FARANDULAZO: Carta a Basil

FARANDULAZO – Notitarde
Vicente Gramcko, columnista en Notitarde

CARTA A BASIL

(A la periodista Basilicia Macías)

Querida amiga:

Te escribo aprovechando mi columna semanal para decirte lo mucho que te aprecio y admiro. La vida no nos dio la oportunidad de trabajar juntos, aunque pasamos muchas horas compartiendo muchos momentos felices. Ahora, que partiste a la eternidad, esos recuerdos son parte de mi tesoro personal.

Recuerdo cuando llegaste a trabajar a Valencia. Me contaste que fuiste parte del grupo de gaitas de mujeres llamado “Las Dinámicas”, que eran de la ciudad de Cabimas, en la que tú naciste y te criaste. Mi cuñado Pancho recuerda ese conjunto, de cuando vivía por allá. Me dice que se trata de un grupo de mucha calidad.

Entraste a “El Carabobeño” y enseguida fuiste acogida con cariño por la sociedad valenciana, una de las más difíciles del país. Eso se debió a tu carisma, tu don de gentes y a tu gran capacidad profesional como periodista, de la que siempre hiciste gala en cada uno de tus trabajos, siempre con la humildad que te caracterizaba.

Pero, llamaste la atención de todos nosotros porque además desarrollaste tu actividad como cantante, la cual disfrutamos tus colegas, en reuniones y actos especiales, donde nos dejabas escuchar tu bien timbrada y poderosa voz.

Me acuerdo cuando algunas personas que se hacen llamar “colegas” de nosotros quisieron evitar que habláramos en sitios públicos sólo porque trabajábamos en periódicos diferentes. Eso arreció cuando se me ocurrió escribir en estas páginas que se te iba a hacer un homenaje como cantante. Nosotros nos reíamos de aquello, ¿te acuerdas?

Disfrutamos muchos instantes, entre ellos tu matrimonio, el nacimiento de tu hijo y el éxito de tu carrera, que te hizo ganar todos los premios de periodismo de la región.

Hicimos muchos planes, entre ellos los de que grabaras un tema compuesto por mí, lo que nunca pudo hacerse, por varias cosas, entre ellas esas terrible enfermedad que te aquejó por tantos años y te hizo perder la voz para cantar.

Lo cierto es que ahora el Señor te llamó para que estuvieras con Él y en cierta manera descansaras de lo duro que fueron estos últimos años, sólo te pido que me esperes, para poder hacer realidad las cosas que no se hicieron en este espacio.

¡Descansa en paz! amiga…