José Gregorio Vielma Mora: El potencial industrial de Carabobo

José Gregorio Vielma Mora – Notitarde
José Gregorio Vielma Mora, columnista en Notitarde

Una de las cosas que he planteado en mis conversaciones con diferentes sectores del estado Carabobo es la necesidad de crear zonas económicas especiales para aprovechar el inmenso potencial económico de la región.

Insisto en la necesidad de ser sinceros con el tema económico y la importancia de no improvisar, porque en momentos como los que atravesamos, los empresarios y los ciudadanos en general necesitan de la sinceridad de quienes optamos a cargos de elección popular, como es el caso de mi aspiración a una curul en el nuevo Poder Legislativo por el PSUV.

A los periodistas que me han preguntado sobre el tema, les he dicho que la Asamblea Nacional debe ser el elemento vital para activar la economía. Los diputados y diputadas debemos convertirnos en la voz del empresario, del emprendedor, del innovador, del que quiere trabajar y de la maquinaria del trabajo.

Muchos dirán que, en campaña, los candidatos se desviven por hacer promesas que nunca cumplirán, porque esa es la “tradición” política en el país, pero debo decir que, en mi caso, aunque parezca inmodesto, tengo una experiencia acumulada en años de servicio desde diferentes posiciones, desde la Superintendencia del Seniat, la Gobernación del Táchira, la dirección de puertos y aeropuertos del país, el Ministerio de Comercio Exterior, y eso me ha mostrado el camino que debemos seguir para resolver los problemas.

El camino de Carabobo es, especialmente, el desarrollo industrial, la producción agrícola, la necesidad de que entre los diputados y los empresarios y productores agrícolas exista una sinergia que ayude a tener empresas sólidas, donde haya empleo, y donde podamos sacar los productos del campo hacia las ciudades, sin intermediarios, con el objetivo de abaratar el costo de la vida.

Por eso, he sostenido reuniones con todos ellos, con Fedecámaras, Fedeindustria y la Cámara de Aduaneros, y con los rectores de las universidades, porque de nuestras casas de estudio es de donde brota la savia necesaria para que ese árbol llamado Venezuela dé los frutos de donde podamos alimentarnos todos.

He reconocido la necesidad que tiene Carabobo de reformas y propuestas de leyes, por lo que deberán ser modificados algunos artículos con premisas tributarias y aduaneras, fortaleciendo la atención del funcionario público para trabajar con mayor hincapié en la reconstrucción del estado.

Pues si a la empresa privada le va bien, al país también le irá bien en el tema de impuestos, en el crecimiento, en el desarrollo, para desaparecer los sueldos miserables, buscando de esa manera pagar buenos emolumentos a los empleados.

Propongo en este sentido hacer un trabajo productivo dentro de los puertos, iniciando con una zona económica especial en Valencia, que incluya al Aeropuerto Arturo Michelena y a Guacara, donde hay grandes centros de producción, mientras otra de las zonas estaría en Puerto Cabello.

Tenemos que aprovechar que Carabobo es el principal estado industrial del país, pues tiene 70 núcleos industriales, para lo cual contamos con un grupo de gente que sabe de esto, que conoce de zonas económicas especiales, como las de China y Turquía.

Finalmente, en este proyecto yo agregaría a los medios de comunicación, porque la clave del éxito la dan ellos, pues generan confianza, dinamismo y acercamiento, para romper el maleficio de la pelea constante, de la crítica malsana, originando el diálogo necesario para avanzar.