Hermanitos y Hermanitas

Rubén Limas / Notitarde

Hace poco leyendo algunos textos de Rómulo Betancourt, encontré algunas de sus correspondencias para con los dirigentes del partido que se encontraban en el exilio durante la dictadura perezjimenista. En ellas el también exiliado Betancourt se dirigía a ellos con el término “hermanitos”. La expresión es significativa, a sabiendas de la compleja situación económica y el dramatismo de la diáspora, comprendo la totalidad de aquellas palabras de Rómulo. Los militantes de AD, más que compañeros y activistas por la causa de la democracia, somos una familia.

No compartimos la consanguinidad, pero nos hemos hermanado en esta casa que llamamos AD para decidir trabajar juntos por el país. Hoy, muchos de nosotros tenemos a hijos o nietos fuera del país, el abrazo que no puedo darle a ellos, se lo doy a aquellos hombres y mujeres que luchan a mi lado para curar la herida nacional en lo más valioso: la unidad de la familia.

Hermanitos y hermanitas, este año ha sido duro y a cada venezolano le ha tocado poner su granito de arena en pro de la restitución de la democracia, pero los adecos hemos demostrado con creces que nuestro aporte ha sido en camiones de arena.

Este año lo cerramos siendo la maquinaria electoral más importante del país y esa maquinaria estará al servicio de la Unidad y de la Asamblea Nacional. Juan Guaido ha contado con nuestro absoluto respaldo y el 2020 demostraremos que no solo somos decisivos respaldando el liderazgo democrático, también seremos insustituibles para gobernar una nación que con nostalgia recuerda que con AD se vive mejor.

Aquí en Carabobo el reto es múltiple, solo abordable por un liderazgo con capacidad de construir agendas compartidas, ejecutar un diálogo social profundo y formular políticas respaldadas en consensos. Ya el pueblo aprendió que no existen mesías, que solo la fuerza colectiva, el partido, puede gestionar eficientemente las múltiples motivaciones legítimas del conjunto de la población. Nuestro partido puede comunicarse, sin tapujos, con distintos gremios empresariales, con sindicatos y confederaciones obreras, con intelectuales y académicos, con gremios profesionales, con organizaciones no gubernamentales y, en especial con el vecino, el hombre y la mujer de a pie. Este año, no hubo municipio que no visitáramos, varias veces le dimos la vuelta al Estado para reconstruir el partido que debemos tener a punto para que el chavismo no gane más nunca ni un concurso de belleza en fiesta patronal, es nuestro deber regresarlos al 5% histórico de donde nunca deben salir los comunistas.

Un aspecto relevante de la lucha antidictatorial es que AD tiene el deber de convencer a quien aún no está convencido de que la dictaduras tienen su fin con presión, protesta, movilización electoral y, además, justicia transicional, recuperación de la memoria histórica, enfoque en la reparación de las víctimas y sentido de grandeza para emprender la compleja pero indiscutiblemente necesaria reconciliación de los venezolanos. Recuérdese, hoy luchamos contra la permanencia del usurpador, pero luego, tan difícil como lo primero, nos tocará enfrentar los enclaves autoritarios (las viudas que los regímenes de facto dejan a su paso y que, desde el primer día del cambio, conspiraran contra la democracia). El temple adeco será necesario para combinar la ración: 1) votos y 2) efectivo combate contra toda célula terrorista, urbana o rural, que intenté subvertir el orden democrático naciente. No habrá un segundo Caldera que perdone golpismos.

Otro tanto, tan importante como lo previamente dicho, debe ser nuestra atención a los gravísimos problemas económicos que dejarán los comunistas y militaristas. El peor de todos los males que heredaremos es la desigualdad. En nuestras ciudades se harán cada vez más obvios los nichos de prosperidad que el 20% de la población con acceso a dólares pueden disfrutar, pero, oculto detrás de las luces y los adornos cosméticamente instalados, el 80% de la población que se quedó sin salud y educación pública, sin prestaciones sociales, sin contratación colectiva y, claramente, solo ganando pulverizados bolívares, sufrirán hambre y miseria igual o peor que la sufrida este 2019.

Este partido tiene que liderar las respuestas en materia económica, debemos estar a la cabeza de las innovaciones que en materia de políticas de estímulo a la industria se practican en otros países exitosos para mejorar nuestro entramado empresarial. El emprendimiento, la industria 4.0, los programas de Investigación, Innovación y Desarrollo para que las universidades y la industria mejoren la competitividad de nuestra producción nacional… todo eso es muy útil ahora. Los dogmas del pasado tranquilo son inútiles en el tormentoso presente, la globalización, la guerra comercial entre bloques económicos y nuestros propios rezagos son circunstancias retadoras, pero los adecos debemos estar a la altura de esas circunstancias. No nos está permitido fracasar.

Estos días que otrora eran de gozo y fiesta, no lo serán tanto, pero espero que hoy disfrutemos este breve encuentro con nuestros allegados para llenarnos de ánimo. El ánimo de los que se saben victoriosos, el mal que hoy impera es circunstancial, el bien vencerá. Recarguemos las energías hoy, el mañana nos espera para luchar, para vencer y para construir el país que todos merecemos.

“Una Venezuela Libre y de los Venezolanos”

@rubenlimas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here