Alejandro Feo La Cruz: Primera Línea de Defensa

Alejandro Feo La Cruz - Notitarde

Mucho se ha hablado del profesionalismo de los médicos y el personal de salud para enfrentar los riesgos de la pandemia Covid 19 y atender con una admirable dosis de sacrificios los millones de casos que se han presentado en todo el mundo.

No exageramos cuando decimos que los médicos y el personal sanitario en general están situados en la primera línea de defensa contra el Covid 19 y merecen mucho más que elogios y aplausos para mantenerse firmes en esta lucha que hoy está dando toda la humanidad.

Recuerdo cómo nos fue llegando a nuestras vidas este tema de la pandemia, al principio se veía como algo lejano que de China se trasladó a Europa, no entendíamos mucho cómo podía contagiarse tan rápido tanta gente y muchos menos morir. En las noticias nos impresionaban los números de países cercanos en lo cultural como Italia y España.

También veíamos cómo la población le rendía homenaje a sus profesionales de la salud y cómo las autoridades de esos países cuidaban y apoyaban a ese personal con equipos de protección de alta gama, sin contar que reciben salarios y beneficios sociales que les permiten vivir cómodamente de su trabajo y garantizar un futuro para sus seres querido.  Cosa que no ocurre en Venezuela, cuando por el contrario nuestro personal de salud tiene salarios que no alcanza a los 10 dólares mensuales.

Campañas por redes sociales

Con relación al equipo de protección hemos visto cómo por redes sociales se han promovido campañas para colaborar con nuestro personal de salud en la adquisición de equipos de protección y de bioseguridad, lo que hace más que evidente la carencia que tienen de este tipo de material.

Adicionalmente, en la mayoría de los países del mundo un profesional de la salud gana dinero suficiente para comprar su propio vehículo y mantenerlo en buen estado, aunque muchas veces ni siquiera es necesario porque lo normal es que el sistema de transporte público garantiza movilidad, cómoda, segura y oportuna, lo que tampoco existe en nuestro país.

Reportajes y monitoreo Web

Ahora que las cifras de contagios se han ido incrementando en Venezuela, que las estadísticas anunciadas por los voceros del régimen dejaron de ser solo números y ya comienzan a ser nombres que hemos escuchado, caras que hemos visto e incluso personas con las que hemos tratado y les tenemos afecto, con más razón es hora de pensar en nuestros médicos, profesionales de la salud y personal sanitario que se encuentra en la primera línea de defensa.

Un reportaje de una conocida web de noticias señalaba que con el fallecimiento del nefrólogo Luis Sulbarán en el estado Zulia se reportaban 43 muertes entre el personal de salud por Covid-19, hasta la tarde del jueves 6 de agosto.

Esto equivaldría a 22% de las 195 víctimas reportadas oficialmente por la Comisión Presidencial para el COVID-19.

El estadístico Félix Seijas alertó, el 3 de agosto pasado, que tener 20% de muertes entre el personal de salud mostraba la necesidad de insumos (de bioprotección).

De acuerdo al informe de la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA, por sus siglas en inglés) en Venezuela, para el 11 de julio, había 212 miembros del personal de salud contagiados. Señala el texto que el contagio sería probablemente por la falta o uso inadecuado del equipo de protección.

Para esa fecha el monitoreo realizado por la misma web de noticias contaba 18 fallecidos. Siendo así la tasa de letalidad entre el personal de salud (tomando como referencia 212 médicos con COVID-19) llegaría al 8,5%.

Si comparamos nuestras cifras con algunos países vecinos nos encontramos que para el 15 de junio, oficialmente en Ecuador había 3.929 muertes por COVID-19. De ellas, 45 eran personal de salud, incluyendo 32 médicos, lo que equivalía a tan sólo 1,14% de las muertes de ese país. Sin embargo, para el 6 de julio la Federación Médica Ecuatoriana denunciaba que eso era un subregistro y que había 130 médicos muertos. Esto elevaría la mortalidad entre el personal de salud a 4,2%.

Por su parte, según el Colegio Médico de Perú para el 29 de julio había 103 médicos fallecidos. El gremio contabilizaba 2.837 contagiados lo que implica que Perú registra una mortalidad del virus entre galenos de 3,5%.

Cifras alarmantes

Las cifras se explican por si solas, el número del personal infectado y fallecido es alarmante. Aunque es responsabilidad de el régimen, nuestro personal de salud se enfrenta todos los días a un grave peligro sin tener muchas veces los niveles de bioseguridad requeridos.

Debemos ser solidarios con ellos y apoyarlos en las distintas campañas de recolección de equipo de protección.  Cuando alguien sospeche que tiene los síntomas debe advertirlo a el personal de salud que lo va a atender y no sobre exponerlos. Existen algunas alternativas de consultas en línea que son muy útiles y qué podemos ayudar a difundir y por último cuidemos de nosotros mismos y nuestras familias, cumplamos con las medidas de bioseguridad.

Por: Alejandro Feo La Cruz