Alejandro Feo La Cruz: De la Apertura Petrolera a La Ley anti bloqueo

Alejandro Feo La Cruz - Notitarde

Producto de la reciente aprobación de la ley antibloqueo por parte de la espuria Asamblea Nacional Constituyente, se ha desempolvado un poco la tan controversial apertura petrolera de los años 90 liderada por Luis Guisti como presidente de PDVSA de aquellos tiempos, bajo la segunda presidencia de Rafael Caldera y que fue duramente atacada por la izquierda que ahora promueve una plenipotenciaria ley antibloqueo.

Giusti define la apertura petrolera como un complejo proyecto muy exitoso, cuyo objetivo principal fue el de incorporar a la Faja Petrolífera del Orinoco al desarrollo de la estructura operacional y comercial del país. Para ello se adelantó un proyecto cuyas primeras inversiones fueron en dos unidades de coquización, una por $4.000 millones a cargo de Conoco y otra por $7.000 millones a cargo de la francesa “Total”.

Otros gigantes como Chevron – TexacoEsso se sumaron para desarrollar toda la infraestructura de oleoductos, patios de tanques, muelles, etc. en el complejo de José en las costas de Anzoátegui, porque hasta ese momento, la Faja del Orinoco era un “gigante dormido” a unos 200 kilómetros de la costa.

Simultáneamente se implementaron 37 convenios operativos con empresas mixtas PDVSA-Privados.

Resultantes de lo antes descrito, ingresaron al país unos $50.000 millones.

Convenios internacionales

De igual forma, se realizaron varios convenios con refinerías internacionales, entre las cuales destaca la de la empresa Hess en St. Croix, que dio origen al mayor contrato de largo plazo de colocación de crudo extra-pesado en el mercado mundial.

Con la apertura petrolera, PDVSA se convirtió en la compañía petrolera No. 2 del mundo, después de Saudi-Aramco.

Es importante señalar que, la Apertura Petrolera fue discutida a fondo y aprobadas por la Junta Directiva de PDVSA, luego subida a la Presidencia de la República para ser aprobada en Consejo de Ministros y al final en el Congreso Nacional, tal como lo mandaba la ley, se dieron debates encarnizados donde parlamentarios de izquierda como Ali Rodríguez Araque y los Medina le hicieron una oposición radical.

La apertura fue aprobada finalmente dejando claro una serie de procesos y límites establecidos en la ley que salvaguardaban los intereses de la nación como es la obligación de realizar licitaciones para los contratos y establecer porcentajes de participación obligatorios en las asociaciones estratégicas.

Paradójicamente, aún recordamos el discurso del entonces presidente de PDVSA roja rojita Rafael Ramírez del 25 de mayo de 2005 ante la Asamblea Nacional cuando tildaba la apertura como el asalto de las transnacionales a el petróleo venezolano. Para luego unos años después serían precisamente esas asociaciones estratégicas la última tabla de salvación de nuestra otrora gran PDVSA.

Destrucción de empresas petroleras “la carne propia”

Llegamos a el año 2020, los venezolanos sufrimos la destrucción de nuestra empresa petrolera en carne propia, proveerse de combustible se ha convertido en un deporte extremo y el precio antes regalado también ahora lo hace un artículo de lujo.

El régimen en vez de responder con un plan estratégico, con profundidad técnica y estudios de mercado responde con una propuesta política como es la ley antibloqueo que solo entrega a la presidencia de la República poderes especiales de administración y disposición de nuestros hidrocarburos de forma ilimitada, sin licitaciones, sin concierto alguno, sin estudio técnico, sin debate político y sin escuchar sectores para que pueda manejarlos como le plazca, al punto de establecer en su articulado que los ingresos producto de esta ley están exentos de estar sujeto a la unidad del tesoro.

¿Qué podemos esperar de tales poderes ilimitados? lo que históricamente sucede cuando hay poder sin límites ni controles y donde el socialismo del siglo XXI es ejemplo. Más abuso de poder, corrupción y destrucción.