasado 25 de Noviembre se conmemoró el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Buen momento para reflexionar sobre lo que hoy somos como sociedad.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El pasado 25 de Noviembre se conmemoró el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Buen momento para reflexionar sobre lo que hoy somos como sociedad. Ciertamente, Venezuela ha cambiado mucho, principalmente durante el periodo de la democracia civil (1958 – 1998) dado que en esos años se lograron conquistas trascendentes: el uso pleno del voto femenino logrado en el trienio, la participación de la mujer en el congreso y en otros altos cargos de la administración, reformas legales e institucionales que permitieron insertar laboralmente a la mujer. Mucho de ello es obra directa de AD pero no sería correcto ignorar el valioso aporte efectuado también por la democracia cristiana.

Ahora bien, en estos largos 20 años de este régimen se ha instrumentalizado propagandísticamente a la mujer, al punto en que el régimen se califica a sí mismo como “Feminista” pero sus realizaciones están lejos de las palabras. Hoy la mujer, como lo revelan diversos estudios, sufre de forma diferenciada la crisis humanitaria compleja. Son violados sus derechos educativos, sanitarios, juridiccionales, alimentarios, sexuales e incluso, políticos, dado que cuando una dirigente es detenida por las fuerzas represivas los riesgos de abusos a su integridad física son indecibles.  ¡Nadie se salva! si se es mujer y piensa distinto a estos señores que están en el poder podrá comprobarlo. ¿No lo cree? Pregúntenle a mujeres como la jueza Afiuni o la ex fiscal Luisa Ortega Díaz, que al principio de todo este desastre, jamás pensaron que sus «Jefes» cometerían semejantes humillaciones hacia ellas.

Esos padecimientos son consecuencia del mantenimiento de ciertas premisas culturales que, como explican las expertas en la materia, tiene el nombre de patriarcado. Para curar ese mal cultural no valen las curitas o los paños calientes, es decir, no vale eso de “ciudadanos y ciudadanas”, “millones y millonas”, el cambio real consiste en crear las reformas institucionales que permitan a la mujer alcanzar su representación política equivalente a su importancia demográfica. Si la mitad de la población es femenina, la mitad de los cuerpos deliberantes y la mitad del tren ministerial en el poder ejecutivo les corresponde. Solo con poder político en manos de la mujer se pueden lograr políticas públicas con enfoque de género.

Aunque algunas personas sugieran que esto es un tema secundario frente al contexto dictatorial que vive Venezuela, se estarían equivocando. Un proceso de transición a la democracia supone dar voz a todos y, elementalmente, a todas. Hay distintas experiencias en el mundo, en Argentina existe un sistema de cuotas parlamentarias en otros países se prefieren las cuotas en las listas electorales, en ambos casos el objetivo es romper el techo de cristal. En Venezuela debe darse ese debate, no es admisible continuar con nuestro vergonzoso presente: el mundo del macho.

Para bien puedo decir que hay muchas mujeres que a pulso se han ganado un rol relevante en la vida pública carabobeña (no las nombro porque este espacio es pequeño para tan larga lista). Su papel en Carabobo no ha sido un regalo, lo han trabajado, por tanto merecen igualdad, respeto y, claramente, poder para seguir luchado por sus reivindicaciones.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.