La Pluma Rosa: “Lacava emblema del diálogo para la paz del país”

La Pluma Rosa - Notitarde
Lic. Richard Navarro de La Rosa, columnista en Notitarde

Inspirado en el trascendente legado del Comandante Hugo Chávez Frías, el Gobierno Bolivariano de Nicolás Maduro Moros y el Gobernador Rafael Lacava  han hecho del diálogo político una práctica permanente para consolidar la paz y construir la democracia participativa y protagónica en nuestro país. Lacava ha recordado: El Comandante Chávez, lejos de lo que sus enemigos profesaban, creó instancias para el encuentro, el debate, la solución de las diferencias en absoluta paz, con el diálogo como mecanismo perfecto para lograr dicho propósito. La pluralidad, la tolerancia y la convivencia son valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico.

Sólo a través del diálogo, entre actores divergentes, se pueden canalizar democráticamente las naturales diferencias ideológicas. El diálogo ha sido política de Estado durante la Revolución Bolivariana. Difíciles las circunstancias que ha encarado el Presidente Nicolás Maduro. Cinco años de duro batallar, de sortear todo tipo de obstáculos.

Antes de ahondar un poco en las posiciones políticas que se están debatiendo entre los venezolanos y los diversos factores políticos, es importante en primer término definir la raíz de la palabra diálogo que origina del griego día- que significa “por, a través, de un lado a otro” mientras que logos significa “palabra o discurso” mientras que en la filosofía de Platón la palabra logos expresa “el principio de las ideas” y aunque es incuestionable lo que muchos dan por entendido que diálogo expresa lo contrario a monologo que significa “quien habla sólo” la palabra diálogo no significa precisamente la conversación entre dos. Por lo tanto tenemos que esclarecer que la derivación exacta de la palabra diálogo en español es “a través de la palabra o el discurso; o palabra o discurso que va de un lado a otro” y en cuanto a la filosofía platónica el diálogo se refería al método para confrontar dos discursos o ideas racionales y, de esta forma aproximarse a la verdad.

«Estamos en crisis, tenemos que jugar a la segura», «debemos Jugarle a la Paz con sinceridad plena a la Patria, al País a su Pueblo que ama y quiere la Paz». «Esto es lo mejor que podemos hacer con lo que tenemos», son algunas de las frases que comúnmente se escuchan hoy día. ¿Habrá salida del Dialogo en la cual estamos metidos? La mayor limitante que tenemos ante nosotros somos nosotros mismos es el lenguaje que usamos para describirnos y describir la «realidad» y fundamentalmente como nos relacionamos con el futuro, sin contar el negativismo innato de muchas, pero muchas personas sobre todo de los sectores de la oposición.

La libertad como una visión a la cual apuntan como pueblo, sino como un estado de su ser actual, desde donde parten y dice «Somos libres», y a partir de esta declaración en el lenguaje, todos sus pensamientos, todas sus acciones, toda su energía están en sintonía con la Libertad y Soberanía. ¿Cómo sería si pudiésemos hacerlo?- ¿Que conversaciones que no estamos teniendo, podemos empezar a tener?- ¿Cómo se vería un resultado ideal?- ¿Quiénes podemos ser para crear el cambio que necesitamos?- ¿Qué pasaría si hacemos eso que nadie todavía hizo?- ¿Qué tendría que pasar para que estemos satisfechos con los resultados? Desde la planificación tradicional, generalmente desechamos cualquier idea o proyecto que este por fuera de lo que consideramos el límite de lo posible, lo que para nosotros juzgamos irracional, sin darnos cuenta que como seres humanos somos incapaces de ver la «realidad» tal cual es, sino que solo podemos ver lo que como observadores podemos interpretar por nuestras historias, experiencias pasadas, prejuicios y capacidades.

¿Podremos ir más allá de nuestras capacidades? Y es que realmente los problemas de los venezolanos se pueden resolver si en verdad existe voluntad política, por lo cual es necesario entonces que todos apostemos a la victoria del diálogo político y para que el diálogo tenga éxito debe hallarse un punto de encuentro entre las diferentes ideas para llegar a una solución, es decir que en la confrontación de las ideas se debe alcanzar un consenso o un mínimo de entendimiento donde ambos factores políticos tienen que estar dispuestos a ceder concesiones. Porque el diálogo político en Venezuela es la mejor expresión de hacer POLÍTICA y de PODER querer encontrar el bien común para todos los venezolanos.

El presidente Maduro y el Gobernador Lacava probablemente accedieron a estos diálogos para proteger a su gobierno en este momento de su peor crisis económica y política; parte de su estrategia en estos diálogos consiste en extenderlo al máximo y desgastar a la oposición. Esta estrategia vaciladora y gatopardiana, puede agotar la paciencia opositora, y de los poderosos países extranjeros que llevaría a un aumento de la presión internacional. Por ahora, parece que Maduro ha elegido el camino más adecuado. Debería edificar sobre este dialogo una encomiable cabalidad sobre los acuerdos acordados, y que ayude a su gobierno a suavizar la condena internacional; así como de nuevas sanciones, y así evitar el imparable deterioro económico y prevenir una mayor hecatombe social.

Lic. Richard Navarro de La Rosa