Farandulazo: Es Día de los Inocentes

Las navidades venezolanas tienen tradiciones a montón. Cada fecha trae consigo una lista larga de actividades que se cumplen a medida que van pasando los días decembrinos.

Partiendo del hecho de que la Navidad es la celebración del nacimiento del Niño Dios, la iglesia católica tiene una serie de costumbres que se repiten todos los años con mucha puntualidad.

Vicente Gramcko - notitarde
Vicente Gramcko / Imagen: Notitarde

Por ejemplo, la preparación de la Corona de Adviento, que los feligreses realizan en los templos y hasta en sus casas, sirve para esperar el advenimiento del niño. Las Misas de Aguinaldo son también parte de esta celebración litúrgica y, pese a los problemas de inseguridad, siguen siendo motivo de grandes concentraciones. Incluso, la llamada Misa de Gallo que se realiza el 24 a medianoche continúa vigente, sobre todo en los pueblos más tranquilos.

En lo que respecta al comportamiento  del venezolano, es digno de los sociólogos el estudiar la forma en la que se celebran estos días. Gran parte importante es la actividad culinaria, que incluye deliciosos platos, como la hallaca, que se realiza con toda la familia unida y que proporciona el sabor multi sápido indiscutible de las navidades criollas.

A la  hallaca, le acompañan el pan de jamón, la ensalada de gallina y el delicioso asado negro. Aunque la preparación de la hallaca cambia de acuerdo a la región y el pan de jamón tiene ahora variaciones en su confección (algunos le ponen manzana, otros queso crema por ejemplo), es el dulce de lechosa el rey de los postres navideños, pues hasta ahora ningún otro ha pretendido sustituirlo.

Pero, mención aparte merece el comportamiento del venezolano los 28 de diciembre, el día en el cual se conmemora el Día de los Santos Inocentes, como recuerdo a la cruel decisión de Herodes de perseguir a todos los recién nacidos.

Desde muy temprano, el venezolano acostumbra a buscar la forma de “hacer caer por inocente” al vecino y hasta al familiar, inventando alguna mentira para mofarse a costa del otro, mientras se le dice “caíste por inocente”. Las mentiras varían desde las más suaves, hasta las más descaradas; y muchas veces, la travesura termina en trifulca.

Para honrar este tipo de tradiciones, quien escribe esta columna escribió un merengue cañonero con letra alusiva a estas fiestas, el cual cantó una de las mejores voces carabobeñas, como lo es la del amigo Tony Escalona, a quien acompañan las trompetas interpretadas por otro gran valor de la música en la región, como lo es el maestro Marco Fiore. Los invito a escucharles a continuación, abriendo el link que incluyo más adelante.

De esta forma, me despido hasta el próximo año, Dios mediante, cuando regresaremos de unas merecidas vacaciones, no sin antes desearles Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

Hasta aquí por hoy. Cualquier comentario, por favor al correo periodistavicente12@gmail.com

Por Vicente Gramcko

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here