Alejandro Feo La Cruz: De Güiria a Trinidad

Alejandro Feo La Cruz - Notitarde

Toda Venezuela está profundamente consternada por la tragedia ocurrida en nuestro mar cuando la embarcación “Mi Recuerdo” naufragó a tan solo 7 millas náuticas de la costa de Güiria, unos 14 km, falleciendo todos sus tripulantes unos 22 venezolanos entre adultos y niños, casi todos habitantes de esa población del oriente del país, aunque algunos aseguran que son muchos más tripulantes.

Algunos se preguntan ¿cómo pudo pasar esta tragedia?, que por cierto no es la primera vez que ocurre en la ruta Güiria-Trinidad en los últimos años. Exclaman, ¿Cómo van a tomar ese riesgo de montarse en un peñero para hacer ese viaje tan peligroso y además llevar niños?

Y la respuesta está en la desesperación de los padres por tener una vida mejor donde puedan garantizar un futuro para sus hijos.

Solo hay que ponerse a pensar en cómo debe ser la realidad de los pobladores de Güiria y de muchos otros pueblos similares de toda Venezuela, si nosotros en Valencia que estamos solo 158 km de Caracas tenemos que pasar a veces días para surtir gasolina, pasamos meses sin gas y se va la luz todos los días.  Además, estamos plagados de empresas cerradas y antiguas fuentes de empleo arruinadas en socialismo.

Me dicen que en Güiria una de las principales fuentes de empleo era una procesadora de pescado para exportación que fue expropiada y “Ustedes saben cómo termina siempre eso”.

¿Qué posibilidades de prosperar puede tener un Niño en un escenario así?

Pagando por una esperanza

Ahora, cuando existe ese grado de necesidad aparecen personas desalmadas que se aprovechan de la desesperación y hacen negocios valiéndose de la tragedia que viven algunas familias.

Muchas veces al amparo de autoridades se dedican al tráfico de personas, cobrándoles cantidades exorbitantes, pero además poniendo en riesgo la vida de quienes están pagando por una esperanza.

Traficando con la necesidad

No sé si los propietarios de las embarcaciones actúan de buena fe o son parte de una red que trafica con la necesidad de la gente como señalan voceros del ministerio público, pero pienso que si es muy importante investigarlo y desmontar cualquier banda de este tipo que pudiera existir.

Pero el hecho concreto es que la embarcación “Mi Recuerdo”, zozobró apenas a 7 millas náuticas de la costa, nos preguntamos ¿si es que iba de ida a Trinidad o venía de regreso a Güiria como aseguran algunos familiares de las víctimas? Saquen una cuenta muy sencilla, si la embarcación se trasladaba a una velocidad de unas 15 millas por hora significa que en solo 30 minutos de navegación había sobre pasado las 7 millas náuticas de recorrido, distancia en la cual ocurrió el naufragio.

Ni media hora para navegar

¿Es decir, que unos marinos experimentados que conocen su ruta y su barco no estaban preparados para navegar ni media hora? ¿A Ustedes les suena lógico eso? ¿O será que tienen razón quienes afirman que la embarcación si llegó a Trinidad y las autoridades costeras de esa Isla obligaron a nuestros compatriotas a regresar sin suficiente combustible y además sobrecargados con algunos otros pasajeros extras?

En todo caso, este régimen de la pobreza, los traficantes de la necesidad humana y las autoridades xenófobas de la isla de Trinidad suman a su cuenta una nueva tragedia que Venezuela no olvidará.

Esperamos que este caso no quede impune y pueda llevarse una investigación internacional imparcial que nos permita conocer la verdad de los hechos y que puedan ser penalizados los responsables directos e indirectos de este cruel crimen que no debe repetirse nunca más.