Gerardo Ramírez: José Rodríguez, sinónimo de trabajo, vergüenza y dignidad

Gerardo Ramírez - Notitarde

En días pasados un dirigente de la oposición trato de vilipendiar injustamente a José Rodríguez, un hombre que en esta historia resumimos su paso acertado por Venezuela desde las tierras de España en el año 1977. Su llegada a Venezuela la inició con mucho esfuerzo y trabajo en la ciudad de Caracas,  laborando como mesonero en una de las mejores agencias de festejo para la época, como lo era «Festejos del Mar», cuyo extraordinario desempeño lo lleva a  alcanzar rápidamente nuevas responsabilidades  dentro de la empresa hasta llegar a ser el Capitán de Mesoneros de dicha empresa, en la ciudad de Caracas.  Desde  allí  comenzaron lo que hoy por hoy son sus grandes logros, en esa empresa de festejos logró no solo acumular una serie de premios y congratulaciones debido a su esfuerzo y encomiable labor, sino también logró acumular una experiencia, un sentido de vida y del trabajo.

En el año 1983, el señor José Rodríguez se viene a la ciudad de Valencia, teniendo bajo su responsabilidad el concesionario del restaurante, en el Club de la Hermandad Gallega; así como también el concesionario del Country Club de Valencia, desempeñando una labor importante en estos establecimientos, pero sobre todo muy reconocida por todos los accionistas y  visitantes  de  estos exigentes lugares, que le hicieron merecedor de la escogencia de los más finos y delicados paladares del estado Carabobo.

En estos años, paralelamente fundó la Agencia Río, la cual fue una de las agencias más prestigiosas  que ha tenido el centro del país, ya que se encargaba de las fiestas más prominentes de las familias de la valencianidad.  En 1990, funda el Salón Río, ubicado en el C.C. Shopping Center, lugar que fue escenario de las fiestas de gala con los más exquisitos gustos del estado Carabobo, recinto que perduró en el tiempo hasta el año 2010.

La Agencia Río, fue depositaria de la confianza para organizar el festejo que fuera, bien sea unos 15 años, un matrimonio o cualquier eventualidad digna de agasajar en el centro del país. La gente  confiaba en la sencillez de José Rodríguez y en su mística de trabajo, en su capacidad que siempre  ha caracterizado la personalidad de este ciudadano, desde allí lo conocí, por cuánto en mi época de estudiante de ingeniería, él tenía como preferencia en el personal que trabajaba en su agencia, que fueran estudiantes universitarios del último bienio de la carrera. Había estudiantes de ingeniería, medicina, educación, ciencias económicas y sociales para que fueran los mesoneros de su prestigiosa empresa. En la selección minuciosa de este personal se valoraba su capacidad de expresión, sus buenos modales y su amabilidad para atender el público. Así como Yo, otros muchos estudiantes de la  Universidad de Carabobo lo recordamos, un hombre con mística de trabajo por su capacidad y por la solidaridad que tuvo con todos los estudiantes que por allí pasamos y que vimos en la Agencia Río, no solamente un sitio de trabajo, sino un lugar donde nosotros podía sentirnos seguros para continuar nuestros estudios, ya que el pago y la seguridad social en dicha empresa eran excelentes. Con una noche de trabajo se podía pagar tres meses de residencia y esa buena paga permitió que todo el personal que allí laboraba se sintiera a gusto y que más bien nos peleábamos entre todos los estudiantes por ser trabajadores de esta prestigiosa empresa, en la cual gracias a la confianza que me dio el señor José Rodríguez pude ser capitán de mesonero y obtener aún mayor ingreso para mi permanencia como futuro profesional de la ingeniería civil.

En el año 1999, en la ciudad de Valencia, se agrupa con 5 empresarios y con ellos logra adquirir en sociedad un terreno donde se empieza a proyectar la futura creación de un Hotel e hicieron acuerdos con la cadena Grupo Hesperia de España, quien es el principal accionista de lo que hoy conocemos como el famoso Hotel Hesperia, siempre apostando a invertir en Venezuela y eso tiene un extraordinario valor en estos tiempos. Fue así como este grupo de empresarios hipotecando el terreno obtuvieron un crédito por el Banco Banesco y el Banco de Venezuela, una hipoteca de primer grado que les permitió hacer de su sueño realidad.

En Venezuela necesitamos que los empresarios apuesten al país y en este caso José Rodríguez ha sido un hombre que apostado a Venezuela y que creó un Hotel de Convenciones, que se puede alquilar desde un salón para 30 personas  hasta un salón para 5.000  personas; en este sentido el Hotel Hesperia cuenta con más de 70 salones y es uno de los mejores hoteles de convenciones del centro del país, que además cuenta con una variada gastronomía y ofrece constantemente promociones que alegran la vida de los carabobeños. Finalmente, no tengo sino que decir  para quienes han tratado de mal poner el nombre de una persona que vino a Venezuela a trabajar, que José Rodríguez es sinónimo de trabajo, vergüenza y dignidad…

Ing. Gerardo Ramírez                                                                                        Concejal del municipio Naguanagua                                                                    correo: gerardojrr2008@gmail.com