Alejandro Feo La Cruz: Qué pasó con la gasolina?

Alejandro Feo La Cruz - Notitarde

El título de esta columna no es más que la pregunta que se hacen todos los venezolanos, qué pasó con la gasolina? Si antes era casi gratis y la encontrábamos en cada esquina.  Si somos en teoría un país petrolero con una capacidad de refinación de gasolina de las más altas del mundo por qué ahora es tan difícil llenar el tanque de un vehículo?, no sólo por el precio si no por la dificultad de conseguir el suministro.

La escasez de gasolina es un problema que no es nuevo. Hace más de 5 años que ciudades como Maracaibo y San Cristóbal vienen padeciendo por la escasez de combustible. En algún momento se hizo creer que se debía al contrabando de gasolina hacia Colombia por ser un negocio muy lucrativo terminaba por desplazar el combustible asignado a estas ciudades para el vecino país quedándose sin gasolina.  Se intentaron varios métodos como el de un famoso chip inteligente que evitaría que el contrabando de extracción les dejara los tanques secos pero pronto todos nos dimos cuenta que ese no era el problema.

Tema de interés Nacional

Luego la escasez de gasolina cubrió Los Andes, se esparció por los llanos, se asentó en el oriente y llegó a Barquisimeto fue cuando en mi ciudad comenzamos a entender que pronto llegaría también a Valencia.  Pero en Caracas estaban tranquilos, decían “ no, aquí siempre nos dejarán una reserva estratégica”. Ahora cuando obviamente en la capital sintieron la gravedad del problema es cuando por fin se ven algunas reacciones oficiales y por primera vez el tema se toma como de interés nacional.

Algunos exclaman ¡pero cómo es posible que hayamos llegado a esto! pero no nos debería extrañar. Lo que estamos sufriendo es el resultado de corrupción, mala gerencia y populismo, no podía ser otro el resultado.

La explosión en la refinería de Amuay, también conocida como la tragedia de Amuay, ocurrió el 25 de agosto de 2012, en la refinería ubicada en la costa occidental de la península de Paraguaná, causando  55 muertos y 156 heridos. Han pasado 8 años de esos sucesos y nunca escuchamos de un verdadero plan de rescate de nuestro complejo de refinación más importante.  En el caso de la Refinería El Palito en el estado Carabobo, basta con tomar la carretera de la costa vía Falcón para observar el grado de deterioro de las instalaciones que recordábamos desde niños por la forma como brillaban todas las tuberías y chimeneas y que ahora lucen en tonos que van del óxido al chamusqueado por los constantes incendios y la falta de mantenimiento.

Paralelamente a este proceso de destrucción de país en donde también incluimos a PDVSA, seguíamos regalando la gasolina, hasta que llegamos a el nivel en donde casi no la podemos producir en Venezuela porque la industria petrolera está en ruinas y además tampoco el régimen tiene dinero para comprarla importada independientemente de las sanciones internacionales.

En estos días hemos visto gobernadores de estado, tomar estaciones de servicio de gasolina despojando a concesionarios honestos sin mayor explicación como si eso resolviera el problema o autorizando la importación de gasolina a particulares que aunque no me parece mala idea no tienen competencia para ello.

No existe vocero oficial

Sobre lo que está pasando con nuestras refinerías no se sabe mucho. Ningún vocero oficial informa y calma a la colectividad. Quienes de vez en cuando emiten información son voceros sindicales que narran las actividades de los obreros como por ejemplo los de la Refinería El Palito, declaraciones que he seguido muy de cerca. La narrativa es una especie de epopeya donde los trabajadores libran una batalla épica por mantener la producción de la refinería y tienen que enfrentarse a una infinidad de obstáculos que a veces parecen absurdos y nos hace pensar pobre gente a los peligros que deben estar enfrentándose y los riesgos a los que son sometidos por cuatro lochas mientras otros se llevaron el dinero.

Justicia Humana, Justicia Divina

En la población hay quienes creen que si nos quedamos sin gasolina el malestar social tocará sus límites y podría ser el desencadenante para lograr cambios en el país.  Otros creemos que simplemente es criminal llevar a un país al nivel de angustia a el que está sometida nuestra población y en algún momento la justicia sea la humana o la divina hará pagar a los culpables.

Es inexplicable que ante la crisis de abastecimiento de combustible no se hayan tomado previsiones. Me Pregunto, los jerarcas del régimen no sabían que esto pasaría? Por qué no se reparó la refinería de Amuay hace 8 años después del accidente? Por qué no se toman medidas a nivel nacional como la libre importación de la gasolina y otros derivados? Por qué no se entregaron en concesión o en asociación estratégica las refinerías anteriormente? Por qué no se hizo nada de lo que he mencionado o cualquier otro plan o idea de alguien más experto o más inteligente?  De verdad no me explico por qué llegamos a este nivel. Fue maldad, ineficiencia, corrupción o todas las anteriores?

Por: Alejandro Feo La Cruz