Dar, más que recibir

 

Rubén Limas / Notitarde

Todos los años acudimos a donar juguetes en una actividad organizada por varias instituciones: Cruz Roja, Unión Radio, Scouts, Club de Leones, entre otras. Esa actividad tiene por objeto regalarle un juguete a un niño o niña en 14 comunidades vulnerables para arrancarle de su carita una sonrisa. Quiero felicitarlos, porque este gesto de solidaridad que han hecho consecuentemente por varios años, es una muestra de lo que  somos los venezolanos. En medio de la adversidad, siempre damos una mano al prójimo.

Los momentos más difíciles de la vida son las mejores oportunidades para poner de relieve nuestra grandeza interior, poner a prueba nuestro carácter y demostrar de lo que estamos hechos.  Somos personas buenas, sensibles y solidarias

Este año he tenido la oportunidad de estar en diferentes comunidades. En nuestro recorrido no solamente he visto dificultades, problemas y sufrimientos; también, trabajo duro, honesto, mucha capacidad, talento y, sobre todo, determinación, ganas de salir adelante. Me siento orgulloso de esos conciudadanos que no se rinden.

En estos días de fin de año, los trabajadores recibían sus aguinaldos, el pago de sus utilidades, las empresas aumentaban la ventas de sus productos, las fábricas en las zonas industriales hacían grandes fiestas de fin de año para los trabajafores y sus familias. Las tiendas llenas de gente feliz, hacían sus compras para pintar la vivienda, ponerse los estrenos del 24 y 31; zapatos y juguetes nuevos para los muchachos, electrodomésticos, pan de jamón y; alcanzaba hasta para hacerle un cariño al carro. Algunos daban la inicial para un carrito o una vivienda nueva.

Pero llegó este pésimo gobierno mentiroso, corrupto, enemigo de los trabajadores y, trajo desempleo, hambre, pobreza y desintegración de la familia. Adiós a las hallacas, a los estrenos de los muchachos, a la cena con toda la familia. Estos señores acabaron con todo. Solo quedó la nostalgia de aquellos momentos de felicidad.

Es cierto que la crisis ha generado grandes sacrificios, nos ha golpeado psicológica y emocionalmente. Sin embargo, debemos levantarmos con fe y esperanza.  Con más fuerza, deseando y procurando que la recuperación del país se logre y nos permita alcanzar las metas, corregir las desigualdades derivadas de una espantosa emergencia humanitaria compleja.  Por lo tanto, fortalecer nuestra cohesión social y política, será nuestra tarea en el 2020. Ello  asegurará la estabilidad y el equilibrio de nuestra sociedad.

Más que dar y recibir regalos, que no deja de ser importante, no debemos perder de vista que la Navidad es un momento para el reencuentro familiar. Muchos veremos a nuestros hijos y nietos por la pantalla de un teléfono, no los podremos abrazar y eso es particularmente duro. No obstante, estos días de adviento nos recuerdan que un niño nació en un pesebre, en medio de la pobreza y animales de granja, solo para darnos, a todos, el regalo de la fe y la esperanza. Recibamos ese regalo en nuestra mente y nuestros corazones, la blanca esperanza está allí,  para obrar en nuestras vidas y triunfar siempre contra la oscuridad.

En Acción Democrática no nos rendiremos jamás, hacemos llegar a nuestro pueblo carabobeño: ¡Saludos y feliz navidad a todos!

Rubén Limas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here