El Monje de Camoruco: Campaña electoral atípica y a ciegas

El Monje de Camoruco – Notitarde

Los partidos que acudirán a las elecciones pautadas para el 6 de diciembre se han enfrascado en hacer una campaña electoral atípica y a ciegas.

Cuando solo restan apenas poco menos de quince días para el evento electoral, ninguna organización política; incluyendo al Psuv, se ha preocupado por contratar empresas encuestadoras que como mínimo, les permitiese tener un estimado de las personas que estarían dispuestas a ir votar; y aunque algunas empresas nacionales ubican esa intención de voto en variables que fluctúan entre un 28% -las más pesimistas- y un 40% -las muy optimistas-, pareciera que en Carabobo ninguna organización tiene a ciencia cierta cifras creíbles que permitan proyectar un estimado aproximado de la posible cantidad de personas que ejercerán su derecho al sufragio.

Hasta el momento, la gente de Primero Venezuela confía plenamente en los liderazgos de Williams “Golo” Gil y Leandro Domínguez, quienes apuntalan a un equipo en el cual sobresalen Auris Rivero, Alfredo Correa, Henry Pinto, Saúl Jiménez, Karina Estopiñan y Jhony Vargas; entre otros.

La alianza AD, Copei, Bertucci, Avanzada y Cambiemos, colocó toda la carne en el asador apostando por el peso de las tarjetas de AD y Copei y en la supuesta maquinaria del Pastor Bertucci; o por lo menos así, lo consideran Winston González, Luis Villarroel, Gerardo Torres, Carlos Criollo y demás postulados en esta coalición.

El MAS parece que no tuvo la suficiente capacidad de maniobra para integrarse en algunas de las alianzas que se estructuraron por lo que acude “íngrimo y solo” a esta cita, destacando en esa soledad el joven Luis Andrea en el circuito 2 donde todo parece indicar que Jesús Santander y Reinaldo Rodríguez son los candidatos a vencer.

Si bien es cierto que la capacidad organizativa del Psuv y sus aliados les permitirá obtener una cifra casi exacta de sus presuntos votos al cruzar el total de militantes movilizados por los partidos del llamado Gran Polo Patriótico, comparándolos con el total del número de personas que hayan votado hasta un determinado momento, tampoco tendrán la posibilidad de identificar la votación individual de cada organización, salvo que contraten un eficiente y efectivo sistema de exit-poll; que aunque tampoco es infalible, generalmente termina arrojando cifras muy similares a los porcentajes obtenidos por cada grupo electoral.

En conversaciones sostenidas con dirigentes de las diferentes opciones opositoras, todos coinciden en que realmente es una gran falla el hecho de no haber contratado encuestadoras y argumentan en su descargo, la falta de entrega de recursos por parte de las cúpulas nacionales de estos partidos a las diferentes seccionales que conforman la geografía nacional.

Otro aspecto que tiene de “cabeza” a los jefes regionales en Carabobo, es el tema que tiene que ver con la organización y adiestramiento del llamado padrón electoral y todo lo inherente a la estructura que involucra desde los responsables de los centros de votación, los miembros de mesas y los testigos electorales; entre otras cosas, porque no es lo mismo tener a un Diego Borges, a Víctor Reyes Lanza o a un Luis Galea (por tan solo mencionar a parte de los personajes con experiencia electoral y sin pretender restarle méritos a ninguna persona), montados perennemente en la supervisión del organigrama electoral, que a un grupo de activistas que a pesar de tener un gran corazón y unos deseos inmensos de “echarle pichón”, carecen de lo que en el argot electoral se denomina “horas de vuelo”; sin embargo, como dice el refrán: “en el camino se enderezan las cargas”, por lo que hay gran optimismo en quienes asumieron el enorme reto de participar en las parlamentarias del 6-D, en lo que se refiere a sacar adelante la tarea con notas sobresalientes y dar la gran sorpresa obteniendo un triunfo en una lid cuyo camino está plagado de enormes dificultades. Suerte y éxito.

Hasta la próxima semana apreciados lectores.

Por: Sergio Márquez Parales