FARANDULAZO: Américo Montero fue el primer José Gregorio de la Televisión

FARANDULAZO - Notitarde
Vicente Gramcko, columnista en Notitarde

Cuando se me viene a la mente la sagrada figura del doctor José Gregorio Hernández, recuerdo la caracterización que hizo de él un gran actor venezolano del cual casi nadie se acuerda, a pesar de haber sido una gran estrella de nuestra televisión y un músico, compositor y cantante de exquisito talento.

En efecto, en la extinta Radio Caracas Televisión de mediados de los años sesenta, Montero protagonizó una teleserie a blanco y negro dedicada a destacar varios de los milagros concedidos por el hasta ahora Venerable. La transmitían los jueves de ocho a ocho y media de la noche. En lo personal, yo tendría apenas diez añitos de edad y esperaba pacientemente semana a semana para verla.

Montero transmitía la santidad que caracterizó al Siervo de Dios. Lo hacía con gran naturalidad, demostrando sus grandes dotes histriónicas. No recuerdo a ningún otro actor, de los que le personificaron posteriormente al médico de Isnotú, que lo haya hecho tan bien como él. La serie duró poco más de un año y luego despareció, como casi todo lo bueno que ha tenido nuestra televisión.

Yo podría pedir, a través de esta columna, que se repusiera la misma, sobre todo en estos días en los cuales se habla de su pronta beatificación; pero, conozco de antemano las respuestas que me darían, todas negativas, por cierto. Entre otras cosas, además de que el citado canal ya no existe, que el incendio ocurrido en la planta de Bárcena a mediados de los años setenta acabó con casi todo el material fílmico que se poseía hasta ese entonces. O simplemente, que los capítulos de la serie fueron borrados para regrabar nuevos trabajos en sus vídeos tapes.

Por eso, quiero recordar esa serie y a su talentoso actor en esta columna, haciendo hincapié igualmente en una faceta aún menos proyectada de su actividad artística, que fue la de cantante, músico y compositor. Particularmente, recuerdo un disco long play que había en la casa de mis  padres, donde aparecían dos o tres canciones de corte criollo, escritas y cantadas por él. Una de ellas, se titula “Sin ti” y su melodía no se me ha olvidado, desde la primera vez que la escuché, hace casi 50 años. Es un hermoso tema, sin dudas.

Pero, su profesionalismo como músico no quedó allí. Ya siendo adulto logré leer en alguna revista, entre otras cosas, que no vivió en Venezuela durante sus últimos años debido a que se desempeñó tocando el piano en conocidos centros nocturnos en Nueva York, ciudad que le vio morir en la década de los ochenta.

Américo Montero es una de esas figuras de nuestra farándula nacional a las cuales nuestra televisión les debe un homenaje, pues, en su lugar, les ha mostrado una enorme ingratitud, a pesar de la grandeza de sus trabajos. Cosa por demás natural en la historia de nuestras televisoras, porque no conozco a nadie que haya sido la excepción..

Por Vicente Gramcko

Cualquier comentario, favor al correo periodistavicente12@gmail.com